Información

Rechazan “imposición” en CEDH

Por Víctor Pernalete

En medio de manifestaciones de ONGs que se mostraron inconformes con la decisión, entre gritos de “¡Imposición!” y “¡Dedazo!”, así como con el antecedente de no pasar un examen de control de confianza en la PGR, Miguel Nava Alvarado fue electo presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) de Querétaro en sesión de pleno por la LVI Legislatura.

Miguel Nava fue, hasta julio de 2011, delegado de la Procuraduría General de la República (PGR) en el estado de Aguascalientes, de la que salió presuntamente por no pasar los exámenes de control de confianza; tomó protesta ante el pleno de la Legislatura en medio de manifestaciones de ciudadanos que se mostraron inconformes con la elección del nuevo ombudsman queretano.

Ya en las vísperas de la elección, el Observatorio Ciudadano para vigilar el proceso de elección del nuevo presidente de la CEDH, formado por diversas organizaciones y colectivos ciudadanos, había manifestado que Nava Alvarado no cumple con los requisitos de residencia y de conocimientos en la materia de derechos humanos.

Con gritos de ¡Imposición!, ¡Dedazo! y ¡No tienen vergüenza, diputados!, miembros de dichas organizaciones se posicionaron en contra de la decisión tomada por la LVI Legislatura.

La sesión de pleno duró más de tres horas y como último punto del día, estaba prevista la elección del nuevo ombudsman. Se esperaba que la elección fuera trabada, como fue el caso en su momento de los consejeros electorales, ya que el Partido Acción Nacional (PAN) no estuvo presente, por supuestamente no ser requerido, en las reuniones de la Junta de Concertación Política.

Sin embargo, al momento de que se tocara el punto 14 del día, referente a la elección del presidente de la CEDH, ningún diputado solicitó subir a tribuna, por lo que se empezó a preveer que la elección sería unánime.

Organizaciones civiles, críticas con el nuevo ombudsman

Durante la toma de protesta de Miguel Nava Alvarado como presidente de la CEDH, ya las organizaciones civiles expresaron su desacuerdo.

Incluso, a la salida del pleno, Virginia de los Ángeles García Quijano, coordinadora de la asociación Equidad y Libertad Tameztona, lanzó a Miguel Nava una camiseta que decía “Alto a la imposición en la comisión”.

La propia García Quijano expresó que era “una vergüenza” que se haya elegido a un ex delegado de un organismo que tiene tantas quejas en diferentes comisiones de derechos humanos.

“Estamos indignadas, molestas y creemos que nos ven la cara. 12 votos… ¿por qué pasan a 17? Se estuvieron reuniendo para sacar una lista, después de ver aquí las comparecencias es vergonzoso porque no reúne los requisitos indispensables para ser ombudsman.

“¿Cuáles? Saber de derechos humanos. No sabe de derechos humanos. Es incongruente que la derecha esté en derechos humanos”, advirtió la coordinadora de Equidad y Libertad Tameztona.

Al salir del recinto legislativo, Miguel Nava Alvarado fue increpado por las organizaciones civiles mientras se dirigía a su vehículo. Ante los ataques, sólo se limitó a responder “ahorita no, porque está lloviendo”, y se retiró del lugar.

“No hay imposición”: Miguel Nava

En rueda de prensa, el nuevo presidente de la comisión indicó que no hay imposición debido a que “se legitima la elección del presidente de la CEDH porque está hecha por 25 diputados de distintas fracciones parlamentarias y los diputados representan a la sociedad”.

Además, aseguró que tiene 43 años de edad y ha vivido en Querétaro toda su vida, y que por motivos de trabajo ha salido a otros estados y pernocta allí, pero que su residencia se acredita con la constancia correspondiente, paga impuestos en el estado, sus hijas van en una escuela queretana, es profesor de la UAQ y su domicilio se encuentra aquí.

En otro de los aspectos que se mencionan sobre Nava Alvarado, sobre el hecho de que presuntamente no pasó los exámenes de control de confianza en la PGR, lo cual le costó su salida de la delegación de Aguascalientes, el nuevo ombudsman comentó:

“Yo como le repito, he trabajado en la PGR en distintas responsabilidades, desde el Ministerio Público hasta director general, pasando por agregado diplomático y por delegado. En todas y cada una de las ocasiones que he estado, he sido sometido a exámenes de control de confianza y los he ido aprobando.

“En esta ocasión son razones personales, y sobre todo el proceso que se avecinaba a la elección del presidente de la CEDH, lo que originó que yo saliera de la Procuraduría por voluntad propia”, explicó.

La revista Proceso del 7 de agosto del 2011 (edición 1814) presentó un reportaje en el que se habla de la limpia generalizada de delegados de la PGR, en la que salió Miguel Nava Alvarado, y se rescata que la cabeza de la PGR forzó a los delegados a renunciar a sus cargos, medida en la que la mayoría de ellos no estuvo de acuerdo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba