Información

Sistema de partidos provoca “nihilismo social” entre jóvenes

Por Ernestina Hernández

En 2012, “los jóvenes que van a votar son jóvenes integrados, es decir, que han recibido un beneficio, una beca o un apoyo… pero la gran mayoría a los que el sistema de partidos no les resuelve ninguna demanda –no les interesa– pues se crea un nihilismo social. Los que van a asistir a las casillas son los votos que se compraron”, enfatizó Pablo Gaytán Santiago, sociólogo, videasta y doctorante en Ciencias Sociales y Humanidades por la UAM Xochimilco.

Entrevistado por este medio al finalizar la presentación de la revista Metapolítica, evento realizado en la Facultad de Filosofía de la UAQ el viernes 10 de febrero, Gaytán Santiago expresó su punto de vista respecto al papel que jugará la juventud mexicana en las elecciones de 2012 para elegir Presidente de la República.

Al respecto, el sociólogo manifestó que a través de las redes sociales se crea “una forma de despolitización, es decir que los jóvenes no piensan en la auto-organización y por lo tanto que no hagan política”, pues se crean universos imaginarios colectivos, dijo.

“Grupos políticos construyen violencia a través de redes sociales”

Con respecto a la influencia que juega el Internet y en especifico las redes sociales –Facebook y Twitter– como un factor para la violencia entre jóvenes, Pablo Gaytán expresó que a través de estas se edifican enemigos “gratuitos”.

“La violencia convocada a través de las redes sociales es una construcción socio-mediática proveniente de grupos políticos interesados en construir eventos artificiales, a través de estas redes sociales, aunado a la desorientación ética y moral en muchos jóvenes que deciden creer los cuentos, se construyen enemigos gratuitos, chivos expiatorios; hay una construcción socio-mediática centrada en el manejo de las emociones”, explicó.

Pablo Gaytán dijo que no se puede hablar de un arquetipo (en términos antropológicos) del joven mexicano en la actualidad, pues existe una gran diversidad de grupos, determinados por factores de diferente índole: económicos, culturales, sociales y psicológicos.

El estudiante del Doctorado en Ciencias Sociales y Humanidades consideró que “las tribus urbanas están relacionadas con cuestiones políticas que promueven la confrontación, las rivalidades miméticas entre los grupos, lo que produce como consecuencia la despolitización juvenil, ya que hay que explicar la violencia juvenil a partir de la que estimulan las instituciones”.

Más que hablar de grupos contraculturales, para Pablo Gaytán son grupos culturales, ya que la noción de contracultura ha pasado a ser una idea propia del mercado.

“Las tribus urbanas son consideradas tribus desde su forma de vestir y la música que les gusta, pero hacia dentro ellos no se piensan como tribus urbanas; quienes los definen como tribus urbanas son los científicos sociales.

“Los jóvenes se definen como colectivos, entonces el colectivo es una forma de auto-organización de estos grupos para hacer literatura, música, poesía, pintura, arte, pues han de crear la cultura que ellos se reclaman, incluso todos estos grupos tienen una posición política, detrás de esto hay filosofías políticas, sociales”, manifestó.

“Los jóvenes carecen de un proyecto de vida”

Con respecto a los distintos grupos de jóvenes, incluyendo a las tribus urbanas, expuso que “si consideramos los niveles psicológicos de esta masa entre 12 y 29 años, los jóvenes no tienen un proyecto de vida; proyecto de vida que la misma sociedad les demanda; por otra parte cada joven tiene una condición económica distinta, esto influye para que cada uno de ellos tenga formas de responder ante el mundo, ante las carencias familiares, escolares y más.

“Todos estos conflictos producen el hecho natural de la violencia entre jóvenes, pero no sólo existe el hecho natural, sino las rivalidades miméticas, es decir ‘yo quiero los tenis del otro o la competencia por estar con el mejor chavo o la mejor chava’ según los estereotipos que determinan los medios de comunicación. Entonces todo esto desata la violencia simbólica y la violencia física”, advirtió.

Al retomar la situación de violencia por la cual cruza el país y la situación de los jóvenes, Gaytán Santiago explicó que “el movimiento alterado lo crea una empresa criminal derivada de las redes del narcotráfico, promueve una estética con respecto a la violencia: la cultura de los cárteles por ejemplo”.

Para concluir, hizo la distinción entre ‘tribus urbanas’ y las pandillas. A esta última la definió como “un grupo gregario e instintivo, están en la periferia de las ciudades y se reúnen primeramente para la defensa de sí mismos o para defender su territorio –una esquina o un barrio– lo importante es que no pasan de sus propios territorios, no va más allá del instinto de defensa y con lenguaje muy cerrado.

“En cambio una tribu urbana y lo que está detrás de eso que llamamos ‘colectivos’, construyen un sentido a partir del arte, de la cultura, la música, la filosofía, la poesía, la escritura”, concluyó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba