Información

Querétaro capital, con mayoría de madres preadolescentes en 2017

La mayoría de estos casos se presentaron en las zonas urbanas, donde ahí se registraron 57 partos de estas madres en pubertad; 38 más se registraron en el medio rural y en 7 casos más no se especificó la ubicación.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reveló que en el 2017 se registraron en Querétaro 102 embarazos de madres menores de 15 años; dos de estas adolescentes tempranas estaban casadas al momento del parto y 61 más estaban en unión libre.

Ante esta realidad, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), asegura que esto “es consecuencia de la falta o el limitado acceso de las niñas, niños y adolescentes a la educación sexual integral desde los primeros años de vida que les permita tomar decisiones asertivas que favorezcan su bienestar, de las situaciones de violencia y abuso sexual que padecen, de la percepción de la maternidad como forma única de realización, del contexto cultural que fomenta o promueve las uniones a edades tempranas, y el nulo o inadecuado uso de anticonceptivos”.

Por lo tanto, el embarazo en las niñas y adolescentes menores de 15 años es un problema que debe ser erradicado porque indica abuso, violencia y porque la afectación en su salud y en su bienestar es grave.

Los padres son mayores

En el estado de Querétaro, en 33 casos no se registró la edad del padre biológico de los hijos de madres menores de 15 años. Uno de esos padres tenía más de 50 años, otro entre 45 y 49 y uno más tenía entre 30 y 34 años.

La mayoría de los padres tenían entre 15 y 19 años, pues en total registraron 36 padres en esa edad; le sigue el grupo de entre 20 y 24 años de edad, en donde se sumaron un total de 23 casos. Finalmente, se registraron 5 padres con una edad de entre 25 a 29 años y solo dos casos de menores de 15 años.

El Inmujeres señala que la tolerancia a que las niñas sean madres es poca o nula, porque este hecho implica que enfrenten barreras para el ejercicio de sus derechos, como el acceso a la educación y mejores oportunidades de desarrollo. También señala que un embarazo precoz refuerza la reproducción de roles de género que pueden ubicar a la niña sólo como cuidadora y madre sin darle perspectivas diferentes para su vida.

Ocurre mayormente en zonas urbanas

La mayoría de estos casos se presentaron en las zonas urbanas, pues ahí se registraron 57 partos de estas madres en pubertad; 38 más se registraron en el medio rural y en 7 casos más no se especificó la ubicación.

Por municipios, Querétaro quedó en primer lugar con 33 embarazos registrados; El Marqués con 20 y San Juan del Río con 12. En el caso de las adolescentes entre 15 y 19 años, la cifra se eleva hasta los 5 mil 812 partos registrados el año pasado. En el país se registraron 9 mil 748 embarazos de mujeres menores de 15 años. En todo el estado, durante el 2017, se registraron 39 mil 400 nacimientos en todos los intervalos de edad; 25 mil 297 de estos alumbramientos ocurrieron en la zona urbana.

Inician vida sexual a los 12 años

En México, 23 por ciento de adolescentes inician su vida sexual entre los 12 y los 19 años. De estos, 15 por ciento de los hombres y 33 por ciento de las mujeres no utilizaron algún método anticonceptivo en su primera relación sexual.

Ante esta situación, la federación creó la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (Enapea), pues considera que el embarazo en jóvenes afecta negativamente la salud, la permanencia en la escuela, los ingresos presentes y futuros, el acceso a oportunidades recreativas, sociales y laborales especializadas y de calidad y el desarrollo humano.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba