DestacadasInformación

¿Qué es ‘ser’ LGBTTTI+ en el 2024 y qué significa ‘ser’ LGBTTTI+ en nuestros mundos contemporáneos?

Antes de contestar tales preguntas sumamante viscosas, quiero transmitir cómo me siento y que creo que es como varixs nos sentimos: estoy incomodx de decirme perteneciente a la comunidad LGBTTTI+, inclusive avergonzadx, ¿por qué?, porque hace años que hemos ido perdiendo la posibilidad de utilizar y ejecutar nuestros recursos y estrategias políticas en pro del desmantelamiento del sistema cis-hetero-patriarcal, capitalista y racial.

Desde ya, aclaro que lo anterior no significa que no sienta orgullo de amar a quien amo, de desear a quien deseo, de acostarme con aquelle con quien converge mi erótica, de vestirme como me visto—o me desvisto—, de enunciarme con los ecos de mi identidad, no es por ahí que va mi vergüenza y tampoco pretendo soslayar o sepultar todo el trabajo que hacen múltiples activistas en sus coordenadas geopolíticas, en sus mundos avasallados, en sus vidas en constante tensión…el reconocimiento a los logros de la comunidad LGBTTTI+ es incuestionable, ¿sin embargo, no les parece que hemos dejado a algunxs atrás?

El movimiento queer que comenzó en Estados Unidos en los años 80’s-90’s, denunciaba ya y desde aquel entonces el inequitativo acceso a condiciones de vida dignas para quienes les falta capital, blanquitud, papeles de residencia, trabajo y/o salud, que curiosamente embona con las vidas de muchxs de nosotrxs: lxs disidentes; hombres y mujeres trans, morenas, negras, chicanas, latinas, maricas, tortillas, putas, emplumadas, pasivas, 0positivas, migrantes, y nuestro amplio circo vital comunitario al que que sí me siento orgullosx de pertenecer y sin el cual posiblemente moriría a manos de la inercia civilizatoria, de la soledad, del despojo, de la violencia, de la pobreza, del rechazo, la incomprensión y de los homocidas. 

Sí, para nosotrxs si no tuvieramos comunidad la vida sería indeseable. Nuestras fuerzas, vitalidades y vidas están vinculadas con una red que nos sostiene: con la madre adoptiva, la padre amigx, le tíe con pluma, las y les amigxs maricones, les amantes queridxs, les colectives, las casas de ballroom, las comunidades drag-vesti, los espacios seguros y las familias no sanguíneas.

Por lo anterior es imposible pensar en una comunidad LGBTTI* o cuir que no se pregunte por le otrx. Que no le atraviese ética y profundamente el sufrimiento de todes quienes no acceden a los privilegios que la parte más blanca, visible y ‘educada’.  Nos preguntamos si el nivel de inclusión que aparentemente existe será patente o será una mera simulación tecnocrática de aparatos visuales que venden nuestra imagen al mejor postor.

Nosotrxs desjauladxs, errantes, raritxs, ambigües, seguimos siendo de una manera u otra ultrajadxs por la inclusión blanca y perversa de las instituciones públicas y universitarias siendo perseguidxs con cloro para ser ahora incluidxs, pero bajo ciertos criterios higiénicos, políticamente correctos. Ahora somos la diversidad enjaulada, enmarcada en las fotografías de prestigiosas universidades e instituciones gubernamentales, posando con actores políticos que usan nuestra imagen para avalarse a sí mismes y conseguir capital de cualquier tipo o votos en las elecciones. Estamos siendo utilizades de una manera más sofisticada eso sí, más velada, más oculta, más sutil, menos obvia, menos fácil de discernir.

No podemos celebrar así como así, cuando en el primer trimestre de este año registramos cuando menos 14 transfeminicidios, y no olvidemos el duelo por Ociel Baena, le primer magistrade que justo conquistaba con su glitter y su pluma los pasillos del Tribunal Electoral del estado de Aguascalientes, ¿podemos contemplar que no es suficiente sólo formar parte de las instituciones para que nuestras vidas sean vivibles en términos de Butler?, ¿hemos perdido la ambición por transformar las instituciones desde dentro?, ¿le tenemos miedo al prolapso institucional?

Por si fuera poco, las elecciones de 2024 estuvieron marcadas por el uso de nuestras subjetividades, identidades y eróticas para que ciertos partidos políticos pudieran nominar candidatos o candidatas, que ni eran de la comunidad LGBTTI+, ni de la disidencia. Eran el más tóxico humo heteropatriarcal, “no porque la mona cis-género se vista de mona–como nosotras–se le quitan sus intenciones extractivistas y violentas”.

Nuestro horizonte no se agota en salir en una foto enmarcada al estilo de burócrata de oficina gubernamental, tampoco en simular la ‘inclusión’, nuestra lucha no se agota hasta que el marica precario tenga los medios al alcance para convertir su vida en un proyecto deseante propio, hasta que la trans sin cis-passing le dejen de cuestionar su feminidad o su legitimidad, hasta que los movimientos trans-excluyentes dejen de existir, hasta que las violencias feminicidas cesen en contra de nuestras compañeras de lucha más viejas, las feministas.

¿Olvidamos a caso que los mundos contemporáneos que habitamos y nos habitan tienen el tenor del más necrológico capitalismo, de la racialidad blanqueada, de la violencia patriarcal que viola les diferentes cuerpxs de diversas formas?

No compañerxs, las veces que sea necesario tendremos que recordar que las luchas de nuestro movimiento ni se dieron aisladas, ni han terminado, ni se acaban con el pinkwashing que una cantidad cada vez mayor de partidos políticos y compañías capitalocráticas enarbolan, sin olvidar la compañía más nueva entre estas, el narcotráfico que arroja nuestras vidas dolorosas a las sustancias más tóxicas que ralentizan el sufrimiento de vivir en contextos tan violentos.

Sí a la alegría, sí al disfrute, sí a la erótica, sí a la celebración, sí la resistencia, sí el cuidado, sí al amor, sí a la rabia, sí a la libertad, sí a la identidad, sí a la diversidad, sí a la disidencia, ¿pero para quiénes SÍ y para quiénes NO?

Le dedico estas palabras al importante activista, psicoanalista y profesor universitario Raúl Morales Carrasco, mi mejor amiga de lucha y de vida, que falleció el 16 de octubre de 2023. REST IN POWER QUEEN. 

Y a todas a quienes la vida les fue arrebata de una u otra manera.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba