Información

PRI viene de Wall Street, no de México: Leopoldo Mendivil

México aún es una “pieza de cambio” para las potencias del orbe, como ejemplo está el negocio del petróleo

Por: David Eduardo Martínez Pérez / Carlo Aguilar

El PRI nació en Wall Street, no en la ciudad de México, afirmó el escritor Leopoldo Mendivil López, autor del libro Secreto 1929. La consumación, obra que trata sobre cómo Estados Unidos y los intereses internacionales impidieron la llegada de José Vasconcelos a la Presidencia del país.

Entrevistado al término de la presentación de su obra en el auditorio de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAQ, Mendivil López manifestó que México aún es una “pieza de cambio” para las potencias del orbe, y en este aspecto ejemplificó su señalamiento con las declaraciones y el actuar del Presidente electo, Enrique Peña Nieto.

El autor de Secreto 1910 consideró que México se mantiene como una posición estratégica para los intereses de ciertas compañías estadounidenses que esperan alguna oportunidad para hacer negocios con el petróleo mexicano.

“Cuando el Presidente electo ganó, lo primero que advirtió es que iba a cumplir con la apertura de Pemex que había garantizado. Al día siguiente, el presidente mundial de Exxon Mobil dijo que le tomaba la palabra y que estaba dispuesto a entrar en acción…”

“El Presidente electo salió a decir que eso no significaba privatización, pero hay un debate muy tremendo. El asunto está en saber qué compromisos se hicieron. Mientras los mexicanos no sepamos qué hay en esas conversaciones que ocurren a espaldas del pueblo, va a continuar sucediendo esto”, anticipó.

 

Paralelismos: Vasconcelos-AMLO

Leopoldo Mendivil realizó una comparación entre Vasconcelos y Andrés Manuel López Obrador al partir del hecho de que ambos tenían liderazgo entre los jóvenes y perdieron sus respectivas elecciones debido a intereses de compañías estadounidenses.

“Vasconcelos lo podríamos definir como un híbrido entre Barack Obama y Andrés Manuel López Obrador. La única diferencia es que Vasconcelos nunca se definió a sí mismo como de izquierda o de derecha. Él mismo decía que esas divisiones son artificiales y han sido creadas para dividir a los países. Si él viviera ahorita, podría ser un líder del PAN y del PRD juntos…

“Él defendía algo llamado la socialdemocracia, similar a la democracia cristiana. En este esquema, hay libre empresa pero sometida a la vigilancia del Estado. Vasconcelos fue el ideólogo de la revolución y fue amigo de Gómez Morín. En su cabeza cabían los esquemas usados en países avanzados.”

Manifestó que México necesita emanciparse de los Estados Unidos y para ello debe conseguir un grupo de jóvenes “lo suficientemente inteligentes” que generen un proyecto de nación a largo plazo, tal como lo hicieron los padres fundadores del país del norte.

“En el movimiento #YoSoy132 podría haber un embrión de ese grupo. Lo que necesitamos es un plan, un plan como el que desarrollaron Bernardo Reyes y José Vasconcelos. Un plan a largo plazo. Ése es el objetivo de un servidor, que los jóvenes se den cuenta de que el cambio va más allá de evitar que gane un candidato.

“Ésa es una rebelión, no una revolución, lo que necesitamos es una revolución, un verdadero cambio político”, expresó.

 

Revolución fue financiada por Standard Oil

El egresado de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Iberoamericana destacó que hay muchos datos ocultos sobre la historia que solamente conocen “un puñado” de políticos e historiadores.

Declaró que la importancia de revelar estos secretos a través de la literatura, radica en el hecho de que se trata de situaciones que afectan a la mayor parte de la población mexicana.

Mendivil sostuvo que la Revolución, por ejemplo, obedeció a un conflicto de intereses entre Gran Bretaña y Estados Unidos, debido a los yacimientos petrolíferos que cobraron importancia a inicios del siglo XX.

“La Revolución Mexicana no fue planeada en México ni financiada por mexicanos. Respondió a un interés entre dos potencias que estaban disputándose un poder sobre nuestro país. Un poder sobre un recurso muy importante desde entonces que era el petróleo…

“Está documentado que la empresa americana Standard Oil financió parte de la Revolución. Hay un cheque por al menos 650 mil dólares para armamento. Esta corporación no sólo financió a Madero contra Porfirio Díaz.”

Para el egresado de la Universidad Iberoamericana, esta injerencia estadounidense en asuntos mexicanos, continúa en los años veinte a través de la figura del embajador Dwight Morrow.

El autor explicó que Morrow elaboró todo un plan para dar instrucciones a Calles respecto a la conformación de un nuevo partido político que otorgara legitimidad a la Revolución.

De acuerdo con su interpretación de la historia, Calles y Portes Gil se comprometieron junto con Álvaro Obregón a no aplicar el artículo 27 de la Constitución a las compañías americanas que operaban suelo mexicano antes de la expropiación de 1938.

También señaló que estos secretos se mantienen vigentes al día de hoy y que los intereses norteamericanos no han dejado de causar estragos en México.

“Estos secretos nunca han dejado de existir. La historia es política y por lo tanto sólo hay un presente continuo. Eventos de hace muchos años generan consecuencias ahora. Por lo que sigue habiendo secretos ahora. López Mateos, Díaz Ordaz y Luis Echeverría eran empleados y recibían dinero de la CIA. Usaban los nombres de Litempo II, Litempo VIII y Litempo IV.”

También destacó que Obregón fue empleado de los Rockefeller y que firmó los Tratados de Bucareli para beneficiar a sus supuestos patrones.

“Álvaro Obregón era empleado de Rockefeller. Él era representante comercializador de Standard Oil en Navojoa. Él trabajaba para Rockefeller. Son las cosas que no sabemos, pero si no sabemos para quién trabaja un Presidente, estamos en la olla”, finalizó.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba