Información

Sistema Anticorrupción no fue un parteaguas: Agustín Alcocer

Si bien es necesario un fiscal independiente al poder, Agustín Alcocer recordó el caso de Santiago Nieto quien al actuar conforme a los lineamientos constitucionales que apoyaban su función, el resultado fue que se le vino encima el sistema y terminaron corriéndolo.

A casi un año de que los sistemas Anticorrupción entraron en operación a nivel local y federal, el doctor en Derecho por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Agustín Alcocer Alcocer, señaló que este sistema no ha sido un verdadero parteaguas en el marco normativo del país: “está integrado por funcionarios del Poder Ejecutivo y un representante Legislativo cuando se necesita un organismo totalmente autónomo”.

Alcocer aseveró que es indispensable que no exista ningún nexo entre el gobierno y el organismo, así como el nombramiento del fiscal general anticorrupción: “si no hay cabeza no pueden ponerse de acuerdo, tenemos el caso concreto de Santiago Nieto quien al hacerse independiente al comenzar a actuar conforme a los lineamientos constitucionales que apoyaban su función, el resultado fue que se le vino encima el sistema y terminaron corriéndolo”.

El doctor de la Facultad de Derecho puntualizó que las declaraciones en las que el subsecretario de la Secretaría de la Función Pública, Javier Vargas, asegura que los resultados de este sistema serán palpables hasta dentro de 10 años, son una forma de señalar que no tienen capacidad para hacerle frente a los problemas: “una de las pocas formas en las que podría funcionar es que lo instalara un gobierno y lo aplicara otro gobierno de otro partido, pero más que anticorrupción terminaría siendo una cacería de brujas”, argumentó.

Sin embargo, posteriormente la nueva presidenta del Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción, Mariclaire Acosta, expresó que después de la partida de Peschard Mariscal, Acosta heredó pendientes como la realización de los formatos de las declaraciones patrimoniales, de intereses y fiscales de todos los servidores públicos.

Corruptos se acabaron la riqueza

El catedrático de la UAQ opinó que México atraviesa un problema muy grave en materia de corrupción: “este fenómeno existe desde siempre, México es tan rico que había suficiente para que los corruptos obtuvieran riqueza; el problema es que se están acabando la riqueza y ya van en contra las clases populares y es cuando estas se están levantando”, indicó.

Agustín Alcocer afirmó que el ataque a la corrupción no empieza desde las leyes: “empieza cuando nuestros estudiantes se den cuenta que esta no es la manera; empezamos en la primaria con la mamá que emite un justificante ‘tranza’ diciendo que su hijo está enfermo, en la universidad cuando el profesor pide ‘pomos’ para no reprobar, en las oficinas cuando el burócrata retrasa intencionalmente los procesos para conseguir alguna ganancia y así sucesivamente”, ejemplificó el doctor Alcocer Alcocer.

A pesar de esto, Agustín Alcocer consideró que es posible modificar el hecho de que la corrupción sea parte central de la cultura en México: “se va a terminar logrando, pero no a través de las generaciones actuales, sino de las nuevas generaciones”, dijo.

“Más que cosa de leyes, acabar con la corrupción es cosa de educación”, apuntó el académico, quien también dijo que el Sistema Nacional Anticorrupción no ha aumentado la confianza de los ciudadanos en las instituciones, sino que ha aumentado el temor de las personas a ser consideradas responsables: “dentro de la corrupción todos somos responsables y mientras este sistema no sea independiente y ajeno al poder público no funcionará”.

Muchos pendientes en el SNA

El Sistema Anticorrupción nació como un mecanismo mediante el cual se combatiría el problema generalizado de corrupción en las instituciones mexicanas; comenzó a operar el 19 de julio de 2017, un año después de que se estableció en las normas del sistema publicadas en el Diario Oficial de la Federación.

La académica Jacqueline Peschard Mariscal, quien abandonó la presidencia el Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción, declaró ante diversos medios que existían innumerables pendientes en su gestión debido a la ausencia del fiscal anticorrupción –hecho que persiste hasta hoy- y la poca cooperación partidista y de la sociedad civil. Al cerrar su etapa señaló que no ‘tenía cifras para presumir’, pues se percató que la corrupción aparece incluso en lugares donde no se esperaba que apareciera.

Por otro lado, la expresidenta del Comité Coordinador, Jacqueline Peschard, afirmó que se había logrado que la sociedad estuviera al tanto de la situación de la corrupción y de los nuevos términos asociados a ella, como las rutas de desviación de los recursos públicos hacia campañas políticas, las empresas fantasmas o las extorsiones de importantes empresas hacia servidores públicos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba