Información

Querétaro reprobado en índice de prosperidad de la ONU

La densidad poblacional del municipio de Querétaro se encuentra lejos del parámetro global de alta densidad, lo que indica una expansión urbana insostenible y la ineficiencia para asegurar el acceso a servicios públicos.

Dentro de la escala de prosperidad global del programa ONU-Hábitat, Querétaro se ubicó dentro de la categoría “moderadamente débil”, al obtener un 50 por ciento de calificación. El informe recomienda fortalecer las políticas públicas, especialmente las de sostenibilidad ambiental y las de gobernanza y legislación urbana, rubros con los resultados más bajos, al obtener 40 por ciento y 39 por ciento, respectivamente.

El estudio realizado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través del programa ONU-Hábitat, tiene como objetivo evaluar el progreso actual de las ciudades y su proyección a futuro. Entre los lugares evaluados está el municipio de Querétaro, que entre sus retos enuncia la construcción de desarrollos industriales e inmobiliarios alejados de las zonas urbanas consolidadas, lo cual limita la movilidad urbana.

Al respecto, el informe expone que el municipio de Querétaro cuenta con más de un millón de habitantes y una densidad urbana de casi 4 mil habitantes por kilómetro cuadrado. Además, la capital del estado cuenta con un ritmo anual de crecimiento de viviendas del 9.6 por ciento, cifra que duplica el aumento de la población, que es del 4.7 por ciento.

En el texto también se advierte que la densidad poblacional del municipio de Querétaro se encuentra lejos del parámetro global de alta densidad, lo que indica una expansión urbana insostenible y la ineficiencia para asegurar el acceso a servicios públicos, además de que los costos de construcción de infraestructura se elevan.

La tendencia del crecimiento sucede principalmente en las periferias, las cuales no son consideradas “aptas para la ocupación urbana”. En el mismo sentido, las nuevas viviendas y empresas se construyen en lugares en los que la vegetación se encuentra en buen estado de conservación, como las zonas cercanas a Tlacote el Alto, San Miguelito y Peña Colorada, lugares que podrían ser totalmente ocupados por asentamientos humanos, en los próximos 10 años.

El propio sitio electrónico de ONU-Habitat define a las ciudades prósperas como aquellas en las que los seres humanos realizan las aspiraciones, ambiciones y otros aspectos intangibles de su vida; encuentran bienestar e incrementan las expectativas de bienestar individual y colectivo. Además pueden acceder a los bienes y servicios de manera suficiente y donde cuentan con los servicios públicos esenciales para la vida en común.

Reprobados en gobernanza y legislación urbana

La planeación urbana participativa, la promulgación de leyes, la regulación de usos de suelo y edificaciones, así como el marco institucional y administrativo público, son características necesarias “para alcanzar la prosperidad”, de forma que se necesita una legislación local, una administración pública y estructuras de participación ciudadana que “armonicen” el funcionamiento de las demás dimensiones mencionadas, expone el estudio de ONU-Hábitat.

El municipio de Querétaro obtuvo una calificación global de 40 puntos y se le considera como una entidad con una participación electoral sólida, con un promedio de 65 por ciento. Asimismo, cuenta con un gasto eficiente y una buena recaudación de ingresos propios. Aunque en contraparte, subraya que la deuda municipal no se encuentra dentro de los límites establecimos internacionalmente, lo que se traduce en limitaciones para financiar proyectos de alto impacto.

En cuanto al indicador denominado como “gobernanza de la urbanización”, el informe considera al municipio de Querétaro como “extremadamente débil”, con un valor estándar de cero absoluto. “Esto significa que en los últimos 35 años el ritmo de crecimiento del área urbana municipal superó el ritmo de crecimiento de la población. Para ONU-Hábitat, lo anterior refleja un desarrollo urbano “extremadamente expansivo”, señala el documento.

Otro de los rubros peor evaluados es el de “consumo de energía renovable” que obtuvo cero, mientras que el indicador de sostenibilidad ambiental registró un 40 por ciento de calificación. Al respecto, el reporte señala que el poco uso de energías renovables incide en “las emisiones contaminantes”, además de que poco trabajo en las mediciones de la calidad del aire.

“Esta situación afecta negativamente la representatividad y calidad de las mediciones, ya que la falta de información sobre la calidad el aire limitan en gran mediad la capacidad de toma de decisiones relativas al medio ambiente”, sentencia el documento. Asimismo, alerta que las emisiones de CO2 en el aire de la capital es alta, “lo que supone una amenaza para la sostenibilidad ambiental y social”.

No hay un transporte público de alta capacidad

Las infraestructuras urbanas inciden de manera directa en la calidad de vida de sus habitantes y en el fortalecimiento del tejido social, sentencia el estudio de ONU-Hábitat. En este sentido, destacan dos rubros que necesitan una especial atención en Querétaro; la infraestructura de comunicaciones y la movilidad urbana.

Al respecto, el informe considera que el municipio no cuenta con un transporte público “de alta capacidad”, es decir, basado en tecnologías, calidad y desempeño óptimos, obteniendo una calificación de cero en el rubro. Por el contrario, el transporte privado obtuvo 89 puntos en la evaluación, lo que significa que el municipio tiene características aceptables de diseño, control de tráfico y seguridad vial.

En infraestructura de comunicación, las calificaciones marcan 35 puntos para el acceso a internet y 45 puntos para la velocidad de banda ancha, de forma que se les considera rubros “débiles”, situación que “limita considerablemente el desarrollo de actividades que requieren internet”.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el municipio de Querétaro existen 272 mil hogares con conexión a internet y se contabilizaron a cerca de 830 mil usuarios, lo que la coloca como la quinta ciudad con más acceso a internet en la República Mexicana. Sin embargo, apenas el 8 por ciento de los usuarios de internet en el estado se hallan en zonas rurales y es decir, unas 25 mil personas.

Muchos empleos, pero mal pagados

El informe de Ciudades Prósperas 2016 considera que el crecimiento económico del municipio de Querétaro es moderadamente débil, al tener 52 puntos de calificación. Explica que aunque el indicador del empleo es sólido, al registrar un 70 por ciento en la evaluación, existe un 22.5 por ciento de la población que recibe menos de dos salarios mínimos al día.

Por otra parte, el municipio de Querétaro fue considerado como “moderadamente sólido”, al obtener un puntaje del 66 por ciento, en el rubro denominado “dependencia de la tercera edad”. Esto quiere decir que es probable que se garantice la mano de obra a futuro y que haya baja dependencia. Sin embargo, se recomienda diseñar políticas públicas que generen empleo productivo, formal y bien remunerado, para personas de la tercera edad, con el fin de mantener la tendencia.

Por otra parte, aunque en acceso a educación se evaluó al municipio capitalino con un 86 por ciento, las calificaciones en salud (66 por ciento), seguridad y protección (63 por ciento) y el acceso a espacios público (39 por ciento), mermaron el promedio del apartado Calidad de Vida, colocándose con 63 puntos. Al respecto, en el texto se apunta que hay avances en acceso a salud y educación, pero declara débiles el acceso a espacios públicos abiertos y las áreas verde per cápita.

En este sentido, ONU-Hábitat considera necesario priorizar las políticas públicas para ampliar, recuperar y mejorar los espacios públicos abiertos y las áreas verdes o de lo contrario, se reduce la capacidad para absorber las emisiones de CO2 y limita el potencial de interacción social, lo que merma la calidad de vida de los ciudadanos.

En cuanto a la inclusión social y equidad de género, Querétaro se ubica con calificaciones altas, con 82 por ciento y 81 por ciento, respectivamente. Sin embargo, el informe destaca la calificación de inequidad económica, en donde se obtuvieron 46 puntos. La distribución desigual del ingreso, sostiene el informe, reduce la cohesión social, favorece la criminalidad e infelicidad y limita el crecimiento económico, por lo que se recomienda “orientar las estrategias de desarrollo urbano en reducir la pobreza, la desigualdad económica y el precario en los asentamientos urbanos”.

Seguridad

En cuanto a seguridad, los datos proporcionados de ONU-Hábitat registran avances en 2015, sin embargo, tan sólo en lo que va de 2018, Semáforo Delictivo ha registrado focos rojos en diversos rubros. Aunque en homicidios ha registrado focos amarillos con 52 en los primeros cuatro meses del año, en enero y marzo se rebasaron las indicadores de 2017. La tendencia parece ir a la baja con respecto al año pasado, considerado el año más sangriento en la historia de nuestro país y que acumuló 176 homicidios en el estado.

Cabe destacar que la capital registró apenas seis de dichos números. Asimismo, Semáforo Delictivo alerta de focos rojos en secuestro (2 casos), extorsión (2), robo a vehículo (317), robo a casa (192), robo a negocio (223), y violencia familiar (60), que registraron aumentos con respecto a 2017. Además de focos amarillos e índices a la baja en narcomenudeo (46), lesiones (165) y violación (con 13 casos y que repuntó con respecto al año anterior).

Cabe destacar que el Índice Global de Impunidad México 2018, realizado por la Universidad de las Américas de Puebla, baja la calificación a Querétaro, posicionándolo en el lugar 15 a nivel nacional con una calificación de 71, dentro del rubro “grado de impunidad muy alta”. Dicho índice es una herramienta que “permite ubicar el funcionamiento del sistema de seguridad pública y de justicia penal” para evitar la impunidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba