DeportesEscudería TribunaInformación

Sin Checo Pérez no habría bicampeonato

El Gran Premio de Brasil ha sido el fin de semana más escandaloso de todo el año. La persecución por el campeonato terminó hace un par de carreras pero la emoción y la lucha por el subcampeonato está más que viva. Y es que a pesar que Max Verstappen junto a Red Bull ya se han coronado campeones, Sergio Pérez y Charles Leclerc se encuentran empatados en la tabla de pilotos, lo que llevará a decidir el segundo lugar en Abu Dabi, el último GP de la temporada.

La carrera comenzó con varios choques entre pilotos, en la segunda vuelta Ricciardo no pudo frenar a tiempo y sacó de la pista a Magnussen quien después volvió a impactar con el australiano, ambos terminaron fuera de la carrera. Poco después, Norris no le dejó el espacio suficiente a Leclerc quien salió de la pista, pero por suerte logró continuar y de hecho remontó desde los últimos lugares hasta la cuarta posición.

Los choques no terminaron ahí pues Hamilton y Verstappen tuvieron un incidente de carrera, aunque después los comisarios determinaron que la culpa fue del neerlandés, ya que el piloto de Mercedes llevaba la delantera, por lo tanto, el actual campeón recibió una penalización de 5 segundos que tendría que cumplir en su parada en boxes. Al final, el inglés terminaría segundo, detrás de su compatriota George Russell quien realizó un fin de semana espectacular, finalizando en primer lugar (por primera vez) y ganando asimismo la sprint del sábado.

¿Y dónde quedó la polémica?

En las últimas vueltas se creía que los diversos toques entre pilotos se llevarían el protagonismo, pero no fue así, ya que salió a la luz la novela Vertsappen-Pérez. Como se mencionó en un principio, el piloto mexicano de Red Bull aún no se ha rendido en la búsqueda por conseguir el subcampeonato, ya que en caso de lograrlo sería la primera ocasión en obtener ese puesto tanto para Checo, como para un deportista profesional mexicano en este deporte.

El fin de semana Sergio Pérez tuvo algunos altibajos, pues logró liderar la práctica uno, pero en la carrera sprint, no tuvo el ritmo necesario para alcanzar a los primeros lugares de la parrilla de salida que esta otorga, pese a eso, se llevó cuatro puntos importantes que lo establecieron todavía como segundo lugar. Así se mantendría hasta las últimas vueltas en el circuito de Interlagos.

A lo largo de la carrera su velocidad no fue la suficiente, sin importar esto, conservó la segunda plaza unas cuantas vueltas, cuando en un principio había largado desde la cuarta posición. Pero poco a poco se vio superado por el Mercedes de Hamilton, después por Carlos Sainz, Charles Leclerc, Fernando Alonso y por último, su compañero Max Verstappen. A escasas 5 vueltas Max recuperó lugares después de haber caído a las posiciones finales alcanzando a Checo. Sin dudarlo este lo rebasó e inmediatamente el mexicano preguntó al equipo si Max le cedería el lugar pues necesitaba los puntos, a lo que la escudería le hizo ver que así sería, pero el bicampeón no se paró y se quedó un puesto por delante de Pérez.

Las declaraciones de Max fueron que él «dio sus razones» para no dejarlo pasar y «así se mantiene». A lo que Checo en una entrevista post carrera dijo que «se encontraba sorprendido debido a todo lo que ha hecho por Max» y que «si tiene dos campeonatos es gracias a él».

Las palabras del mexicano abren paso al debate, sobre qué tan en lo correcto se encuentra. En múltiples ocasiones Sergio abrió el espacio para dejar pasar a Max, por órdenes del equipo al querer evitar una pelea o la pérdida de ambos monoplazas, pero ahora que Max ya lo ha ganado todo, ¿cuál fue su impedimento al no cederle el espacio?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba