Información

Regresan migrantes de EU con visión empresarial

Por Martha Flores

Durante los últimos años se ha observado que los migrantes del Bajío que van hacia Estados Unidos regresan a México con una visión de empresarios, con ideas innovadoras para ponerlas en práctica en sus comunidades, consideraron Ana Isabel Roldán Rico y Víctor Gabriel Muro González, académicos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPS) y autores de la investigación “Comunidades transnacionales y cultura empresarial en América del Norte”.

Los catedráticos explicaron que los migrantes invierten el capital obtenido en Estados Unidos en algún proyecto empresarial, regresan con sus ahorros y abren un negocio.

 

“Pero ya no los típicos negocios como las tienditas. Ahora compran una casa y la venden, hacen cosas más complejas, como empresas. Hay muchos casos exitosos de migrantes que se volvieron empresarios”, señaló Muro González.

Por su parte, Ana Isabel Roldán expresó que los migrantes de zonas como Querétaro, Guanajuato, Hidalgo y Michoacán, obtienen “destrezas” en su proceso de migración, mismas que buscan aplicar en sus lugares de origen.

“Nos dimos cuenta que ya no migran con toda la familia, sino ya nada más el padre o hijos mayores dejan la familia (…) el interés no es solamente migrar como alternativa de sobrevivencia, sino generar con ellos un proyecto de ingresos y de configuración empresarial que va generando un tejido productivo, que por el otro lado va a desplazar la idea de producción en las comunidades rurales: ya no será la siembra, se generará un empleo rural no agrícola, habrá versiones empresariales adecuadas a la comunidad”, afirmaron.

Los académicos puntualizaron que la investigación que están desarrollando se centra en dos puntos: las comunidades transnacionales, fenómeno que se refiere a que los migrantes mantienen contacto con sus familiares, y la cultura empresarial.

En el caso de las comunidades transnacionales, indicaron que hay una relación permanente de los migrantes con su lugar de origen y sus familiares, se vuelven agrupaciones institucionalizadas de convivencia que mantienen un contacto estrecho, se están comunicando constantemente, van y vienen a las fiestas de la comunidad, se hacen todos los arreglos técnicos para que la gente de allá esté viendo vía Internet y así participen en la fiesta.

Los migrantes “se conectan de una manera muy original”

Uno de los resultados que arrojó el estudio fue que no todos los migrantes aprenden el inglés, ni pierden contacto con su familia y nunca dejan de sentirse mexicanos, por lo que no se puede hablar de la asimilación, “como si alguien se diera un baño de lo que son las formas naturales de cultura y adquiriera con facilidad una nueva, ponen un pie aquí y otro allá, nunca se abandonan. Entonces esto es lo que hace esta cultura transnacional tan atractiva”, manifestó.

Gabriel Muro explicó que la relación entre migrantes se presenta como si fueran clubes, pues se reúnen y platican sobre los problemas que tienen las comunidades. De esa forma, agregó, toman decisiones, así ellos están constantemente aportando recursos, por lo que tienen la autoridad para saber para qué se va usar el dinero que mandan.

“Lo interesante es que se establecen relaciones de poder de la gente de allá; es decir, no se desentienden de su lugar de origen, sino más bien se conectan de una manera muy original”, destacaron.

Al referirse a las políticas públicas que el Estado mexicano ha puesto en marcha, Gabriel Muro González señaló que éstas no han tenido resultados; desde su perspectiva lo que ha detenido la migración han sido las barreras que han puesto los estadounidenses, “no se ha podido generar una política social que realmente influya en la decisión de los migrantes”.

El especialista consideró que los migrantes tienen opiniones muy favorables en términos de decir que Estados Unidos “es su salvador” y que gracias a ellos tienen un buen empleo, o decir que en ese país se mantienen económicamente ellos y toda la familia. De esa forma aceptan sufrir discriminaciones, criticando de manera “muy severa” al gobierno mexicano.

Dijo también que aunque Estados Unidos hace políticas para la migración, realmente no es tan importante, porque es negocio y más vale tener siempre esa ‘rendija abierta’, porque la policía fronteriza “se hace de la vista gorda” y permite que pasen.

“Sólo agarran a unos cuantos y los regresan, los dejan pasar porque es mano de obra barata, entonces qué va a pasar el día que carezcan los migrantes, pues suben los costos y eso no funciona, porque nadie quiere hacer los trabajos que hacen los mexicanos…

“No ha habido una radicalidad en las políticas públicas para cerrar espacios para la migración, porque saben lo que representa la mano de obra latina: es mano de obra barata, entonces no impuestos, no seguro social, no servicios, etcétera. Se trata de un negocio redondo”, manifestó Muro González.

Por su parte, Roldán Rico puntualizó que hay 18 millones de mexicanos en Estados Unidos y que si bien la intención del gobierno mexicano ha sido procurar una política más organizada sobre la migración, esto ha ocurrido únicamente con el programa “Bracero”.

Explicó que una manera de tratar de contener el paso de migrantes sería reforzar la seguridad en las fronteras y cambiar las condiciones en las que se está; porque resulta ‘muy difícil’ darle una solución por la vía legal y con un acuerdo de ambos gobiernos.

La académica señaló que en Estados Unidos hay una doble consideración sobre lo que sería la migración; para ellos es una forma de ilegalidad, porque entraron sin pasar los controles fronterizos y están trabajando de manera no autorizada, además de que trasladan recursos que deberían de quedarse como fondo de productividad para lo que sería la creación de espacios.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba