Información

Sólo en el poder sabremos si Morena es izquierda: Antonio Flores

Si se considera a Morena como un partido de izquierda o de centro-izquierda, hay un avance de Morena frente al PAN y PRI, pero no se puede ubicar a sus representantes dentro de una izquierda de reformismo, explicó el docente.

Hasta que no se tenga algún posicionamiento real en el poder, no se podrá ver si hay un gobierno que pueda tener algún tinte de izquierda y tampoco se podrá hablar de una reconfiguración de la izquierda política en México, indicó Antonio Flores González, académico de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ): “Tendríamos que ver esos posicionamientos, lo que ha hablado [Andrés Manuel López Obrador] al querer echar atrás las reformas”.

Recalcó que deberá fomentarse que las decisiones vengan de la gente; sin embargo, el sociólogo recalcó que para hablar de una ideología política de izquierda, es necesario observar aspectos que no sean reduccionistas y con esto comprender si hubo un posicionamiento de la izquierda en Querétaro con el proceso electoral.

“Hay que ver qué entendemos por izquierda, porque estos posicionamientos también dependen desde dónde se observa. Algunas posiciones podrían considerar a Morena como un partido de izquierda, como algunos lo consideran, a mi parecer un poco a la ligera. Y desde otras posiciones más críticas, sé le verá como una de centro-izquierda, aliados con otros sectores mucho más de derecha”, explicó.

Ver los perfiles para el desencanto

Al hacer un análisis de acuerdo a los resultados electorales, el catedrático de la UAQ explicó que si se considera a Morena como un partido de izquierda o de centro-izquierda, hay un avance de Morena frente al PAN y PRI, pero no se puede ubicar a sus representantes dentro de una izquierda de reformismo:

“Si vemos quiénes son los que ganan, es donde podemos empezar a deshacer esas cuentas alegres de izquierda: de siete [diputados electos], solamente dos tienen ese perfil de lucha dentro de esa izquierda electoral en México; o sea, esa centro-izquierda electoral”, dijo Flores González en referencia a Patricia Polo -quien ha estado con Morena desde el principio-, y José Raúl Chávez, que viene del movimiento #YoSoy132.

“Los otros cinco diputados como que no tienen mucha experiencia en política o como que no tenemos muchos elementos para saber a dónde van; o vienen de grupos empresariales: pequeños, medianos empresarios o catedráticos sin una historia clara de lucha de izquierda”. La argumentación, aclaró, no con miras a una izquierda revolucionaria, sino de reformismo.

Además, consideró que fuera de Morena, los partidos que pudiesen haberse enmarcado dentro de una llamada izquierda ya han desaparecido en Querétaro: “Esos partidos que se sustentaron de izquierda en algún momento, como el PRD después desaparecen en Querétaro, no tienen representación en el congreso, el Partido del Ttrabajo [PT] aquí tampoco alcanza. Y el PT es el único que establece en sus estatutos la constitución del socialismo, y que por lo menos, enunciativamente, si se le podría llamar de izquierda. Enunciativamente, pero de todas formas no alcanza diputados en Querétaro”.

La otra izquierda

No obstante, Antonio Flores indicó que en Querétaro sí existe otra izquierda, pero que no es electoral ni partidista: se halla en organizaciones sociales, magisterios democráticos, por sectores populares, campesinos, organizaciones sociales, indígenas, etc. Esa “es la izquierda que no está en el espectro electoral. ¿Cómo se posiciona ahora ante el cambio de gobierno? En el cambio de la composición a nivel nacional y a nivel local, pues dependerá mucho más bien de lo que resulte en este nuevo gobierno”, advirtió.

¿Una derecha disfrazada?

Respecto a Morena, ahondó que es muy temprano para calificarla como de derecha disfrazada, aun cuando varios simpatizantes de este espectro político ocuparán algún cargo el próximo gobierno: “Tendremos que ver su estrategia para la pacificación del país, que empieza muy revuelta y que es el único acercamiento que podríamos decir de Andrés Manuel López Obrador, en su momento, de acercarse a sectores populares que están muy lastimados”.

Enfatizó que las reuniones han sido muy caóticas, sin una estrategia real. “Está negociando más con empresarios, con sectores del capital que con los grupos populares”, señaló. En este sentido, si se piensa de manera estricta, será difícil lograr un verdadero gobierno de izquierda: “está claro que no es un proyecto anticapitalista”.

La coyuntura

El catedrático pidió tiempo para conocer si realmente la izquierda en el poder podría hacer una transformación profunda pero, en caso de ser así, debe venir de una construcción de los sujetos sociales: “Hay una izquierda en Querétaro, pero por supuesto nunca ha sido mayoritaria, que ha vivido momentos de largo estancamiento y está latente y pudiera ser este momento coyuntural una posibilidad para que la izquierda crezca”.

Finalmente, en cuanto a si Morena pudo posicionarse como segunda fuerza política en el estado, tras la derrota del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales acotó: “obtuvo más cargos, pero que se posicione como una segunda fuerza como partido político, habría que verlo más tarde”.

Explicó el PRI tiene una estructura que es “en cualquier parte del país es muy importante; un mecanismo de atraer un voto y una militancia muy amplia, puede ser que recupere fuerza, dependerá de cómo actúe Morena”, recalcó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba