Información

Revelan lluvias autoridades incompetentes y funcionarios oportunistas

Mientras Amadeo Lugo Pérez y Mauricio Ortiz Proal minimizaban reclamos ciudadanos, Braulio Guerra Urbiola y otros diputados priistas entregaban paraguas rojos

Por: Carlo Aguilar, con información de Mariana Chávez y Paulina Rosales

Las trombas que cayeron en la ciudad el sábado 16 y el lunes 18 de agosto mostraron no sólo la falta de infraestructura pluvial, sino la carencia de respuesta de las autoridades municipales, inconformidad de habitantes que padecieron afectaciones, presunta intimidación de funcionarios públicos contra quienes protestaban por falta de respuesta, polémica por declaraciones y diputados del PRI que repartieron paraguas color rojo como paliativo para hacer frente a las lluvias.

Después de la noche del lunes 18, cuando al menos 200 autos se quedaron varados, colonias como El Salitre quedaron incomunicadas y diversas vialidades fueron parcialmente cerradas al tránsito, funcionarios públicos del Municipio quisieron minimizar las denuncias y quejas que les hicieron llegar a través de Facebook o Twitter, así como la magnitud de los daños.

“Tener agua en la cochera o tener agua en su patio trasero no es una emergencia”, consideró Amadeo Lugo Pérez, director de la Unidad Municipal de Protección Civil.

Además, entre él y el secretario de Gobierno Municipal, Mauricio Ortiz Proal, estimaron que sólo el 10% de los avisos que se reciben en redes sociales es “real”.

“El Municipio de Querétaro nunca ha estado en una situación de desastre”, señalaron.

Por su parte, Braulio Guerra Urbiola, presidente de la Mesa Directiva de la LVII Legislatura, entregó paraguas rojos –similares al tono que utiliza el PRI en su logotipo– a un sector de la población y luego lo ‘presumió’ en su cuenta de Facebook, estado que compartió la cuenta oficial de la Legislatura, el jueves 21.

“Suma de esfuerzos y más manos para ayudar con mi esposa Fernanda, mi hijo Braulio, mi amiga regidora Mariana Septién y mi compañera dip. Eunice Arias”, fue la frase que se posteó desde la cuenta, con dos imágenes donde los presuntos beneficiados reciben sus paraguas y luego posan para la foto.

Ciudadanos afectados se muestran desesperados ante desdén de autoridades

La indignación e inconformidad de los habitantes del municipio creció conforme pasaron las horas. Pasaron de la angustia y la desesperación de la noche del lunes, al enojo y la impotencia del martes.

En la colonia Fray Junípero decidieron cerrar el Anillo Vial para que las autoridades les hicieran caso y fueran a ver las afectaciones y pérdida de 15 casas por la tromba. Durante la semana reiteraron su protesta por la omisión del gobierno municipal y como no se ha resuelto su situación –ni se les ha apoyado– anunciaron otro cierre del Anillo Vial Fray Junípero Serra para la mañana del lunes 25.

Incluso, integrantes del movimiento #YoSoy132 denunciaron un presunto hostigamiento por parte de Eric Gudiño Torres, director de Desarrollo Político de la Secretaría de Gobierno, quien acompañó al alcalde Roberto Loyola cuando prometió ayuda a los colonos.

Por su parte, vecinos de El Salitre no resultaron satisfechos con la visita y explicación de Amadeo Lugo Pérez, de Protección Civil, la misma mañana del martes 19.

En una reunión que sostuvieron cerca de una casa cuya barda fue derribada por la corriente de agua, y ante la presencia del delegado de Epigmenio González y el diputado local Enrique Correa Sada, aseguraron que ya habían advertido con anterioridad a gobiernos “rojos” y “azules” que era necesario construir un “dren decente” porque si no ocurriría lo que pasó la tarde del lunes 18.

 

Una de las afectadas por la tromba fue Mayela Hérnandez. Salió de su trabajo –ubicado en Hércules– aproximadamente a las nueve de la noche. Tomó una ruta de RedQ y al momento de entrar a Zaragoza, el agua se filtró en la unidad, cuyo conductor no permitió que las personas siguieran subiendo a la unidad. Describió la desesperación de la gente frente a la escasez de transportes y la nula movilidad en esa zona de la ciudad.

 

Durante su trayecto a la colonia San Ángel, ubicada cerca de la esquina de Tecnológico y Zaragoza, el agua llegaba a la altura de la rodilla e incluso la inundación llegó a su colonia, impidiendo el paso de los vehículos. “Me asusté, porque veía que la gente estaba desesperada, sin poder ir a algún lado”, mencionó.

El martes 19 por la tarde, Protección Civil anunció una especie de ‘toque de queda’ en la tarde: ante la amenaza de que volviera a llover, pidió en algunas escuelas y empresas que se suspendieran clases y actividades para que la gente se fuera a sus casas. Así buscó solucionar y prevenir daños como los del día anterior.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba