Información

Querétaro, octavo lugar en consumo del tabaco

En Querétaro 19.1 por ciento de la población es fumadora, de los cuales 9.6 por ciento son mujeres y 29.4 por ciento son hombres; la edad promedio para el consumo de tabaco es de 19 años, tanto en hombres como en mujeres; los fumadores diarios consumen un promedio de 6.2 cigarrillos diarios (aproximadamente un tercio de cajetilla de veinte cigarros).

Alquitrán, acetona, amoniaco, arsénico, cadmio, cianuro de hidrógeno, metano, níquel y, por supuesto, nicotina… sustancias y venenos envueltos en papel, con un algodón de boquilla para más comodidad y con la promesa de ofrecer un aspecto interesante, rudo, intelectual o, simplemente, de eliminar nuestro estrés, pues la única forma de calmarnos es dándonos ese descanso eterno en cada inhalación.

El largo viaje del humo de un cigarrillo empieza en la boca, cuando el fuego hace su trabajo y nos quema la lengua, los dientes, la garganta y baja poco a poco por la laringe hasta lo más profundo de nuestro respirar. El humo es señal de un incendio, y eso es lo que un cigarro nos hace, nos quema por dentro, lesiona poco a poco los bronquios, los alvéolos, la sangre.

El 31 de mayo de cada año, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebra el Día Mundial sin Tabaco, con la finalidad de exponer los riesgos que existen ante la adicción a esta droga de venta legal. Entre las principales enfermedades que pretende combatir la ONU con esta iniciativa, se encuentra todo lo relacionado a problemas cardiovasculares, que son la principal causa de muerte en adultos y niños a nivel mundial; dentro de la misma, el consumo de tabaco y la exposición de personas ajenas al tabaquismo (fumadores pasivos) representa un 12 por ciento de la generación de estas enfermedades.

Gisela de Jesús Sánchez Díaz de León, integrante de la asociación civil Salud y Género Querétaro, señaló que uno de los principales motivos que genera una adicción al tabaco es la propia exposición al humo, es decir, la convivencia con fumadores habituales: “un hijo de padres fumadores, tiene ocho veces más posibilidades de generar adicción… antes se creía que los motivos principales podían derivar de enfermedades como la depresión, sin embargo, hoy sabemos que no es así”, apuntó la activista.

De acuerdo con la página de la Secretaría de Salud, en México cerca de 13 millones de personas entre los 18 y 65 años son fumadores; 12.6 millones son fumadores pasivos; 68 de cada 100 personas entre los 18 y 29 años han llegado a consumir tabaco, y casi la mitad de los estudiantes de secundaria entre los 12 y 15 años ha probado el tabaco en alguna ocasión.

En la página de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la epidemia a causa del tabaco genera 7 millones de muertes, de las cuales 900 mil son de personas ajenas que respiran humo de tabaco. Cerca de 80 por ciento de los más de mil millones de fumadores a nivel mundial viven en países de economías bajas o en desarrollo, como México.

En Querétaro

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas 2016-2017 (ENCODAT) realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Querétaro se encuentra en el octavo lugar nacional de prevalencia de tabaquismo en el país, esto pese a que actualmente el estado cuenta con una ley que regula los espacios libres de humo de tabaco, misma que se apegó a la Ley General para el Control del Tabaco, que promulgó la Cámara de Diputados en el año 2008.

Tanto la ley estatal, como sus reglamentos posteriores, estuvieron pendientes durante varias legislaturas locales, inclusive en el año 2014 recibió el veto del entonces gobernador José Calzada Rovirosa, bajo el argumento de que se violentaban los derechos de empresas tabacaleras, así como del sector de restaurantes, bares y hoteles.

Al respecto, Sánchez Díaz de León aseguró que no existen reales beneficios económicos a este tipo de negocios por permitir el humo del tabaco en sus espacios, además, puntualizó que evitar el consumo de tabaco permite un ahorro de gastos, aumento de ganancias y eficiencia de personal: “Se evita el ausentismo del personal en un 30 por ciento, se mejora la salud de los trabajadores, se reducen gastos de mantenimiento en un 10 por ciento y la gente se queda más tiempo en un local en el que no se fuma. Esa idea de una pérdida económica provenía de las industrias tabacaleras”, sentenció.

En Querétaro 19.1 por ciento de la población es fumadora, de los cuales 9.6 por ciento son mujeres y 29.4 por ciento son hombres; la edad promedio para el consumo de tabaco es de 19 años, tanto en hombres como en mujeres; los fumadores diarios consumen un promedio de 6.2 cigarrillos diarios (aproximadamente un tercio de cajetilla de veinte cigarros).

Entre los adolescentes consumidores de tabaco es más notoria la presencia de fumadores ocasionales, con el seis por ciento, en comparación con fumadores diarios, de tan sólo uno por ciento; la prevalencia de fumadores ocasionales es del 10.3 por ciento del total de jóvenes en la entidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba