Información

Si #YoSoy132 continúa vigente en agosto, vendrá “alguna tontería” de Calderón

Por Miguel Tierrafría / Carlo Aguilar

Si el movimiento #YoSoy132 trasciende el contexto electoral y adquiere una dimensión más allá del 1° de julio, “no creo que le tiemble la mano al régimen de Calderón, como despedida, para hacer alguna tontería”, que sería reprimirlos con la fuerza pública, advirtió Pedro José Peñaloza, ex director general de Prevención del Delito y Servicio a la Comunidad en la PGR y autor del libro México a la deriva: Y después del modelo policiaco, ¿qué?

Entrevistado en las instalaciones de Tribuna de Querétaro, el doctor en Ciencias Penales y Política Criminal anticipó que los jóvenes que participan en #YoSoy132 pueden unirse a algún movimiento postelectoral, lo que incrementaría la posibilidad de que el régimen decida utilizar el aparato de seguridad del Estado para reprimir.

“La bisagra que puede favorecer a la represión es que este movimiento se vincule a un proceso postelectoral, es decir si el movimiento #YoSoy132 se une como bisagra en la hipótesis de que haya un movimiento postelectoral de impugnación, si hay alguna irregularidad y ellos se meten a eso… creo que sí está en la agenda de riesgo si el movimiento adquiere una dimensión fuera del control formal y fuera de la coyuntura electoral”, alertó.

“Si este movimiento continúa después de las elecciones, el escenario será distinto en este país. Entonces tendríamos un movimiento juvenil que no se deja atrapar por las redes de la coyuntura sufragista y empieza a discutir otra agenda”, consideró

De acuerdo con quien también escribió el libro La prevención del delito: una asignatura pendiente, los jóvenes “vienen construyendo una agenda de transformación como lo están haciendo ahora. Me parece que por fin el país cambia, que ya no están atrapados en esta coyuntura y empiezan a construir otra agenda”.

De acuerdo con el especialista y quien presentó su más reciente libro en el Aula Forense de la Facultad de Derecho el viernes ocho de junio, el movimiento #YoSoy132 tiene los elementos para ser “similar al chileno”, sobre todo si se mantiene vigente después de las elecciones.

“Si los jóvenes hoy rompen el circuito de las elecciones y después siguen organizados, ahí sí te puedo decir que la agenda se cambió, porque los jóvenes van a empezar a discutir en el corazón del problema, van a empezar a decir ‘empleo, salarios, oportunidades’”, expresó.

“A los jóvenes los usan para adornar escenarios y mítines”

Pedro José Peñaloza señaló que durante el sexenio de Felipe Calderón se visualizó a los jóvenes solamente como un tipo de escenografía ya que no los consideraron como personas activas.

“Los jóvenes son simplemente, digamos, protagonistas de escena: los usan para adornar escenarios, mítines, pero no para ser sujetos activos”, advirtió.

Ante la situación social y política del país y con base en el balance que hace en su libro México a la deriva, Peñaloza sugirió invertir la ecuación en donde los jóvenes se vean beneficiados en oportunidades hasta lograr que quienes tienen en sus manos la riqueza del país, otorguen los impuestos que deben pagar ante Hacienda.

“Lo que estoy planteando en el libro es que estamos viviendo en un callejón sin salida, me han preguntado si hay salida. Claro que sí, implica modificar el modelo de desarrollo, cambiar la ecuación, ¿qué implica esto? Implica que dejes de priorizar el gasto público en seguridad pública y lo metas a los sectores sociales”

“Tenemos una ruta que nos está llevando al precipicio porque estamos pensando que a más policías habrá más seguridad, que a más cárceles más seguridad, a más militares más seguridad y la ecuación es al revés”, expuso.

El especialista planteó que los jóvenes, al no tener las oportunidades que se requieren, sólo tienen tres vías de salida, emigrar a Estados Unidos, el comercio informal o la delincuencia.

En este último caso, a los jóvenes que por la falta de oportunidades de educación o empleo se les criminaliza.

“Tenemos el siguiente panorama: cada año en la UNAM realizan examen 150 mil y entran 10 mil, la pregunta que nadie se hace, que yo no he escuchado que se haga Calderón y sus asesores, es qué va a pasar con los 140 mil. Sí respondo a eso en el libro y ahora 140 mil que no entran a la universidad son atrapados por la frustración, el rencor social y el desánimo.

“Esos tres elementos son suficientes para que se involucren en actos delictivos o violentos, claro los jóvenes se pueden ir a tres lugares: comercio informal, Estados Unidos y la delincuencia, no se van a otro lado, no se van a su casa a rascarse el estómago.

“Entonces, ¿qué es lo que ha pasado?, se ha criminalizado a los jóvenes. Esa variable de cómo se comportan los jóvenes está demostrado en su persecución”, concluyó.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba