DestacadasSan Juan del Río

La izquierda sanjuanense existe

En San Juan del Río ha habido movimientos sociales que han pasado desapercibidos a lo largo de la historia, pues casos como lo son la lucha obrera por parte de trabajadores de la empresa Kimberly-Clark y el cómo la empresa Pascual pasó de tener un mando totalitario a ser apropiada legalmente por sus trabajadores son sucesos que el historiador Kevyn Simon Delgado ha documentado en el segundo tomo de Queréraro, historia de lucha.

En entrevista, el egresado de la Licenciatura en Historia y de la Maestría en Estudios Históricos de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) nos reveló algunos de los casos más significativos en torno a movimientos sociales en San Juan del Río que no han sido tan analizados en el entorno histórico.

En cuanto a la idea que muchas personas llegan a tener afirmando que “en el municipio no sucede nada”, el autor sostiene que es debido al discurso que ha permeado por los gobiernos de derecha, pues sostiene que “al momento de ellos monopolizar la discusión pública y el relato histórico han invisibilizado y minimizado otras corrientes de izquierdas dando la impresión de que aquí no hay movimientos sociales”.

El caso de la desaparición de Arnulfo Córdova Lustre, militante del Partido Comunista Mexicano (PCM) y líder del movimiento obrero realizado en la empresa Kimberly-Clark, de la cual era trabajador, es uno de los más destacados por el autor debido a toda la investigación e implicación que hay detrás de este caso.

El 10 de marzo del año 1981 sería detenido junto con Luis Carlos Loya Sánchez como los únicos responsables del conflicto ocurrido en la empresa debido a las huelgas que se estaban realizando; sin embargo, poco después, el 24 de marzo del mismo año se reportó la desaparición formal de Arnulfo lo que terminó causando revuelo por parte del Partido Comunista y llevó a que se realizaran protestas a nivel nacional.

Aproximadamente dos meses después la Policía Federal sí había comenzado una investigación en torno a lo sucedido con Arnulfo, donde se reveló que éste había sido asesinado.

Kevyn se enteró de esto gracias a la frecuencia y cercanía que tenía con distintos archivos a los que consultaba pues afirma que:

“el acudir de manera tan frecuente eventualmente me posibilitó a tener acceso a documentos a los que en ese momento yo no tendría por qué tener acceso, sin embargo, debido a esta confianza pude ver todo lo que había detrás del expediente y pude ver las fotografías realizadas por la Dirección Federal de Seguridad en donde encontré las fotografías de Arnulfo asesinado”.

Dentro de la información a la que no le daban acceso se revelan tres presuntos policías municipales involucrados en su asesinato; por lo que estos fueron arrestados, reconocieron haber participado en el asesinato y dieron a conocer la locación donde se dejó el cuerpo de Arnulfo, sin embargo, el autor afirma a que todo apunta a que a estos policías únicamente como “castigo” los trasladaron de San Juan del Río a Querétaro y no se supo más de ellos.

Actualmente el caso de Arnulfo sigue declarado como “desaparecido” y toda la información descubierta por el historiador nunca se le dio a conocer a la familia ni al público en general.

En la presentación del segundo tomo de lo que pretende ser una triología Querétaro, historia de lucha, realizada en la UAQ, destacó la importancia de otros movimientos sociales ocurridos en el municipio de San Juan del Río como punto de referencia para intercambio de armas e información por parte del Movimiento Acción Revolucionario (MAR) y de manera más indirecta pero no menos importante la formalización de la empresa Pascual como cooperativa tomada por trabajadores, aunque la mayor parte de este movimiento ocurrió en la capital y no en el municipio.

Con un compendio de cerca de 180 entrevistas realizadas para su investigación, el autor invitó a todos aquellos interesados en la historia a que lean y escriban para tener un mayor acercamiento a la historia con la espera de fomentar la recopilación de la información y publicar lo que se propongan, pues desde sus palabras “la lucha colectiva siempre es mejor” y de esta forma podrán salir a la luz más historias que revelen toda la lucha social que se ha desarrollado en el municipio.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba