Información

Revelan pormenores del tren rápido Mex-Qro

En el estudio “Análisis costo-beneficio”, registrado ante la SHCP, también se detalla los costos económicos y ambientales del proyecto

 

Por: Mariana Chávez

La estación del tren de alta velocidad México-Querétaro estará ubicada en la colonia Balcones del Acueducto, donde también habrá locales comerciales, de acuerdo con datos contenidos en el estudio denominado “Análisis costo-beneficio”, correspondiente al proyecto de dicho tren, y que está registrado ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

En el estudio se puede observar el croquis de la ubicación, el diseño en imagen a escala de los estacionamientos y diferentes áreas del edificio administrativo.

El documento consta de 145 páginas e indica -de la página 101 a la 107- que como parte del proyecto de tren de alta velocidad, se contemplan dos estaciones de cabecera. La primera, la estación Buenavista, en la Ciudad de México; y la segunda, la estación Querétaro-Bernardo Quintana.

Para la estación Buenavista está contemplada la utilización de edificios de esta terminal, así como la construcción de nuevas vías y andenes en el espacio que actualmente está en desuso.

La estación Querétaro-Bernardo Quintana, por su parte, estará situada en la zona de Balcones del Acueducto, y tendrá un área de estacionamiento dividida en tres zonas: en la primera estará el edificio de la estación “con un edificio de desarrollo longitudinal junto al Anden 1”; la segunda, la de circulación, con “un esquema claro bordeando la parcela y limitado por el edificio”; y la tercera, la zona de parada que comprenderán “la de aparcamiento de pasajero, aparcamiento de personal, Kiss & Ride, paradas de Bus y Taxis, con su zona de espera”.

Este estudio, elaborado por la empresa PROINTER, también destaca que la estación está formada por un edificio “con una estructura lineal y modular siguiendo el sentido de las vías y andenes, por su configuración tiene posibilidad de ser ampliado, según la necesidad de mayores servicios.

Se trata de un edificio formado por tres piezas. La pieza principal recoge el gran vestíbulo y los accesos, y sirve de articulación con el resto de los usos. De ella se accede a los andenes”.

El vestíbulo contará con pequeños locales comerciales, áreas para la taquilla, y de ahí está contemplado un acceso hacia el área Este, para llegar a otra área comercial, “con zona de espera de larga duración y una de las áreas de servicios de la estación, y hacia el Oeste a más de servicios de la estación”.

El edificio de la estación estará ubicado entre la calle Emeterio González y la Subestación Eléctrica. El acceso será por Boulevard Obsidiana y Emeterio González.

El área del estacionamiento será de cinco mil 162 metros cuadrados, donde habrá 185 espacios para el turismo y 20 espacios más para motocicletas. Aparte, habrá un estacionamiento para el personal de servicio, con 27 cajones sobre una superficie de 826 metros cuadrados.

También tendrá un estacionamiento subterráneo, con superficie de 7 mil 125 metros cuadrados y capacidad para 243 vehículos, así como la zona de estacionamiento para 15 taxis y otra para autobús, con capacidad para tres vehículos; en tanto, para las áreas de parada momentánea estarán reservadas 10 plazas, y además contemplan espacios para carga y descarga, así como 40 lugares para estacionar bicicletas.

Los andenes en la estación tendrán una longitud de 210 metros por 10 de ancho; parte de éstos quedarán “cubiertos bajo el inicio del falso túnel previsto para salvar los desniveles del terreno”, además de una nave de inspección diaria de la maquinaria.

El caos de la México-Querétaro

El proyecto está sustentado en que es necesaria la existencia de un tren de alta velocidad ante las complicaciones que proliferan sobre la carretera México-Querétaro y que en los próximos años advierten de mayores problemas, incluso afectaciones para la industria.

El aforo diario sobre esta carretera es de 50 mil 240 vehículos en ambos sentidos; además, es una de las principales vías donde se registra mayor número de accidentes, con un total de 580 hasta el año 2010; el índice de accidentes por kilómetro es de 2.73, y se estima que los daños materiales oscilaron en 40 millones de pesos.

La circulación promedio en este tramo carretero es de 90 kilómetros por hora, sin embargo, debido a los trabajos de mantenimiento que continuamente se realizan a la autopista y por los accidentes, hay demoras a lo largo de la misma.

Todo ello incidirá en molestias y -luego- en la necesidad de ampliar la autopista; para no llegar a esa medida, surge el proyecto de un tren de alta velocidad.

Aunado a esto se encuentra el impacto a la industria, pues de acuerdo a este estudio, está contemplado que a la zona del Bajío -que es donde se encuentra Querétaro- lleguen al menos 60 empresas japonesas del sector automotriz, con inversiones por 600 millones de dólares.

El costo

La SHCP, en su página electrónica, ya tiene registrada la información financiera para el proyecto del tren, registrado con el número 14093110003 y en donde se indica que esta obra tendrá una inversión de 43 mil millones de pesos, durante cuatro años.

 

En el apartado de “Cartera de Programas y Proyectos de Inversión” de la SHCP, se indica que durante 2014, el costo del proyecto está contemplado en 3 mil 524 millones de pesos; para 2015, será de 5 mil 596 millones de pesos; en 2016, 12 mil 747 millones de pesos; 2017, 21 mil 710 millones; que dan un total de más de 43 mil millones de pesos.

En el indicador de rentabilidad, se señala la cifra de 16 mil 371 millones 596 mil pesos.

El impacto ambiental

Sobre el impacto ambiental a lo largo del tramo que va a comprender el trayecto del tren, de acuerdo con otro documento de la Subsecretaría de Transporte de la SCT, se indica que todas las zonas que muestrearon tenían algún grado de “perturbación. Hay sitios de matorral ‘sólo a manera de manchones’”.

Se registraron un total de 103 especies de vertebrados terrestres que pertenecen a 20 órdenes y 49 familias. Las aves fueron el grupo con mayor diversidad registrada, con un total de 69 especies; seguido de los mamíferos, con 16; los reptiles, con 14; mientras que el caso de los anfibios, debido al grado de perturbación de la zona y a que los trabajos fueron realizados durante la época de sequía, se reportó un total de 4 especies.

En lo que respecta a la identificación de los impactos en el ambiente a los que dará lugar el desarrollo del proyecto, se prevé que se presente un número de 205 impactos negativos y de 86 impactos positivos durante las etapas de preparación del sitio, construcción y operación.

Como parte del estudio “Análisis costo-beneficio”, aplicaron 2 mil 8 encuestas a automovilistas, con los siguientes resultados: el 48.1 por ciento señaló que no aceptaría usar un tren de alta velocidad en el sentido México-Querétaro, mientras que el 51.9 por ciento sí estaría dispuesto a cambiar el modo de transporte

{loadposition FBComm}

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba