Información

Querétaro, hervidero de xenofobia

La muerte del ciclista José Luis Rivera, causada por un conductor con placas de Nayarit, detonó una oleada de mensajes xenofóbicos en redes sociales

Por: David Eduardo Martínez Pérez

 

En la antigua Grecia había dos ciudades que rivalizaban constantemente por el control político y económico. Atenas se caracterizó por el desarrollo de los sistemas filosóficos que dieron origen a la civilización occidental. Esparta, la otra ciudad, se dedicó más a la guerra y la formación de soldados, la única trascendencia que logró fue la de ver su nombre como sinónimo de autoritarismo y violencia.

La diferencia entre los dos centros urbanos iba más allá de su pasión por la filosofía o de su amor por la democracia: mientras Atenas acogía a una buena cantidad de fenicios, tebanos, egipcios e israelitas, en Esparta se veía con malos ojos al extranjero, que era siempre un enemigo a vencer.

Desde la semana pasada, Querétaro se ha visto invadido por un sentimiento de orgullo local y desconfianza hacia el extranjero que cobra fuerza en diarios y redes sociales. El jueves 4 de abril, un usuario de Facebook subió una caricatura publicada en 2012 donde se muestra a Conín con una pancarta que dice “En Querétaro, cupo lleno para radicar, siga de frente”.

Un pequeño globo colocado para dar la impresión de diálogo, aparece para señalar al cacique indígena “agradeciendo su visita a quienes vengan exclusivamente en plan turístico”.

La imagen no tardó en ser compartida por tres mil 560 usuarios quienes también la replicaron en Twitter y otras redes sociales.

A raíz del accidente que sufrió un ciclista sobre Zaragoza por un conductor con placas de Nayarit el día 30 de marzo, muchos de los usuarios comentaron la imagen de Conín con frases como: “Es cierto, nuestra ciudad se llenó de gente que no respeta ni a los ciclistas”, o “La verdad ya no cabemos, están pasando cosas que antes se oían nomás en México”.

Un día después de la aparición del Conín, en varias páginas de Facebook se vio una fotografía que muestra a Los Arcos iluminados por la noche. Sobre los arcos, se aprecian unas letras negras donde se lee: “Querétaro se reserva el derecho de admisión, nuestra ciudad y nuestra gente son tan bonitas que si no vienes a contribuir con respeto a la ley, no te queremos”.

La imagen apareció por primera vez en la página de un programa de radio de Ciudad y Poder llamado Mundo Neta y, al igual que en el caso de la caricatura, circuló por todas las redes sociales y generó debate y polémica entre los usuarios de las mismas.

En Brigada Ciudadana Querétaro, uno de los portales que compartieron la imagen, se llegaron a leer cosas como: “Ojalá pidiéramos derecho de admisión para que la gente que no tiene respeto por nuestro Querétaro no viniera a contaminarnos” o “La verdad ya no vengan, aunque sea a cumplir la ley. Somos muchos”.

Una usuaria manifestó estar “harta de tanta gente naca que nada más llega a generar caos en mi estado”.

“Haz patria y mata a un chilango”

Tampoco faltaron los comentarios discrepantes, como el de un usuario que se quejó de que cuando llegó a Querétaro en el 85, sus compañeros de clase le abrieron la cabeza a pedradas bajo la consigna “haz patria y mata a un chilango”.

O el de otro usuario que presumió de haber dejado Querétaro debido a ese “falso sentido de superioridad que le quita lo hermoso a una bella ciudad colonial”.

Un usuario sugirió aceptar la llegada de personas de otras partes de la República como paso para alcanzar la modernidad y recibió una contestación que sugería que “la modernidad era mala porque traía rascacielos que significaban contaminación visual y traía valores contrarios a la familia.”

Por su parte, el administrador de Brigada Ciudadana subió otra fotografía que también muestra Los Arcos pero con otro mensaje textual que dice que Querétaro es una tierra de gente “celosa de sus tradiciones, valores, principios, costumbres, historia e identidad”. Más abajo, el mensaje continúa diciendo: “No nos quieras cambiar, así somos y así nos gusta ser”.

Brigada Ciudadana es una página que dice promover la lucha contra el crimen y la cultura de la seguridad. En dos de sus fotografías se puede ver a un soldado nazi con la leyenda “Es hora de organizarse”. Entre otras cosas condenan el consumo de marihuana y otros estupefacientes.

Por otro lado, @queretalunya es un usuario de Twitter que hace bromas a propósito de la identidad queretana tuiteando cosas como: “En la República Independiente de Querétaro, la moneda dejará de ser el peso para convertirse en el Conín.”

Con la efervescencia de imágenes como las anteriormente citadas, no ha faltado quien cree que las bromas van en serio y las secundan con comentarios despectivos hacia quienes son de fuera o con insinuaciones de que debería exigirse pasaporte por entrar al estado.

“Los queretanos eran gente muy cerrada”

De acuerdo con Gaspar Real Cabello, doctor en Antropología Social por la Universidad Iberoamericana y docente de la Facultad de Filosofía de la UAQ, la respuesta que han recibido estas imágenes en redes sociales es ‘sumamente preocupante’.

El investigador recordó que existen sociedades donde se presentan una serie de elementos de identidad que llevan a desarrollar pensamientos como el que se encuentra representado en la frase “Los queretanos somos gente muy bonita”.

También señaló que estas “ideas prejuiciadas” se han presentado en otros espacios y que no se puede generalizar la intolerancia de una población en el sentido de que siempre habrá miembros de esa población que se mostrarán menos hostiles con la gente de fuera.

Como ejemplo de lo último, el antropólogo narró su propio caso. Él llegó a Querétaro a fines de los setenta procedente del Estado de México y se encontró con gente que lo trató muy bien y gente que lo trató “no tan bien”.

Lo que sí le llamó mucho la atención fue el escuchar como algunos inmigrantes de Chihuahua, Coahuila y Nuevo León le decían que “los queretanos eran gente muy cerrada”.

Real Cabello reconoció que “esa cerrazón” no se reduce a lo contemporáneo, sino que ha existido entre ciertas familias “de abolengo” desde que llegaron las primeras empresas extranjeras en los años cincuenta y sesenta del siglo pasado.

En ese sentido, el investigador comparó a la sociedad queretana con la de ciudades como Popayán, Colombia, que es el centro de las celebraciones de la llamada Semana Santa en el país sudamericano.

Citó un estudio de 1960, donde un antropólogo norteamericano sostiene que ambas sociedades se encuentran sumergidas en formas muy elementales de tradicionalismo y conservadurismo político, que las llevan a desarrollar localismos e identidades muy fuertes.

Para Real Cabello, aun cuando no debemos generalizar y al extender esta “cerrazón” a todos los queretanos, en esta ciudad hay condiciones socioculturales que han propiciado que lo externo sea visto como un elemento que “viene a dañar mi imagen y mi identidad”.

Sostuvo que no sólo los que llegan de otros estados son vistos con malos ojos, sino que incluso los migrantes centroamericanos son percibidos como peligrosos, sucios, fuente de mala imagen y “ladrones de puestos de trabajo”.

“Lo curioso está en que los centroamericanos hacen trabajos que nadie quiere hacer aquí (…) hay una cultura donde se fomenta la ayuda hacia ellos con tal de que sigan su viaje hacia el norte, pero se les ve mal si se quedan aquí”, señaló el académico.

Finalmente, manifestó que el “miedo al otro”, típico de sociedades espartanas, impide a los queretanos crecer como cultura y desarrollar elementos que traigan riqueza a la ciudad.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba