Información

Sicilia debe vigilar que no le “arrebaten” bandera: Burgos

Por Carlo Daniel Aguilar González

 

Javier Sicilia, líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, “debe ser vigilante” para que se preserve “la pureza” y “la expresión pacífica” del movimiento que encabeza, de forma que continúe “al margen de manipulación o de intento de que otras expresiones le arrebaten una bandera limpia, genuina”, consideró el ex gobernador Enrique Burgos García, ex diputado federal, ex senador y actual presidente de la Fundación UNAM en Querétaro.

Entrevistado por este medio, Burgos García resaltó el hecho de que los gobiernos no deben minimizar o menospreciar las propuestas surgidas del movimiento que lidera Sicilia, porque esto provocaría, a decir del ex mandatario queretano, que se “agravara el escenario” político social en el país.

–Desde su punto de vista, ¿en qué ha contribuido el movimiento del poeta Javier Sicilia por una parte para aminorar el dolor por las más de 50 mil vidas humanas que se han perdido en estos cinco años, y en la vida pública, en el mejoramiento del combate a la delincuencia organizada?

–Podrán algunos coincidir o no con Javier Sicilia, pero es el surgimiento de una voz que expresa un sentimiento que abarca muchas familias, yo diría que cientos de familias. Se convierte de manera natural en una especie de vocero. Es una expresión pacífica, que no solamente está inconforme, sino que también hace planteamiento. ¿Es una contribución? Sí lo es.

Hay que oírlo y hay que adherirlo a los planteamientos. Ignorarlo o desconocerlo francamente no haría sino agravar el escenario. Creo que es una voz válida, importante. Él, en lo personal, me parece un hombre bien intencionado, limpio, y además, un hombre que lleva sobre sus hombres el dolor de la pérdida de una vida.

Entonces creo que es una figura digna, digno él y digna de ser atendida.

–De los planteamientos que el señor Sicilia ha expresado al Gobierno Federal, ¿cuáles, desde su punto de vista, deben incluirse urgentemente en el mejoramiento de la seguridad pública nacional?

–Creo que son varios. Sí, reconocer el compromiso que tienen las autoridades en esto, nadie estaría en contra de que se ataque al crimen organizado. Yo creo que en esto hay un mínimo de compromiso de todos. Nadie está de acuerdo con el narcotráfico, nadie lo va tolerar, primer criterio que él asomó y que todos debemos compartir.

Segundo, respeto a los derechos humanos.

–¿Al Gobierno Federal le ha faltado este tema?

–No quisiera entrar en esa polémica, pero creo que es un tema que ahí está. Es un asunto que hay que cuidar y vigilar. ¿Por qué? Porque se trata nada menos que de un derecho elemental y fundamental. Yo me quedaría con esos dos planteamientos, porque los dos son pilares de la oportunidad de un contexto social con un mínimo de armonía.

–¿Qué le ha faltado al movimiento de Javier Sicilia, desde su punto de vista?

–Bueno, no sé si valga la pena cohesionar un poco más el esfuerzo, y advertir que es un esfuerzo genuino y limpio, y que debe mantenerse limpio y al margen de manipulación o de intento de que otras expresiones le arrebaten una bandera que es limpia, genuina.

Pero en estas cosas también de repente hay que cuidarlo de que nadie le quite la bandera, de que se la arrebaten, o peor aún, que quieran aprovecharla.

Javier Sicilia es un hombre inteligente, creo que debe ser vigilante de que se preserve la pureza, la limpieza, la estabilidad, la expresión pacífica, de buena fe, de su planteamiento.

 

Observatorios ciudadanos de seguridad, “termómetro” de la realidad

Durante la entrevista con el ex gobernador, realizada en las instalaciones de la UNAM campus Juriquilla al término de una ceremonia donde estuvieron presentes José Narro Robles, Rector de la UNAM, y el mandatario José Calzada Rovirosa, Enrique Burgos destacó la valía que adquieren los observatorios ciudadanos en el tema de seguridad pública.

Esto, manifestó, debido a que logran detectar problemas que la administración pública pudiera no ver, y porque se convierten en un “espejo que refleja” los acontecimientos.

–Desde su punto de vista, ¿qué tan necesarios son y cómo deberían funcionar los observatorios ciudadanos de seguridad, en aras de contribuir con el gobierno en la lucha contra el crimen organizado?

–Me parece que son de alta valía, porque es una especie de termómetro que a veces tiene la oportunidad, justamente por ser un observatorio ciudadano o un observatorio social, de estar en el día a día cotidiano, lo que a veces algunas estructuras del poder público a lo mejor no detectan con tanta facilidad, como el señor que comparte con un profesionista, con un estudiante o con un ama de casa, y que tiene la oportunidad de reflejar, por ser parte del observatorio, en una entidad atendible como es un observatorio, y con el compromiso, por supuesto, de los niveles de autoridad, pues de tomar el pulso de ese termómetro.

De que tienen valía, por supuesto, por la fidelidad con la que transmiten.

–En el tema de seguridad pública, ¿qué aspectos primordiales debería cuidar un observatorio ciudadano dedicado a este tema?

–El respeto a los derechos humanos, el cumplimiento por parte de la autoridad policiaca de los niveles mínimos de la responsabilidad que le es atribuida, y luego el seguimiento de las segundas instancias, que son igualmente importantes, pasa de la primera instancia, que es la policía, a los órganos de procuración de justicia y luego a los órganos de impartición de justicia. Policías, Ministerios Públicos, jueces.

Creo que el ser observador y ser un espejo que refleje lo que está ocurriendo creo que ayudaría y lo vería con muy buenos ojos no solamente a la sociedad, sino al propio gobierno.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba