Información

Se ‘tambalea’ versión oficial de balacera en Paseo Constituyentes

Por Alfredo Rodríguez

Una semana después de la balacera enfrente de Plaza Constituyentes, que dejó como saldo dos personas heridas (una de ellas de gravedad), las autoridades aún no pueden explicar con exactitud qué originó el enfrentamiento entre los policías y los presuntos delincuentes.

De acuerdo con la versión oficial del procurador Arsenio Durán Becerra, los detenidos asumieron una actitud “agresiva” ante los agentes, quienes respondieron el ataque con la fuerza ‘estrictamente necesaria’.

Sin embargo, los propios detenidos aseguran que los policías se excedieron de sus atribuciones al utilizar sus armas sin ningún motivo, hecho por el que ya presentaron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

La “información de inteligencia” permitió identificar a los presuntos sospechosos

La tarde del viernes 27 de enero, varias patrullas circulaban por las calles y se montaron operativos policíacos en distintos puntos del estado. La Procuraduría General de Justicia (PGJ) informó que como resultado de ello, alrededor de las ocho de la noche, elementos de la Dirección de Investigación del Delito (DID) detectaron y aseguraron a tres sujetos que viajaban en una camioneta Chevrolet, modelo Tahoe, con placas de circulación del Estado de México.

El informe de la PGJ agrega que “de acuerdo con información de inteligencia”, los tres detenidos se encontraban vinculados con la posible comisión de hechos ilícitos, motivo por el que fueron puestos a disposición de la autoridad ministerial.

Derivado de este operativo, indica el informe, los investigadores obtuvieron “datos” respecto a la identidad de más “probables” partícipes en los hechos investigados, así como referencias del vehículo en que se trasladaban.

Con la nueva información, de acuerdo con la procuraduría, las autoridades decidieron implementar un operativo en la ciudad de Querétaro para ubicar a los presuntos cómplices.

Pero no fue, sino hasta tres horas después, a las 11 de la noche, que los agentes lograron ubicar un auto con las características señaladas, una camioneta Mercedes Benz, sin placas de circulación.

La PGJ indica que en ese momento las autoridades marcaron el alto de la unidad, sin embargo, ésta “aceleró la marcha para tratar de darse a la fuga”.

Las autoridades señalaron que finalmente se le pudo dar alcance a la unidad sobre Paseo Constituyentes, momento en que se desató la balacera.

Policías utilizaron fuerza “racionalmente necesaria”, defiende el procurador

El sábado 28 de enero, el tema del enfrentamiento entre policías y presuntos delincuentes ocupó las primeras planas de varios diarios locales, que reprodujeron la información proporcionada por la Procuraduría General de Justicia y añadieron que los agentes respondieron a la agresión.

El periódico Noticias publicó que la balacera se presentó a la 1:25 de la madrugada y de acuerdo con “testigos” se escucharon decenas de disparos; e informó, sin especificar la fuente, que los ocupantes de la camioneta dispararon contra los agentes cuando éstos les marcaron el alto.

Sin embargo, en realidad el reporte de la procuraduría en ningún momento especificó de qué manera se desató la balacera ni quién la inició, tampoco especifican con qué tipo de arma fueron agredidos y de hecho no se habla nunca sobre el aseguramiento de algún artefacto.

En su informe a los medios, la procuraduría sólo apuntó que el “conductor asumió una actitud agresiva hacia los elementos investigadores”, pero no se hizo referencia a una agresión previa contra los uniformados.

Ese mismo día trascendió que los afectados presentaron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, al afirmar que se violaron sus garantías individuales y que se hizo un uso innecesario de la fuerza durante su detención.

Al respecto, Arsenio Durán Becerra, procurador del estado, reconoció que su dependencia recibió el reporte de la CEDH, en donde de acuerdo con los lesionados, no era necesario que los agentes realizaran los disparos, hecho que está en investigación.

Además, al ser cuestionado sobre la posibilidad de que los policías hubieran disparado primero al vehículo, Durán Becerra prefirió reservarse el comentario y dijo que se están investigando todos los detalles de la aprehensión.

Sin embargo, aseguró que los reportes de los policías detallan que los lesionados asumieron una actitud agresiva y que los policías actuaron haciendo uso de la fuerza “racionalmente necesaria” que el derecho le concede al Estado para atender estos casos.

“Estamos verificando los detalles, yo tengo el reporte que sí se asumió una actitud agresiva, sí se pretendió evadir o sustraer al aseguramiento, a la detención que les estaba haciendo los elementos para fines de revisión.

“Esto con el hecho que se está investigando, combinado con el hecho de haber asegurado algunos minutos antes a unas personas relacionadas con la misma situación, todo lo que conforma un panorama que implica ciertos riesgos y ciertas medidas que necesariamente se tienen que tomar para proteger la situación”, manifestó.

El saldo final del enfrentamiento, aclararon las autoridades, son tres personas detenidas que viajaban al interior de la camioneta: dos hombres y una mujer. Uno de los varones resultó herido de gravedad ya que recibió cuatro disparos, mientras que la mujer sufrió un impacto en el pie.

El tercer hombre, dicen las autoridades, asumió una actitud agresiva con los agentes y tuvo que ser sometido, para luego ser trasladado al Ministerio Público.

Vinculan a detenidos con homicidio en San Juan del Río

De acuerdo con la información oficial, el saldo final del operativo de la noche del viernes 27 y la madrugada del sábado 28 de enero, fue el aseguramiento de siete personas, todas involucradas con el robo de combustible.

Igualmente, puntualizó la procuraduría, a cuatro detenidos se les encontró relación con el homicidio de una persona en el municipio de Huimilpan, cuyo cadáver fue depositado en la comunidad de Senegal de Palomas, en el municipio de San Juan del Río.

Este homicidio se habría ejecutado al interior del grupo delictivo, ya que detectaron que uno de sus cómplices estaba vendiendo el combustible por su cuenta, hecho que fue vengado por sus compañeros.

El operativo policiaco también incluyó el cateo de tres viviendas, dos ubicadas en las colonias Milenio III y La Joya –en el municipio de Querétaro– y otra en la comunidad de Los Bordos, en Huimilpan.

En dichos lugares, las autoridades dieron a conocer que fueron aseguradas dos camionetas pick up, un tractocamión, dos pipas para trasladar el combustible y otras herramientas para cometer los ilícitos.

Finalmente, el hombre herido fue dado de alta del Hospital General y fue trasladado a al Centro de Readaptación Social (Cereso) de San José el Alto, hecho que un diario local resaltó con el siguiente encabezado: “Trasladan a mafioso chupaductos”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba