Información

Reforma “necesaria y benigna”: Urbiola Ledesma

“La modificación al artículo 24 es una reforma tardía, pero al mismo tiempo oportuna”, expuso

Foto: Gabriela Lorena Roldán

Por: David Eduardo Martínez Pérez

La reforma al artículo 24 de la Constitución, aprobada en sesión de pleno el viernes 7 de septiembre, no sólo fue “necesaria y benigna”, sino que además “llegó tarde”, aseguró Fernando Urbiola Ledesma, ex diputado panista que dirigió la Comisión Especial de la Familia en la LV Legislatura de Querétaro.

“La modificación al artículo 24 es una reforma tardía, pero al mismo tiempo oportuna. Tardía porque un país de libertades es para que los que quieran creer crean y los que no quieran creer que no crean, pero que tengan esa libertad garantizada”, manifestó.

Esta reforma ha recibido diversas críticas desde varios sectores que concuerdan en que es un primer paso para reformar los artículos 3º y 130, y así permitir la inclusión de la educación religiosa en las escuelas públicas, lo cual debilitaría la estructura del Es

tado laico.

Para Urbiola Ledesma, la reforma va en sentido de una mayor libertad religiosa y no a la inversa, a pesar de que diversas iglesias no católicas se han mostrado preocupadas por la posibilidad de que ocurra lo contrario, mientras que el ex diputado entiende la reforma como una garantía de que se respetará un derecho humano.

“En México hemos visto momentos de la historia en donde creer ha sido pecado social, donde ha habido perseguidos por sus creencias o no creencias, cuando debería haber un reconocimiento a ese derecho humano de la libertad religiosa”, consideró.

Con relación a la presencia de Jorge López Portillo Tostado, secretario de Gobierno, en una misa presidida por el obispo de la diócesis de Querétaro, Faustino Armendáriz Jiménez, Fernando Urbiola rechazó que la presencia de un funcionario en un evento religioso bajo su calidad de servidor público constituya un atentado contra los fundamentos del Estado laico.

Quien propuso la reforma al artículo 2° en 2009, la cual protege la vida desde la concepción, expresó que “es normal” que haya funcionarios públicos en eventos religiosos y atribuyó las opiniones negativas al respecto al hecho de que “nos encontramos espantados” desde que se promulgaron las Leyes de Reforma en el siglo XIX.

“No tiene nada de malo que un funcionario con una investidura oficial vaya como tal a un evento de carácter religioso regulado por las leyes mexicanas. Creo que es una cortesía a la ciudadanía a la que se debe como gobernante…

“Eso no va en contra del Estado laico, faltará que lo tomemos con la madurez

que requieren los tiempos. Me parece que estas ideologías trasnochadas, jacobinas, retrógradas se quedaron en el pasado. Hoy lo que necesitamos es ver hacia adelante”, puntualizó.

De igual forma, indicó que para él la presencia de funcionarios públicos en una misa, es “tan válida” como lo es dentro de una reunión evangélica, masónica, gnóstica, o la celebración del natalicio de Benito Juárez en el Cerro de las Campanas.

“Hemos vivido muchos años con estos mitos. Es correcto que el Estado laico exista, pero ese respeto no puede convertirse en invasión, ataque, prohibición de esas creencias. Tiene que ser un Estado laico que actúe con responsabilidad respecto a las creencias de todos”, señaló.

 

Reformas sin presión de la Iglesia: Urbiola

El ex diputado local, que impulsó la creación de una Escuela para Padres, también negó que haya existido alguna presión por parte de la jerarquía católica para generar dicha reforma.

“Propuestas como la que protege la vida desde la concepción las hice a partir de la ciencia. Está comprobado que desde la concepción hay vida. Por lo tanto hay que proteger el primer derecho de toda persona, que es el derecho a la vida. La Constitución ya lo garantizaba, pero no estaba hecho de manera explícita”, advirtió.

Aseguró que, aunque él se considera católico practicante, no le dio preferencia a las propuestas de su iglesia por encima de los intereses de otras confesiones religiosas.

“Como legislador tuve contacto con las distintas iglesias, no sólo con la católica

, recibí a ministros católicos, cristianos, evangélicos, gnósticos. (…) Vi a los católicos trabajando, por algo son el 85 por ciento de los mexicanos, por eso hubo una mayoría de católicos”.

Sobre la posibilidad de que se imparta educación religiosa en las escuelas, el ex funcionario señaló que tampoco constituiría un atentado a la laicidad de la educación, al quedar ésta como una opción para los padres de familia, tal como ocurre en España.

Enfatizó que son los padres los que deben elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos y que el Estado sólo debe actuar como un mero “instructor”.

“Los padres deben decidir en qué términos se da la educación de sus hijos. La primera escuela de educación es la familia, la segunda instancia es la instrucción, no educación sino instrucción pública, que en México está plenamente garantizada y es obligatoria, gratuita y laica y creo que así debe seguir manteniéndose”, concluyó.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba