DestacadasSan Juan del Río

Minería: el gigante de la contaminación

Las minas de mercurio de los municipios de Peñamiller y de Pinal de Amoles contribuyen en un 91.5 por ciento a la contaminación por la producción de este mineral, de acuerdo con el informe de evaluación de las fuentes principales en el sector de minería primaria en Querétaro y desarrollo del inventario de sitios, elaborado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) junto con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

De acuerdo con el Panorama Minero del Estado de Querétaro, publicado por la Subsecretaría de Minería del gobierno federal, se tienen evidencias de actividad minera en la Sierra Gorda desde épocas lejanas. “Según estudios arqueológicos, se realizaron explotaciones a cielo abierto desde el siglo XIII y subterráneas alrededor del siglo X, para producir cinabrio (mercurio), que se utilizaban en rituales” del México Antiguo, señala el texto.

La Secretaría de Economía presentó en los Datos Abiertos-Cartografía Minera, el total de concesiones en el estado que, hasta diciembre del 2017, registraba 385 concesiones vigentes en un área de 102 mil 279 hectáreas.

De acuerdo con los resultados del estudio realizado por la UNAM, se identificó que existen distintos niveles de problemas ambientales en la región. Entre Peñamiller y Pinal de Amoles las principales minas que concentran una mayor producción generan un 87 por ciento de contaminación ambiental y la totalidad de las minas de estos municipios generan un 91.5 por ciento.

Los sitios potencialmente contaminados son las minas de: Los Santos en Pinal de Amoles; Cristo Vive; Camargo ambas de Peñamiller y Soledad de Pinal de Amoles. En total, las minas encuestadas producen 102 toneladas Hg (hectogramo) por año, producen casi la mitad de las exportaciones de mercurio de México cada año y liberan más de dos toneladas de mercurio en los suelos del área anualmente.

Además, se estimó que la evaluación de las fuentes principales en el sector minería primaria en Querétaro y desarrollo de inventario de sitios, las minas liberarían 758 kg de mercurio al aire y 182 kg de mercurio a los suministros de agua locales.

¿De qué manera contamina el mercurio?

La evaluación realizada en 2020 explica que, cuando se encuentra en la mina, el mercurio es relativamente inmóvil en el medio ambiente. Sin embargo, durante el procesamiento, se excavan vetas y el mineral se tritura y se quema, liberando el mercurio que contienen. El mercurio se evapora a temperatura ambiente.

A 24ºC, el mercurio en un espacio confinado puede resultar en niveles de aire muy tóxicos. Por lo tanto, los mineros que trabajan en pozos subterráneos, donde existe mercurio elemental junto al cinabrio, sulfuro de mercurio, donde se extrae este mineral, corren un gran riesgo. Una vez que el mineral sale del suelo, se tritura y se clasifica para seleccionar manualmente material con alto contenido de cinabrio.

Después de la clasificación se quema en un horno de leña encerrado en una campana extractora rudimentaria; los vapores se condensan en la campana extractora y descienden por tuberías de hierro hasta los contenedores.

El material residual, llamado calcina se desecha al azar con el sobrecargado de la mina cerca de la mina. Las calcinas todavía contienen altos niveles de mercurio a los que simplemente no se podía acceder a través de este proceso rudimentario.

Asimismo, la sobrecarga de la mina, ahora excavada y triturada, presenta un riesgo de contaminación. La sobrecarga mal manejada puede resultar en una variedad de peligros ecológicos como el drenaje ácido de las minas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba