Información

Semblanzas universitarias #TodosSomosUAQ

Camelia Robles / Cristo Alejandro Recéndiz

Alumnos. Académicos. Administrativos. Trabajadores. La comunidad universitaria es mayor a 30 mil personas. Solamente, el cuerpo estudiantil se compone de más de 28 mil alumnos, de los cuales apenas 2 mil 500 cursan algún posgrado. Esta semana dedicamos un espacio a algunos universitarios que día a día se comprometen con su segundo hogar: la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

Sonia González

En su improvisado puesto, con un par de mesas bajo una colorida sombrilla, trabaja una mujer que saluda a sus clientes con una enorme sonrisa. Ella es Sonia González y muchos la conocen como “Doña Lolos”. Frente a la Facultad de Enfermería, justo al lado de uno de los pasillos de Bellas Artes, está una de las señoras más conocidas en la UAQ.

Desde hace seis años, entre ollas llenas de guisos, tortillas, salsas y lolos -los cuales son masa de maíz frita rellena de queso o migajas- despacha a la clientela que va en aumento. Sonia comenzó a llevar comida a la Universidad por petición de los administrativos, quienes estaban “hartos” de los tacos de canasta. Actualmente, alumnos, profesores y personal de la todas la facultades consumen frecuentemente su comida.

Sonia apuntó que está muy contenta con el trato brindado por las autoridades universitarias, ya que le otorgaron el permiso para poner su puesto de comida de lunes a viernes, en un horario de 10 de la mañana, a las 3 de la tarde. Su trabajo es el sustento de su hogar y le permite sacar adelante a su único hijo, quien tiene 13 años.

En su puesto, Sonia ofrece un menú muy variado de platillos y antojitos que incluyen barbacoa, sopa azteca, guajolotes, menudo, gorditas, tacos dorados, queso-carnes, enchiladas verdes, flautas, mole verde y rojo, chiles rellenos, milanesa, tacos de canasta, lolos, pozoles y una vez, cada quince días, lleva caldo de camarón.

Finalmente, Sonia narró que diariamente viaja desde Santa María Magdalena y con la ayuda de dos personas más, monta su puesto, que durante todo el día es concurrido.

Lucio Rosas De la Vega: “El profe Lucio”

A sus 77 años, Lucio Rosas De la Vega se mantiene como el profesor de ajedrez más reconocido del estado. Llegó a la Universidad Autónoma de Querétaro en los años ochenta, cuando Mariano Palacios Alcocer era Rector (1979-1982). Comenzó con sus labores en la hoy Expreparatoria Centro, aunque más tarde perdió su espacio, durante el periodo de Raúl Iturralde Olvera (2006-2012).

En el 2012, ya con Gilberto Herrera en la Rectoría, “El profe Lucio”, como se le conoce, recuperó sus labores académicas y consiguió un cubículo en la Facultad de Ingeniería, donde actualmente imparte sus talleres. Los cursos que ofrece van desde el nivel básico de ajedrez, hasta el más avanzado. Los estudios tienen valor curricular en facultades como Psicología, Ciencias Políticas y Sociales, Ingeniería, así como Filosofía.

Lucio Rosas De la Vega es normalista con especialidad en Historia, aunque ha dedicado gran parte de su vida a la enseñanza del juego “más culto de todos”, el ajedrez. Apuntó que se siente orgulloso de que ahora, muchos de los alumnos a los que enseñó cuando eran niños, están estudiando sus maestrías y doctorados.

Considera que la importancia de que las personas aprendan ajedrez, no es sólo la técnica del juego, sino que se trata de fortalecer la toma de decisiones y de fomentar actitudes que sirvan para la vida personal de quien lo practica.

Marta Laura Ocampo Roja, “Martita”

Una mujer que trabaja arduamente y que apoya a los integrantes de este semanario. Ella es Marta Laura Ocampo Rojas, a quienes muchos llaman “Martita”. Lleva cerca de 22 años trabajando en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, en donde comenzó su labor como auxiliar de administración y desde el 2003, es secretaria de TRIBUNA DE QUERÉTARO.

Marta Ocampo es maestra de primaria normalista, pero nunca ejerció. Sin embargo, aseguró que tiene un buen trabajo y que la convivencia con los alumnos que laboran en el semanario, la mayoría estudiantes de Comunicación y Periodismo, le permiten trabajar en un ambiente agradable.

Recuerda que son muchas generaciones que ha visto pasar desde que está en este periódico fundado en 1997. Ha visto crecer a muchos reporteros y periodistas, quienes actualmente trabajan en diversos medios de comunicación del estado.

“Don Chilo”. De un cuarto de intendencia a la Galería del Recuerdo

Rodeado de fotografías, cuadros, dibujos, documentos e instrumentos de física del Colegio Civil de Querétaro, en un cuarto que se ubica debajo de una escalera de edificio de la Expreparatoria Centro. Es el ambiente de Cecilio Sánchez Garduño, ‘don Chilo’, quien recuerda con nostalgia lo que alguna vez fue la Universidad Autónoma de Querétaro.

Cuenta que con el tiempo, lo que era el Departamento de Mantenimiento e Intendencia de la actual Facultad de Filosofía, se convirtió en una colección de artículos históricos. Fue fundada en 1985 bajo el nombre de “Rincón del Recuerdo”. Posteriormente, en 1993, el rector Jesús Pérez Hermosillo inauguró la colección y se cambió el nombre por Galería del Recuerdo.

‘Don Chilo’, como le dicen sus compañeros de trabajo, cuenta que además de su inclinación por coleccionar cosas, también le gusta la Historia, en especial la referente a los Jesuitas, ya que fueron los primeros en institucionalizar la educación, con la fundación en Querétaro del Colegio de San Ignacio de Loyola, en agosto de 1625.

Posteriormente, en el año de 1994, ‘Don Chilo’ se jubiló y amplió su colección con más de mil 800 imágenes enmarcadas, que incluyen a estudiantes, periodistas, cronistas y antiguos alumnos, quienes fueron fotografiados “in fraganti” desde 1985, personas que frecuentemente visitan la galería para recordar su paso por la Universidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba