Información

Si el PAN no tiene democracia interna, menos tendrá al exterior

“Me gusta la idea de las elecciones directas, pero entiendo que hay muchos problemas”, opinó la especialista Martagloria Morales Garza

Por: Víctor Pernalete

Luego de que Francisco Domínguez Servién, senador de la República, declarara para Tribuna de Querétaro que prefiere que la democracia interna se suprima en el Partido Acción Nacional (PAN), Martagloria Morales Garza, doctora en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), se dijo renuente de que se tome dicha medida.

La experta en ciencia política explicó que si se es incapaz de crear las condiciones adecuadas para generar una democracia interna, no se puede pretender hacerlo en el exterior.

“Yo sería renuente porque cómo van a luchar y pedir una democracia en el exterior si no son capaces de construir una verdadera democracia al interior de los propios partidos. Me gusta la idea de las elecciones directas, pero entiendo que hay muchos problemas.”

La académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPS) de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) explicó algunas de las razones por las cuales el proceso de democracia interna de Acción Nacional se ha viciado hasta llegar al escenario actual, en el que el partido blanquiazul se enfrenta a una profunda reforma estatutaria en los próximos meses.

Recordó que el PAN es un partido de cuadros, formado no por grandes números de militantes, sino por personas específicas que comparten ciertas características.

Dichos partidos nacieron en la democracia conocida como “censitaria”, en las que sólo un reducido número de personas podía votar; hombres mayores de edad que además fueran educados y tuvieran una posición económica preponderante.

Con la aparición de la democracia universal, los partidos de cuadros fueron entrando cada vez más en un halo de incongruencia, reflejado especialmente en el caso de Acción Nacional.

Morales Garza lo explicó de la siguiente manera:

“Cuando los partidos se mantienen como de cuadros, y ya existe una democracia prácticamente universal, estos partidos se someten a una tensión, porque sus militantes que podrían ser, no es el caso del PAN, pero podrían ser grandes figuras intelectuales, académicos y demás, ya no corresponden con el perfil de los electores.

“Esta tensión se genera al interior de Acción Nacional, que es un partido de cuadros, ellos tienen más o menos registrados unos cinco mil electores, pero en todo el estado hay unos 600 mil ó 700 mil electores. Es una pequeña fracción. La cercanía entre este partido y la población no existe, porque los perfiles no coinciden”, señaló.

 

¿A quién elegir?

Los panistas, con el avance de la democracia, empezaron a tener cada vez mayores conflictos para elegir a sus candidatos, quienes no sólo debían ser congruentes con la ideología del partido, sino que además debían tener la capacidad de ganar elecciones.

“Lo que sucede con las elecciones internas es que los militantes privilegian a los candidatos militantes de largo aliento que ideológicamente son convergentes con los ideales del partido y que no necesariamente eso corresponde con el agrado del ciudadano, que son los que tendrían que ratificar esa elección, por decirlo así, a nivel constitucional.

“Te das cuenta que es un problema”, consideró Morales Garza.

Adherentes, la disyuntiva

Con el acercamiento de la ciudadanía a los asuntos políticos, Acción Nacional se vio cada vez más alejado de la gran mayoría de la población; fue entonces cuando la figura del adherente empezó a tomar peso.

Los militantes activos debían ser personajes con años de servicio en el partido, en cambio los adherentes entraban en un modelo de “prueba” mientras demostraban ser lo que el PAN esperaba de ellos.

Aunque en un principio éstos podían participar de los procesos internos del partido, esto cambió y la situación dio un viraje crucial.

“Lo que sucedía es que los adherentes eran metidos por los candidatos, un año antes, de manera tal que incrementaban su caudal, y entonces quienes especulaban serán candidatos para un puesto, iban metiendo como adherentes a sus afiliados para asegurar que ellos ganaran la elección. Ellos sólo se estaban haciendo daño”, explicó Martagloria Morales.

Actualmente, el PAN se encuentra en un proceso de renovación de su padrón de militantes, y dentro de las posibilidades que existen para la reforma estatutaria del mes de marzo, está la supresión de la figura del adherente.

Al respecto, la docente de la FCPS manifestó que su opinión “respetuosa es volver al principio, que si quieren dejar a los adherentes que los dejen, pero que no sean electores. Esto evitaría el problema de que haya comportamientos oportunísticos al interior de los partidos, que es a los que se refiere Pancho Domínguez.”

 

Cultura clientelar, el “verdadero enemigo”

Para Martagloria Morales Garza, más allá de ir detrás de los procesos de democracia directa a nivel interno, lo importante es acabar con las prácticas que han viciado dichos procesos.

–¿Tiene que ser democrático el proceso de elección de candidatos?

–No necesariamente, eso lo decidirán los militantes, el problema es que se va a volver muchísimo más clientelar que ahora. Siempre será más fácil cooptar, convencer, comprar, como le quieras decir a cinco, que a 50, 500 ó cinco mil.

La doctora en Ciencias Sociales indicó que actualmente los procesos internos de los partidos carecen de certeza, y de ahí que, más allá del proceso escogido para elegir candidato, al final ninguno aparente ser el indicado.

“Los procesos al interior de los partidos tienen carencia de certeza, el candidato que pierde no tiene claro a dónde va, de qué va a quedar, si va a ser un enemigo acérrimo o no, y entonces tiene muchos incentivos para irse a otro partido. Los procesos que no son cuidados y reglamentarios pueden generar en vez de ventajas, desventajas.”

Por último, Morales Garza destacó la decisión de Acción Nacional de enfrentar la problemática generada y por tener una actitud de autocrítica.

“El PAN está demostrando de qué está hecho, tiene autocrítica, a lo mejor algunos militantes no están de acuerdo, pero creo que están al menos tratando enfrentar el problema con un autodiagnóstico y piensan que estas modificaciones estatutarias pudieran ser importantes.”

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba