Información

Quieren ombudsman “a modo”, advierten especialistas

También es necesario que el próximo ombudsman represente a un grupo de vulnerabilidad

Mar Robledo

PARA DESTACAR: Agustín Alcocer dejó muy claro que lo que requiere la Defensoría es a una persona con un perfil social creíble, con influencia social, determinaciones que tengan el peso político suficiente y puedan ser aceptadas por las diversas autoridades, expresó.

Es necesario acabar con el control político que se ha ejercido históricamente sobre el organismo defensor de los derechos humanos en Querétaro, aunque parece lejana la posibilidad, debido al interés de la administración estatal por imponer a un personaje a modo en el puesto, coincidieron personajes relacionados con el estudio y defensa del tema.

Los entrevistados también expresaron su desconfianza hacia el proceso de elección del próximo presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos en Querétaro (DDHQ), pues toman en cuenta experiencias anteriores y la forma en que se trató la reelección de Miguel Nava Alvarado, hechos por los que decidieron no participar en la convocatoria.

Al respecto, Agustín Alcocer Alcocer, doctor en Derecho Constitucional y exdirector de la Facultad de Derecho en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), consideró que, desde la legislación, la Defensoría ha rendido los frutos buscados, pero también ha tenido etapas conflictivas, como Bernardo Romero Vázquez o Adolfo Ortega Osorio.

El jurista añadió que idealmente, la persona que debe ocupar la presidencia de la Defensoría, tiene que ser ajena a los partidos políticos, no necesariamente abogados. Lo que se necesita es un perfil con representatividad social, con la finalidad de que le otorgue seriedad a la institución.

En cuanto al rechazo de la reelección de Miguel Nava Alvarado como presidente del organismo, dijo que puede considerarse que exista una situación política detrás de su destitución, pues así lo ha mencionado el actual presidente de la Defensoría.

“Lo cierto es que, pase lo que pase, la Legislatura va a terminar haciendo lo que le señalen que haga (…) Es aquí donde la ciudadanía debiese exigir lo justo, ya que pareciera que se les está ignorando”, señaló Agustín Alcocer.

Por otro lado, aseveró que no se puede confiar en los procesos académicos que la Legislatura pueda tratar de imponer, para efecto de quien pueda ocupar el cargo en la DDHQ.

“El problema es que la Legislatura no busca a las personas más capaces, sino única y exclusivamente a quienes en ese momento tienen el perfil idóneo”, dijo el doctor en Derecho.

Al respecto, apuntó que es de suma importancia que los diferentes sectores emitan su opinión y exista mayor inclusión para todos los estratos, con el fin de tener unas elecciones más transparentes y que favorezcan a la ciudadanía.

En cuanto a los candidatos registrados, Agustín Alcocer comentó: “el doctor Sergio Arellano es un académico de prestigio, pero dedicado a la iniciativa privada Tiene los conocimientos académicos, desconozco si tiene la experiencia profesional. Respecto a Rogelio Estrada, además de tener los conocimientos académicos, tiene la experiencia profesional, desconozco si tenga la bendición”.

El doctor dejó muy claro que lo que requiere la Defensoría es a una persona con un perfil social creíble, con influencia social, determinaciones que tengan el peso político suficiente y puedan ser aceptadas por las diversas autoridades, expresó Agustín Alcocer. “Leí la convocatoria, no me convenció del todo, pero cada Legislatura a pesar de que siga siendo la misma ley tiene procedimientos internos diferentes”, expresó el doctor Alcocer.

Deseable un ombudsman sin relación partidista: Alejandra Martínez

Por su parte, Alejandra Martínez Galán, presidenta de la Asociación Queretana para las Sexualidades (Aquesex), indicó que es de suma importancia rescatar la defensa de los derechos humanos, pues cada vez es más visible una crisis en el tema y por ello la elección del próximo presidente de la DDDQ tiene tanta importancia.

“Una de las cosas más importantes dentro de la Defensoría es la autonomía del gobierno… así como una desvinculación institucional… El peso de la Defensoría va de la mano con la fuerza ciudadana, pues son ellos quienes deciden como deben ser cosas y quien debe tomar el cargo”.

Alejandra Martínez Galán también consideró que sería importante tener a una mujer al frente del organismo, el cual ha sido presidido históricamente por hombres. Además, debería de ser una persona que tenga un panorama amplio en el tema de los derechos humanos y sea independiente.

“Que no tengan procedencia de ningún órgano de gobierno, tampoco relación con algún delito o que haya violentado los derechos humanos, así como ninguna afinidad partidista y mucho menos familiares consanguíneos en ningún orden de gobierno”, señaló Alejandra Martínez.

Por otra parte, recordó la anterior elección para elegir la presidencia en la defensoría. En ese entonces, Miguel Nava Alvarado no cumplía con uno de los requisitos, al tener menos de cinco años de residencia en la entidad. A pesar de esto, así fue elegido.

“En ese entonces, la consejera remarcó que a final de cuentas, los legisladores ponen a quien se les da la gana, a quien les parece, quien no les va a causar ningún problema. Eso no puede ocurrir, necesitamos un ombudsman del pueblo, que lo defienda y no los intereses gubernamentales”.

Hubo avances con Nava en diversidad sexual

En tanto, Edmundo Ramos Gutiérrez, presidente de SOS Discriminación, subrayó que la Defensoría es el resultado de diversos movimientos sociales que se desarrollaron a lo largo de la historia, hecho que el nuevo presidente el organismo debe aprender a respetar, además de ser más cercano con la ciudadanía.

“Se necesita a una persona experta y sensible, que haga un análisis y evalúe lo que requiere la ciudadanía. Los diputados y diputadas deben analizar el perfil del candidato o candidata, para que quien llegue a prescindir la Defensoría garantice el derecho pro-persona, que no le importe qué derechos va a defender, sino que busque la defensa de todos”, señaló Ramos Gutiérrez.

Mencionó que una de las características necesarias del próximo ombudsman, es tener un representante perteneciente a un grupo de vulnerabilidad, pues quienes han vivido en carne propia la discriminación, entienden con mayor profundidad la situación.

En particular, mencionó al profesor César Pérez Guzmán, ya que representa al sector de adultos mayores: “Es un candidato muy bueno, ha trabajado en la Defensoría e incluso ha pasado por la discriminación incluso dentro de esta elección para el cargo de la Defensoría”, declaró.

Igualmente, Ramos Gutiérrez aprobó el trabajo del actual presidente de la DDHQ, al menos en la defensa de los derechos de la diversidad sexual, tema que anteriormente habían omitido: “Podrá tener elementos que le hizo falta trabajar pero este se lo reconozco”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba