San Juan del Río

Ambientalismo: El río y la contaminación que arrastran sus aguas

Se llevó a cabo un 92 por ciento de limpieza del Río San Juan, por parte de las autoridades del municipio de San Juan del Río, encabezado por el alcalde Roberto Cabrera Valencia; sin embargo, en el boletín emitido el 24 de abril del año en curso, no se mencionó nada acerca de las soluciones implementadas para atender la contaminación del río generada por la industria.

Cabrera Valencia calificó a la limpieza del río como algo “inédito en la historia de San Juan que entre los tres niveles de gobierno y la sociedad trabajemos por recuperar nuestro río, embellecerlo, cuidarlo y conservarlo”.

Décadas de denuncias

Este río surca al municipio de Sur a Norte. Se origina del agua proveniente de la Presa San Ildefonso, localizada en los límites con el Estado de México, así como del agua proveniente de la Presa Huapango a través del río Arroyo Zarco. Atraviesa la zona urbana de la cabecera municipal y descarga sus aguas en la Presa Centenario, ya en el municipio de Tequisquiapan de acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

La contaminación del emblemático río San Juan es un asunto que durante años ha permanecido a la agenda pública de San Juan del Río, pues debido a malos olores, a la cantidad de basura acumulada y a la forma en la que se presenta como un foco de infección ha sido tema de denuncia.

En noviembre del año 2007 hace 15 años, el entonces diputado federal, José Luis Aguilera Rico, solicitó a la Secretaría de Medio Ambiente y recursos naturales (Semarnat) y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) través de una proposición con punto de acuerdo, investigar a las empresas Kimberly-Clark de México y Kaltex por posibles daños ecológicos del Río San Juan.

En dicho documento se hace mención del fracaso de las jornadas para rescatar el Río San Juan: “Han pasado cinco administraciones municipales y todas ellas han convocado a la sociedad de San Juan del Río a recuperar el Río San Juan, en este sentido, se han hecho jornadas ambientales, así como programas municipales, pero todas han fracasado”, argumentó el entonces diputado, hace 15 años.

Estudio del río

Aunque no es muy reciente, no hay uno más actualizado y es que en un estudio titulado Evaluación del riesgo sanitario ecológico en la cuenca del Río San Juan, presentado por la Conagua en 2008, la información de los componentes contaminantes hallados en las corrientes del río detalló que se encontraron químicos inorgánicos.

El informe ubicó la presencia de aluminio, arsénico, cadmio, cromo, mercurio, níquel, plomo, zinc y cianuro. Las muestras se tomaron directamente en las descargas y también en la corriente principal del Río San Juan. El estudio advirtió que los niveles para el cromo, el níquel y el zinc estaban por encima de los valores permitidos en las descargas.

A partir de la revisión y consulta de diversos medios de comunicación, en 2013 investigadores de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), advirtieron que las descargas de origen urbano e industrial hacia el Río San Juan, afectaba a más de 500 mil personas en la entidad, dato obtenido a partir de la consulta de diario nacional La Jornada.

El río siempre ha estado en malas condiciones, es algo que se sabe pero que no se soluciona del todo, la contaminación que generan las empresas para nuestro municipio es en donde las instituciones se hacen de la vista gorda”, declaró Agustín Hernández, habitante de la comunidad La Llave.

El Ingeniero Manuel Ávalos Castañeda, ambientalista y presidente del Consejo ambiental de San Juan del Río, confirmó que la limpieza reciente del río si es un acontecimiento importante y significativo ya que estas jornadas tienen la intención de “disminuir índices de inundación y mejorar la calidad de vida de los lugareños”.

Explicó que durante la jornada se sumaron muchas personas para quitar los diferentes taponamientos alrededor de los 19.5 kilómetros del río, entre ellas, colectivos ambientalistas, estudiantes de la UAQ y unidades de Bomberos.

“Hemos visto que a pesar de que se han llevado a cabo estos tipos de limpieza la gente sigue tirando basura, no hay esa consciencia colectiva (…) realmente los ambientalistas no somos limpiadores del río, nosotros nos enfocamos a la parte social de darles educación ambiental para evitar situaciones y se consiga un objetivo común por nuestro medio ambiente”, explicó el ambientalista.

Escurrimientos clandestinos y aguas negras

“Conagua ha sido omiso en muchas situaciones de denuncia”, refirió Avalos Castañeda, prueba de ello, es que hasta el día de hoy no ha habido una resolución final sobre el tema. “Hemos encontrado descargas clandestinas de talleres, empresas y comunidades que siguen vertiendo sus aguas negras al río (…) habíamos localizado aproximadamente 27 escurrimientos de descargas clandestinas desde el Puente de la Historia”.

Los ambientalistas denunciaron con la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SEDESU) y lo que se logró a partir fue la cancelación de dos descargas “lo demás le corresponde a Conagua, a Conagua se le ha buscado”.

Ávalos Castañeda expresó que el proceso de denuncias no es eficiente, ya que al denunciar 24 o 48 horas antes una descarga de alguna empresa, ésta se da a la tarea se lavar su tratadora de agua y eliminar la evidencia, entonces para cuando la dependencia gubernamental llega, no hay delito que perseguir, porque todo está dentro de los límites. “La lluvia pasada vimos que de las alcantarillas salía hasta espuma, incluso por ahí nos reportaron que en Haciendas un dren pluvial se estaba incendiando, esto nos marca que están vertiendo solventes, gas o alguna otra sustancia”, argumentó Ávalos Castañeda.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba