Información

Sismos en Querétaro relacionados con sobreexplotación de mantos acuíferos

A través de los estudios de probabilidad de ocurrencia y potencial sísmico, y con base en el registro histórico que se tiene, Querétaro es considerado una zona con baja probabilidad sísmica, de acuerdo con Ramón Zúñiga Dávila-Madrid, investigador especialista en geofísica y sismología del Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) campus Juriquilla.

En la zona centro del estado de Querétaro, los leves movimientos sísmicos son causados por la subsidencia originada por la sobreexplotación de mantos acuíferos. “No creo que sea necesaria la alerta sísmica en la entidad, aunque algunas instituciones o edificaciones importantes podrían tener el receptor, que transmite a través de ondas de radio cuando se detecta un sismo”, precisó el investigador.

La sismicidad en el territorio nacional se debe a la actividad de las placas tectónicas y fallas geológicas que lo cruzan y lo circundan, por lo que es necesario que esta situación sea considerada en los reglamentos de construcción. En Querétaro la sismicidad es tomada en cuenta parcialmente, pues el capítulo V del Reglamento de Construcción de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Estructural (SMIE) se refiere al diseño de las construcciones por sismos, con una clasificación de estructuras y diversos criterios respecto a los tipos de suelo. Sin embargo, son necesarias normas complementarias al reglamento, pues éste no ha sido modificado desde 1988 y la velocidad de crecimiento de la entidad ha ido en aumento.

Para medir los efectos de un sismo se consideran dos variables: la intensidad, que se refiere a los efectos causados y se mide a través del parámetro de la tabla de Mercalli, así como la magnitud, la cual evalúa el tamaño real de un sismo y se basa en la cantidad de energía liberada a través de la escala de Richter.

La magnitud del sismo del 19 de septiembre fue de 7.1 grados en la escala de Richter; los efectos que se sintieron en Querétaro fueron entre 3 y 4 grados de intensidad, es decir, ligeras vibraciones y daño nulo. En el caso de la Ciudad de México (para comparar) la intensidad fue de 8, con daño en estructuras y colapso parcial”, explicó el investigador.

Además, Dávila-Madrid adelantó que se investiga si existe relación entre los sismos ocurridos el 7 de septiembre en Oaxaca y Chiapas y el otro del 19 de septiembre con epicentro en Morelos y afectaciones en varios estados, ya que ambos coinciden en cuanto al mecanismo, la profundidad y su anormalidad respecto a los que ocurren en la costa del océano Pacífico: “estos dos sismos no ocurrieron por la interacción entre placas tectónicas, sino por la ruptura de una placa que penetra por debajo de la otra… tienen características compartidas y es posible que tengan una relación”.

Lo que el especialista recomienda tanto a la población como al gobierno es la prevención, reforzar los reglamentos de construcción, vigilar que se cumplan y continuar con el monitoreo realizado por los especialistas; así como no hacer caso de los rumores que circulan sobre predicciones de desastres naturales que no tienen validez científica.

Registro histórico de sismos

Los sismos más significativos que han ocurrido en la entidad se han presentado en las zonas del semidesierto, sur y serrana.

En la zona semidesértica, han registrado actividad sísmica los municipios de Peñamiller y Colón en 1996 y 1998, respectivamente. La magnitud registrada en ellos fue de 4.2 a 3.7 grados. En la zona sur, Pedro Escobedo ha sido el municipio en donde han ocurrido más sismos (tres en 1998) y San Juan del Río, también en 1998, con magnitud de 3.3 grados.

Por último, los municipios serranos también han registrado este tipo de movimientos: Jalpan de Serra en 1993 y 1998, así como Arroyo Seco en 1998. Landa de Matamoros vivió el más fuerte en 1887, cuando la cúpula de la Misión local se derrumbó.

El movimiento telúrico en dichos lugares está ligado al fracturamiento y fallamiento de la zona. Las vibraciones llegaron a afectar levemente algunas estructuras sin ninguna pérdida humana.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba