Información

Salud: Ante falta de equipo en la sierra, trabajadores ponen de su bolsillo

Landa de Matamoros, Qro.Ante la falta de equipo médico en este municipio, el personal que trabaja en el Centro de Salud de la demarcación debe comprar con sus recursos aquello que necesiten, destacó Rubén Nájera Sierra, médico en dicha unidad: “Lo que ha sido frecuente es el problema con el equipamiento médico para prevenir contagios porque eran insuficientes y de muy mala calidad”, destacó.

En entrevista, el profesionista de la salud manifestó que la plantilla de ocho trabajadores optó por comprar su propio material; indicó que sólo han recibido cubrebocas KN95 del Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud: “Lo que más nos ha impactado es en el material que se nos otorgaba [de las autoridades], que no cumple con las condiciones mínimas para atender: cubrebocas, alcohol, gel”.

Durante la pandemia hubo al menos cinco trabajadoras que se infectaron de COVID-19, la mayoría enfermeras; Nájera Sierra destaca que afortunadamente los contagios se presentaron en distintos momentos, lo cual permitió mantener el servicio, según Nájera, quien lleva 21 años en el sector salud y dos en Landa de Matamoros.

Sobre la atención de sospechosos COVID-19 en la región, el médico precisó que no cuentan con aplicación de pruebas en el Centro de Salud, motivo por el cual algunos casos deben canalizarse a Jalpan de Serra; hay otras personas a las cuales, dependiendo su valoración, se les recetan antibióticos, antiinflamatorios o analgésicos.

Sobre la disponibilidad de medicamentos, externó que la situación es variable, ya que, por ejemplo, al inicio de la pandemia sobraba porque la gente compraba por fuera por el miedo a contagiarse. Para emergencias por coronavirus u otro tipo de enfermedades, ellos no cuentan con ambulancias, sin embargo, Protección Civil municipal sí cuenta con el vehículo, por lo que echan mano de ellos cuando es necesario.

“A pesar de ello (lo pesado del trabajo y carencias) se trabaja con lo que se tiene y se intenta ser eficientes. En esta zona de la sierra mis compañeros son muy comprometidos, a veces nos pasa que cuando vamos a la ciudad de Querétaro nos pasa que hacen comentarios despectivos acerca de que vamos de la sierra, cuando la gente que está aquí es gente comprometida con los usuarios y siempre va a ser prioridad la atención”, defendió.

En esta zona de la Sierra Gorda se atienden principalmente pacientes con diabetes, hipertensión arterial, dislipidemia, etc.; en segundo lugar, mujeres embarazadas y de ahí otras atenciones en general, como problemas respiratorios, intestinales o algunas heridas.

Educación reproductiva, detenida

Por otra parte, a raíz de la pandemia por COVID-19, las personas dejaron de asistir a cursos de prevención y salud sexual en la región, destacó Alma Tepetla Saldaña, coordinadora del área de Salud Reproductiva de la Jurisdicción Sanitaria Número 4: “hubo un decremento en actividades preventivas que se realizaban, aunado a que, en la primera ola, ante el temor del contagio, se dejó de acudir a solicitar atención”.

El área de salud reproductiva se encarga de programas de atención y prevención de cáncer cervicouterino y cáncer de mama; maternidad; planificación familiar; menopausia y violencia familiar, contra la mujer y de género.

Antes de la pandemia de COVID-19 se hacían talleres o pláticas grupales para brindar información, y llevar una estadística de información de los municipios, lo que permite que la doctora Alma Tepetla tenga identificadas problemáticas que se presentan con más frecuencia en cada territorio.

En Arroyo Seco hay más casos de embarazo en población adolescente; en Pinal de Amoles existe mayor problema en cuanto a la violencia contra la mujer; en Jalpan de Serra es el cáncer cervicouterino y el cáncer de mama, mientras que en Landa de Matamoros las mujeres padecen cáncer de mama. La coordinadora de la Jurisdicción 4 menciona que, tras el confinamiento, se afectó el no poder compartir constantemente información preventiva e implicó un aumento de violencia contra la mujer. En lo que respecta a mujeres embarazadas, la alternativa fue formar grupos de WhatsApp para mandarles videos y notas de información, así como estar al pendiente del estado de salud, y en algunos casos de la sintomatología de COVID-19.

Katia Santoyo

Estudiante de la licenciatura en Sociología de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad Autónoma de Querétaro. En proceso de la formación conjunta socióloga en periodismo. Reportera de Tribuna diario desde enero de 2022.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba