Información

Querétaro se unió contra la reforma laboral

“¡No que no, si que si, ya volvimos a salir!”, fue uno de tantos cantos que entonaron los inconformes con la reforma laboral

Fotos: Guadalupe Jiménez y Yunuen Banda Calixto

Por: Miguel Tierrafría

Aproximadamente dos mil personas marcharon en Querétaro en contra de la reforma laboral que estaba en discusión en la Cámara de Diputados. El ambiente estaba lleno de matices: entre el enojo, la frustración y la emoción de salir a las calles, partieron de Rectoría de la UAQ.

El gran contingente comenzó su marcha pasadas las seis de la tarde, entre un clima nublado donde el sol se había escondido y había la amenaza latente de lluvia. “¡No que no, si que si, ya volvimos a salir!”

Eran las primeras voces convertidas en una sola entre el primer contingente compuesto de sindicalistas, estudiantes, jubilados, mujeres, niños… conforme iba pasando el contingente un solo color y una sola playera predominaba entre la masa de personas que se aglutinaron ese día: una playera blanca con leyenda de “no a la reforma laboral”.

“¡No pasará la reforma laboral!”, pasaban gritando entre tambores improvisados en latas de chiles y una baqueta, mientras que el personaje de V de Vendetta, ahora representado como Anonymous, montado en su motocicleta invitaba a la gente a que se una.

Así continuaba sin problemas la marcha; los cánticos continuaban, los altavoces vociferando injurias contra quienes imponían dicha reforma.

Fotos: Guadalupe Jiménez y Yunuen Banda CalixtoPersonas que esperaban el camión miraban expectantes la marcha, otras desde su negocio salían a ver la multitud, algunos se enteraban por los panfletos y boletines que sus derechos estaban en vilo. Pocos aplaudían a la multitud, otros sólo movían la cabeza de izquierda a derecha o viceversa. Aún era la calle de Hidalgo, casi estaba por doblar hacia la calle de Ezequiel Montes, donde al cuerpo policiaco motorizado que auxiliaba a detener el tránsito se le vio.

El ocho se hacía presente cada que los distintos contingentes –los de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), Sindicato de Telefonistas, Sindicato Único del Personal Académico de la Universidad Autónoma de Querétaro (SUPAUAQ), Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM), los estudiantes, el Movimiento #YoSoy132 y quienes sin ninguna agrupación salieron a defender sus derechos– se separaban unos cuantos metros.

Aquí la policía ya no auxilió, por lo que las mismas personas que iban entre los sindicalizados fungieron de valla entre las calles de Madero, donde una señora en su auto puso en jaque por un momento a los manifestantes porque no quería detenerse y la multitud de gente iba pasando, la discusión entre dos manifestantes con la señora llegó a que ésta aceptara estacionarse mientras los dos mil manifestantes pasaban por Ezequiel Montes.

En esa misma calle, esquina con Pino Suarez, un manifestante con su playera en contra de la reforma laboral y su megáfono, no sabía si dejar pasar a los vehículos o que pasara la multitud, entre que sí pasa o no, por poco se provocaba un accidente hasta que un estudiante gritando dijo “que se esperen, no vamos a dejar que pasen”, el señor simplemente contestó “pero hay que dejar que pasen para que el contingente se aglutine”; el joven volvió a gritar “ya no necesitamos esas tibiezas, ya no es momento para estar con miedo, hay que tomar las calles y no me voy a quitar” y levantó un cartel que decía “no a la reforma laboral”, el otro manifestante simplemente calló e inclinó su cabeza mientras un joven llegó de mediador y dijo “no hay que pelearnos entre nosotros tranquilos”.

Conforme iba pasando el contingente, los contrastes eran distintos entre los manifestantes, por un lado los sindicalizados gritaban injurias, reían, iban platicando, mientras que en los contingentes con jóvenes, entre la música de los tambores, los brincos, los aplausos, los disfraces, las grandes mantas, el ánimo y el enojo eran uno solo y se hacían sentir.

Al doblar a la avenida Zaragoza, el ocho se hizo presente y los manifestantes corrieron desde la esquina del convento de Santa Rosa de Viterbo hasta la esquina de Ezequiel Montes con Zaragoza donde el tráfico estaba a tope entre autos particulares y transporte publico. Algunos hacían sonar su claxon, como los microbuseros, la multitud convocada para la marcha de inmediato gritaba y aplaudía.

Mantas, carteles, panfletos, gritos y presencia era lo que enmudecía a la gente que expectante veía la llegada de la multitud.

Entre carteles de “no a la reforma”, “vivo en un país que dejó de soñar”, “soy prostituta, $7 la hora”, “soy diputado, $7 la hora”, iba llegando la multitud a la calle Corregidora.

Ya se había extinguido la poca luz del día que había durante la tarde, ahora los faros y el alumbrado público hacían una estela entre la manifestación, poco a poco tomando las calles y banquetas.

Fotos: Guadalupe Jiménez y Yunuen Banda Calixto“¡Únanse! ¡Únanse!”, “¡Que bajen el sueldo a todos los diputados!”, “Felipillo, Felipillo ¿Dónde estás? ¿Dónde estás? Chingas a tu madre, chingas a tu madre, donde estés, donde estés”.

Así, la multitud tomó el punto establecido de llegada –Jardín Zenea–, donde la trova amenizaba la llegada y la toma del jardín por la gente, donde desde el quiosco se observaba cómo la muchedumbre llegaba desde distintos puntos.

“El pueblo unido jamás será vencido”, entonaban los cantantes postrados con su guitarra en el quiosco, los que poco a poco se incorporaban hacían una sola voz y un solo clamo la misma frase, levantando su manta o levantando su puño contra la reforma laboral.

Un muñeco que simbolizaba a Enrique Peña Nieto y el PRI fue quemado a unos pasos de la fuente que adorna el jardín.

Entre discursos de diferentes líderes sindicales que se aglutinaron y se disputaban el micrófono para hablar, por injuriar contra la reforma laboral, contra quienes fraguaron ésta, contra quienes en la Cámara de Diputados votaron, la gente poco a poco abandonó Zenea mientras la trova amenizó la noche en que ni la luna ni las estrellas acompañaron a la multitud a la marcha.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba