Información

Ridículo Que Los Periodistas Busquen La Protección Del Estado: Lydia Cacho

Más del 70% de las agresiones hacia los periodistas proviene de agentes del Estado, desde el Ejército y la policía, hasta los alcaldes y gobernadores que mandan a matones, a golpeadores y a violadores para atacar a los que están haciendo investigaciones sobre ellos, apuntó Lydia Cacho Ribeiro.

En entrevista para Tribuna de Querétaro, la periodista mexicana habló sobre los motivos de las agresiones hacia los informadores en México, situación que no cambiará hasta que se presente una verdadera transformación del sistema político mexicano.

Al respecto, Lydia Cacho consideró que es ridículo que persistan tantos grupos de periodistas, como de activistas y políticos, que piden al Estado que los proteja, cuando ahí se encuentran las personas que los agreden.

“Resulta ridículo que persistamos (…) en exigir que sea el torturador que proteja a la persona que va a torturar, por eso el sistema no funciona”, señalo Cacho Ribeiro, quien propuso que en su lugar se conforme una verdadera ley para la protección del ejercicio periodístico.

La autora de diversas investigaciones en torno a la trata de personas, añadió que actualmente se está viviendo una de las grandes traiciones hacia los periodistas, al existir organizaciones para la defensa de periodistas que se están vinculando directamente con el Estado.

Asimismo, criticó que se presenten diversos casos de comunicadores “chayoteros”, vendidos, corruptos y que están coludidos con la delincuencia organizada, mientras que hay algunos que se juegan la vida, a veces, para poder contar las historias de la sociedad que importan.

Lydia Cacho añadió que muchas veces los medios se coluden con los servidores públicos para no cubrir ciertas cosas. De esta forma, en el periodismo también se reproducen los paradigmas de poder que se presentan en la política y mientras no se rompan con ello, las cosas no van a cambiar para los periodistas.

Por otro lado, Cacho Ribeiro destacó que en gran cantidad de los estados de la República Mexicana hay periodistas ignorantes, editores y fotoperiodistas que siguen insistiendo que los feminicidios y parte de la violencia hacia las mujeres, que puede terminar en muerte, es violencia emocional.

Agregó que tratar la información como violencia feminicida es una forma de aproximarse a la violencia mortal, así como todas las formas de violencia: en el hogar, la violencia de pareja, la violencia en las calles, el sexismo, la violencia económica patrimonial, el área laboral y la violencia de estado.

Por esta razón, la periodista consideró que los medios deben de dejar de llamar “crimen pasional” a los asesinatos de mujeres menores de 25 años puesto que de acuerdo a patrones documentados por varios organismos, casi siempre las asesinas sus novios, sus parejas porque los dejaron porque terminaron con ellos.

“Los crímenes pasionales no existen, la gente no mata por pasión, mata porque desea asesinar a otra persona. Eso es violencia feminicida y se debe cubrir como feminicidio, que ya está tipificado en varios estados de la República” dijo la periodista.

Trata de personas en Querétaro

-El mes pasado, salió una nota en el periódico Excélsior que ubica a Querétaro como parte de una ruta de trata de personas. ¿En tú trabajo como activista y periodista, tienes alguna información al respecto?

– “Sí, no hay ningún estado de la República que no sea parte de las rutas de las redes de trata, no solamente de mujeres sino de migrantes y niños para la exploración laboral y sexual. Lo que sucede es que en la medida en la que las y los periodistas empezamos hacer las investigaciones adecuadamente, junto con algunas y algunos académicos, para explicar cómo están funcionando las rutas de la delincuencia organizada vinculada con el gran negocio, de lo que ya algunas académicas están aliadas, ya prácticamente con las redes de trata, como Marta Lamas.

“Están apoyando a movimientos infiltrados, movimientos de supuestos defensores de las mujeres y las personas transgénero, que están en el mundo de la prostitución y entonces defienden esos derechos, pero terminan haciendo una capa de protección para los tratantes”, apuntó Lydia Cacho.

La periodista explicó que desde hace muchos años Querétaro y San Luis Potosí forman parte de una ruta importante de las redes de trata. En este sentido, criticó la indiferencia y falta de acción por parte del gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, para combatir el fenómeno y cuestionó si existe algún tipo de compadrazgo del mandatario con los grupos criminales.

Por otro lado, Lydia Cacho también criticó el hecho de que algunos medios aún no entiendan cómo se debe hacer una cobertura desde la perspectiva de género. “De lo que estamos tratando de hablar es de una nueva mirada para entender el comportamiento de los seres humanos y como entre los hombres y las mujeres y todas la nuevas formas de identidades de género se comportan, viven, conviven, atacan, ejercen violencia unas entre otras”, explicó.

Asimismo, Cacho Ribeiro consideró que la crisis que está pasando el periodismo está relacionada en parte con un periodismo misógino. “No sólo está en crisis por temas políticos, económicos, culturales y de corrupción, sino también está en una gran crisis porque hace un periodismo evidentemente misógino, machista, que ha utilizado la presencia de las mujeres para pagarnos menos, para hacernos trabajar más.”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba