Información

“Si entro al Ejército me sentiría orgullosa y satisfecha”

Por Martha Flores

A pesar de la disminución de más de 15 mil mujeres voluntarias en el Servicio Militar durante un periodo de 10 años –de acuerdo con estadísticas oficiales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena)–, entre un sector de queretanas todavía se mantiene el interés por formar parte del Ejército mexicano o, en general, de las Fuerzas Armadas.

 

Mientras que en 2000 fueron 18 mil 88 mujeres las que se enlistaron como voluntarias al Servicio Militar Nacional, 10 años después el número fue de dos mil 349. En el transcurso de esos 11 años, en total se enlistaron 81 mil 558 mujeres, con base en información de la Sedena.

 

Inspirada en su hermano, que estuvo como soldado un año, Claudia Monserrat Martínez, quien vive en Querétaro y cuenta con 20 años de edad, pretende para el próximo año entrar a la preparación de la Fuerza Aérea Militar, con el objetivo de ‘servirle a la nación’.

 

Entrevistada previo a la conmemoración del Día del Ejército (19 de febrero), Claudia recordó que desde los 18 años ha pensado en convertirse en militar, “los veía y me agradaba su presencia, me imponían, siento que se imponen: ves pasar a un militar y volteas a verlo”.

 

Al preguntarle que si ve con el uniforme del Ejército, respondió que sí, pues se sentiría ‘satisfecha’ por haber logrado entrar o se sentiría orgullosa de portar ese uniforme.

 

Claudia Martínez señaló que no es sólo una práctica para hombres porque todos tienen las mismas capacidades, aunque está consciente de que habrá limitantes.

 

La disciplina y la lealtad son los valores que considera más importantes en el Ejército y por los que se ve tentada a probar suerte ahí, además de que le parece digno de reconocer el esfuerzo que hacen por mantener seguros a todos.

 

Anotó que a pesar de que la mayoría de la gente piense que los militares sólo se dedican a ‘atacar a los narcos’, también trabajan mantener a la gente segura.

 

Martínez expresó que cada vez son más las mujeres que se presentan al Ejército, porque se ha promovido la equidad de género, además de que las motiva la idea de poder decir que ellas también pueden hacer lo mismo que los varones, “tenemos las mismas capacidades para hacerlo”, manifestó.

A partir del 2000 comenzó la participación voluntaria de la mujer

Hasta hace apenas 12 años fue que el Ejército nacional aceptó que mujeres brindaran ese tipo de servicio, esto para aplicar el artículo 4° que establece la equidad de género según la Constitución federal, es así que desde 2000 las mujeres demuestran que tienen las mismas capacidades y aptitudes para pertenecer a dicha institución castrense.

 

En el programa de enseñanza militar, la Sedena pretende proporcionar los conocimientos básicos del adiestramiento militar, fomentar en las mujeres voluntarias el nacionalismo y el respeto a los símbolos patrios, contribuir a realizar acciones cívicas y obras sociales que procuren el desarrollo y progreso del país, así como fomentar un mayor rendimiento en los conscriptos, a través de la sana competencia con la mujer voluntaria, incorporada al programa de adiestramiento militar del Servicio Militar Nacional.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba