Información

Reportajes que pusieron el dedo en la llaga

Se exhibieron focos de infección como la empresa Avícola Gala S.P.R. de R.L. en Huimilpan y una planta tratadora de agua de la CEA

Foto: Gabriela Lorena Roldán

Por: Lourdes Durán Peñaloza / Carlo Daniel Aguilar González

A lo largo de 2012 Tribuna de Querétaro publicó, antes que cualquier otro medio, reportajes de trascendencia social que mostraban problemas de salud pública y asuntos de interés para la ciudadanía que eran menospreciados por el Gobierno Estatal.

En las páginas del semanario aparecieron lo mismo focos de infección que afectaban a miles de familias en Huimilpan (Tribuna de Querétaro, 635) y en la colonia Rancho Bellavista (Tribuna de Querétaro, 617), que la omisión e inacción de las autoridades estatales para rescatar a los migrantes desaparecidos en 2010 (Tribuna de Querétaro, 613).

Granjas avícolas contaminan comunidades de Huimilpan

A lo largo del 2012, el municipio de Huimilpan se colocó en más de una ocasión en el centro de la opinión pública.

El priista Saúl Ayala Cabrera, alcalde de la demarcación durante el periodo 2009-2012, heredó a su sucesora, María García Pérez, un conflicto que parece no tener fin y al cual Tribuna de Querétaro comenzó a dar seguimiento en su edición 635.

El reportaje –publicado con fecha del 17 de septiembre– dio cuenta de las inconformidades de habitantes de seis comunidades del municipio de Huimilpan, por la instalación y funcionamiento de naves en las que la empresa Avícola Gala S.P.R. de R.L. engorda pollos.

A la trama se adhirieron grupos ambientalistas, funcionarios, manifestantes, especialistas en materia ambiental y en enfermedades respiratorias; activistas amenazados de muerte y representantes legales, de cuyas declaraciones, posicionamientos y acciones dio cuenta este medio en los números 636, 637, 639, 641 y 645.

Durante este tiempo, Tribuna de Querétaro obtuvo documentos en los que autoridades estatales y federales negaban las imputaciones que pobladores hacían en su contra. Por su parte, habitantes de las zonas aledañas sostenían que las autoridades protegían a los inversionistas.

El asunto pareció tomar un respiro cuando un juez federal resolvió en favor de los pobladores la sentencia del amparo interpuesto en contra de Avícola Gala S.P.R. de R.L., pero lo que en realidad hizo fue soltar una bocanada de aire.

La parte demandada –los inversionistas–, que se había mantenido al margen de declaraciones públicas, apareció para asegurar, desde entonces, que cuenta con todos los permisos y las autorizaciones correspondientes, por lo que interpondría un recurso de revisión y llevaría el caso hasta las últimas consecuencias.

A la fecha, mientras ambas partes aportan pruebas en su favor, el proceso legal sigue su curso, sin que pobladores, inversionistas y autoridades de los tres órdenes de gobierno logren llegar a un acuerdo.

 

Mil 250 familias en riesgo por fallas en planta tratadora de CEA

A pesar de que había sido denunciado en 2010, y que tanto la Comisión Estatal de Aguas (CEA), como la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la Comisión Estatal de Derechos Humanas (CEDH) y la Secretaría de Salud estaban enteradas de la situación, en oficios y documentos oficiales que se publicaron en su momento, una planta tratadora de aguas negras emitía olores fétidos que provocaban riesgo para la salud de los vecinos.

La CEA, entonces bajo la dirección de Sergio Loustaunau Velarde, aseguró que desde antes habían eliminado cualquier posible foco de infección.

Los vecinos se habían organizado e incluso advertían un posible brote de dengue debido a las condiciones que prevalecían en el lugar.

En la colonia se juntaban tres problemas: los olores, la descarga de aguas negras y basura a través de un dren que termina ahí, y situaciones en el drenaje. Mil 250 familias estaban en riesgo de sufrir enfermedades o algún padecimiento a causa de ello.

 

Un viaje a las entrañas de la Sierra

Cuando estaban por cumplirse dos años de la desaparición de 40 migrantes de la Sierra, un equipo de reporteros de Tribuna de Querétaro viajó a los municipios de donde eran originarios para mostrar que en aquel lugar el olvido no tenía cabida.

El sacerdote Pablo González Melchor dimensionaba la situación que vivían los migrantes, mientras que los habitantes expresaban su temor a que las autoridades municipales habían sido cómplices en no resolver la problemática.

“La negligencia de la anterior administración (de Arroyo Seco) fue muy elevada, fue muy grande. Se hicieron los que no pudieron, pero no pudieron porque no quisieron, no porque no hayan querido. La investigación se podía hacer. Llegó a tal grado la negligencia que uno de los presidentes municipales, es primo-hermano del coyote”, denunció González Melchor.

Además, las secuelas comenzaban a aparecer y acentuarse entre sus familiares: deudas e incluso suicidio eran palabras que comenzaban a escucharse entre los deudos y amigos de los desaparecidos.

Así el panorama, del Gobierno Estatal no veían algún tipo de soluciones. Ni declaración siquiera. “Hablo para generar conciencia”, expresó el sacerdote González Melchor, en mensaje que también estuvo dirigido a las autoridades.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba