DestacadasSan Juan del Río

SJR: ¡Por el derecho a decidir, por Diana Coronado, mujer, esta es tu lucha!

Domingo 26, llegamos al Mercado Juárez, veíamos que poco a poco los paliacates verdes se iban uniendo, mucha gente estaba sentada en las jardineras nos seguía con la mirada, como si estuviéramos a punto de desatar una catástrofe. Toda la gente nos vigilaba, muchas personas se cuchicheaban entre ellas, no faltaba el señor, el hombre o vato que pasara a un lado de nosotras y nos barriera con la mirada, nos hacía sentir asqueadas, detrás de mí un comerciante le dijo a una señora “prácticamente desde el día uno es una vida, es un bebé”, la señora respondió “exacto, y quieren matarlos, está cabrón”, en ese momento pensé que está más cabrón lo que causa la desinformación.

Llegaron más conocidas, amigas y compañeras, a las 4 de la tarde formamos nuestra fila para salir a tomar avenida Juárez. “Familiares de víctimas al frente” se escuchó, entonces caminaron al inicio de aquella formación los familiares de Diana Coronado, sí, la marcha fue proaborto, y también fue en memoria de las mujeres que ya no están entren nosotros. Se escuchó música en la bocina que llevaron las compañeras y marchamos sobre la avenida, “extiéndanse y tomen la calle” se repetía.

Caminábamos y las pulsaciones de mi corazón se aceleraron, los carros aceleraban a un costado de nosotras, hombres se reían y nos señalaron, conductores se burlaron de nosotras, me hervía la sangre, coraje, enojo, tristeza, felicidad, todo a la misma vez se apoderó de mí. “¡Alerta!” Grité con todo mi sentir, todas respondieron coreando “¡Alerta!”, mientras más avanzó nuestro recorrido, con más coraje se escuchaban las consignas. Nos plantamos en la avenida, a la altura del jardín de la familia, no pasaron ni 5 minutos para que todos los conductores se encontraran enfurecidos pitando, ojalá ese coraje fuera causado por todas las mujeres desaparecidas, no por el cierre de la calle durante de 15 minutos.

Entramos por la calle Hidalgo para llegar al Jardín Independencia, había mucha gente en las calles, una vez más nos seguían con la miraba, otra vez se escuchaban cuchicheos, risas, el jardín estaba lleno de familias y parejas, llegamos y se empezaron a escuchar las agresiones “estaría bueno que les aventaran gas lacrimógeno haber que hacen”, exclamaron dos machos.

“Para eso hay anticonceptivos, mejor que no anden de promiscuas” dijo aquella mujer mientras se persignó. En el jardín formamos un círculo, hablaron mis compañeras, habló el tío de Diana Coronado, se notó la rabia que tenía ante el caso impune se su sobrina y gritó “apareció colgada en un árbol en la comunidad de La Estancia, hasta ahorita Fiscalía no ha hecho nada, tratan de hacerlo pasar por un suicidio, pero es un feminicidio, no están haciendo nada, para hacer justicia por Diana Laura”.

Mujeres valientes compartieron con todas sus vivencias, una de ellas fue violada a los 13 años en su casa, una más fue secuestrada por su expareja, me parece asombroso como siguen preguntando el por que de nuestra lucha. La colectiva realizó un tendedero de denuncias, lo colocaron en la fuente, más guerreras se unieron y denunciaron a sus agresores, todas nos apoyamos, sabíamos que en ese momento estábamos seguras con nuestra manada, la policía no me cuida, me cuidan mis amigas, porque en San Juan del Río los agresores siguen en las calles y los casos impunes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba