Información

Querétaro, enlace en venta de droga por internet

El mercado de drogas se ha diversificado, pues en los últimos años se han identificado drogas que producen efectos análogos a las drogas ilegales. En su mayoría- no se encuentran reguladas en las listas de control internacional de estupefacientes y psicotrópicos.

Un reporte elaborado por la División Antidrogas y la División Científica de la Policía Federal, señala que Querétaro es una de las 10 zonas de operación para la venta de drogas, a través de internet, al resto del territorio nacional y a cinco países del continente americano.

En el reporte titulado “Panorama Sobre Nuevas Sustancias Psicoactivas (NPS) en México” se señala que aparte de Querétaro, la Ciudad de México, Jalisco, Estado de México, Nayarit, Guanajuato, Puebla, Sinaloa, Oaxaca y Quintana Roo forman parte de una red de venta de diversas drogas.

El documento presentado el pasado 25 de abril, en el marco Sexagésimo Tercer Período Ordinario de Sesiones de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD), precisa que el origen de estas sustancias son China, Holanda y España; se envían a todos las entidades del país y en el extranjero a Estados Unidos de América, Ecuador, Guatemala, Perú y Chile.

Dinámica de compra – venta

La Policía Federal detalla que el 99 por ciento de las ventas se realizan por la web abierta, en donde el 98 por ciento de las publicaciones se realizan en español y el resto en inglés.

En tanto, el 1 por ciento de las ofertas de venta de drogas se realizan desde la Deep Web y el 90 por ciento de ellas se hacen inglés.

Los pagos se hacen con el uso de tarjetas de débito; tarjeta de crédito, particularmente Bancoppel; transferencia bancaria online; transmisores de dinero, a través de Western Unión; con el uso del Bitcoin. Rara vez se paga en efectivo.

Las entregas se hacen usualmente a través del servicio de paquetería, en donde envuelven la droga en boletos, hojas y sellados en bolsas ziploc o al alto vacío.

Cuando la entrega se hace de manera personal, se apoyan en vehículos, lo hacen en plazas comerciales o en estaciones del metro.

Características de los compradores y vendedores

Quienes participan en este mercado, usualmente son personas de entre 17 y 32 años de edad, sin antecedentes penales y de nivel socioeconómico es medio–alto.

Los vendedores y los usuarios, detalla el reporte, son calificados entre ellos, por lo que se debe de construir una relación de confianza entre el vendedor y el usuario. Cuando se trata de clientes, pueden recibir junto con la mercancía una muestra gratis de otra droga.

En el caso de los vendedores, estos garantizan los envíos a sus clientes nacionales o internacionales y tienen conocimiento en informática para ocultar su identidad.

Por ejemplo, en una de las publicaciones citadas por este reporte señalan que la compra hecha por el usuario llegaría en máximo dos días; explican que usan servicios de paquetería como DHL o Estafeta y si, por alguna razón, el paquete fuera retenido en alguna aduana, este se podía reenviar sin ningún costo.

Costo

El costo del envío dentro del país es de 50 pesos y para el extranjero es de 35 dólares, más el costo de la sustancia requerida.

En el internet se pueden adquirir 13 sustancias diferentes psicoactivas y estimulantes; la AB- Chminaca, que es un cannabinoide sintético (THC), y la mescalina, que es un alucinógeno. Y se puede gastar desde 130 pesos por una pieza de 2C-C y hasta mil 600 pesos por 10 piezas de LSD + DOC.

Diversificación

La Policía Federal detalla que diariamente realiza ciberpatrullaje para observar y obtener información de las nuevas publicaciones; las cuales, en su mayoría, son eliminadas después de unas horas; se actualizan continuamente con información adicional; mientras algunas páginas aumentaron y diversificaron los productos que ofrecían.

Además, explica, el mercado de drogas se ha diversificado, pues en los últimos años se han identificado drogas que producen efectos análogos a las drogas ilegales (cocaína, heroína, marihuana, metanfetamina, entre otras) y –en su mayoría- no se encuentran reguladas en las listas de control internacional de estupefacientes y psicotrópicos, definidas como Nuevas Sustancias Psicoactivas (NPS).

Esto ha provocado que a la fecha haya poca información y, como consecuencia, riesgos a la salud no definidos, falta de una adecuada regulación, facilidad de elaborar nuevas sustancias y facilidad de adquirirlas.

Este mercado, aclara, ha crecido porque existe una percepción de bajo riesgo y de legalidad, a lo que se suma que la compra vía web es sencilla y visible; por lo que una vez reguladas podrían pasar a la Deep Web

Además, las dosis son menores, lo que dificulta su detección y cuando se regula o prohíbe una NPS, se crea una nueva, que puede ser más potente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba