Información

Suspenden obra de teatro de Museo Regional por “trato déspota”

Por Miguel Tierrafría

Debido al “trato déspota y amenazador” que recibieron por parte de trabajadores del Museo Regional, que pareciera visualizan los espacios culturales como “pequeños cotos de poder o propiedades privadas”, Abelardo Rodríguez, director de la obra Madre Revolución, y su equipo teatral optaron por suspender las presentaciones de la obra en dicho recinto cultural.

 

“Los espacios públicos como el Museo Regional a veces son administrados como si fueran pequeñas empresas o changarros culturales con criterios más instrumentales o utilitarios, que como divulgadores de la cultura.

 

“Cuando menos ésa es nuestra experiencia. No queremos generalizar pero ha sido nuestra experiencia. Son administrados como cotos personales, pequeños cotos de poder o propiedades privadas como si fuera tu casa, entonces llegas a un espacio público y parece que estás invadiendo la casa de alguien”, manifestó Abelardo Rodríguez.

 

En una carta enviada a Manuel Naredo Naredo, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Rodríguez argumentó la suspensión de las presentaciones de su obra debido al “desconocimiento de los acuerdos y apoyos convenidos, por parte de los funcionarios del Museo, (…) decirnos que estábamos ahí nomás por ser ‘un favor especial para Naredo’, o que más nos valía no haber vendido boletos fuera de la taquilla, porque nos iría muy mal”.

 

No obstante, señaló que el delegado Manuel Naredo ya ha externado sus disculpas por los incidentes ocurridos en el Museo Regional de Querétaro, aunque el director teatral se pronunció a favor de poner en discusión el uso adecuado de los espacios públicos tanto para el arte como para otros rubros.

 

“Nos pidió una disculpa, no por escrito pero de manera personal, también la directora (del Museo Regional) tuvo un gesto de disculpa, le mandó explicación al delegado Manuel Naredo y por el momento a nivel personal nos damos por satisfechos con la disculpa, pero lo que está pendiente precisamente es la discusión sobre el uso y los beneficios del espacio público cultural.

 

“Esa discusión está pendiente. Digamos eso ya quedo subsanado, pero está la idea de que regresemos a ocupar esos espacios, no nada más nosotros, toda la comunidad cultural y artística, que tengamos otra manera de ser tratados y otra manera de ver la cultura y el arte en esos espacios públicos”, manifestó.

 

Asimismo el dramaturgo y guionista afirmó que este conflicto es una cuestión “superficial”, ya que los problemas se encuentran en el fondo porque en las instituciones relacionadas con la cultura, acusó, existen servidores públicos sin noción alguna del concepto de cultura.

 

“Hay criterios de tipo económico-mercantil, únicamente que como estaban las cosas un grupo de Televisa o un ‘grupero’ va a tener más gente que una propuesta teatral diferente, que quiera aportar algo al arte y a la cultura en Querétaro.

 

“Entonces bajo esos criterios no se puede operar una institución cultural, y ése es el problema que hay de fondo. Por eso existe esa especie de rechazo y la gente que administra son administradores de empresas y no son administradores culturales”, lamentó.

“Recibimos respaldo de la comunidad artística”

Abelardo Rodríguez aseveró que los conflictos internos entre grupos en las instituciones de carácter cultural, así como el cobro de porcentajes de las entradas por obra de teatro, es lo que mina la participación de grupos y artistas que son los usuarios afectados, de esos espacios dedicados a la cultura.

 

“Nos hicieron sentir como arrimados y cualquier cosa que solicitábamos se volvía un problema. Esa parte yo creo que tiene que ver con los mismos conflictos internos que hay adentro de las instituciones y sus espacios y que de repente cuando llega un evento en determinado momento pareciera ser que nos utilizan para golpearse entre ellos, esta situación no es nueva en el museo, tiene tiempo, lo que no se puede permitir es que trascienda hacia los usuarios del museo”.

 

Por último, Abelardo Rodríguez calificó de “favorable” la respuesta de distintos personajes dedicados a la cultura con la difusión de dicha carta, respuestas que tenían que ver con el apoyo y el ofrecimiento de espacios para la presentación de Madre Revolución.

 

“Hubo una respuesta de la comunidad, recibimos varios correos de que nos apoyaban, de que estaban con nosotros de que había que reflexionar sobre eso, hacer algo, inclusive ofrecimiento de espacios.

 

“Fue una respuesta favorable a la situación que da pie como para ver de qué manera le vamos a entrar para que podamos tener acceso, no solamente los grupos, sino la gente, que esos espacios sean espacios de todos y no de pequeños grupos o personas que lo ven como un patrimonio particular y no como un patrimonio social”, concluyó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba