CulturaInformación

The Batman, una obscuridad diferente

A través de los años, hemos recibido una cantidad inmensa de interpretaciones del hombre murciélago, algunas no tan buenas ni convincentes, pero otras, inolvidables e irrepetibles. Más allá de calificar a las actuaciones por el actor que tenía el manto, importa mucho la dirección y el guión del filme, claro que, no se descarta el trabajo de Michael Keaton, Christian Bale, Ben Affleck y en este caso, Robert Pattinson, por nombrar mis favoritos.

The Batman, dirigida por Matt Reeves, fue un rotundo éxito, sin calificarla por su recaudación en taquilla, ya que, plantea un universo obscuro y creíble que logra envolver al espectador en el misterio y así desenmarañar las incógnitas que se le presentan al personaje principal. Sin duda, es un filme que incorporó un concepto nuevo: el lado detectivesco de Batman. Pues en filmes anteriores, nos mostraban a un personaje meramente heroico, claro que tenía sus pequeños acertijos por resolver, pero nada tan grande como convertir a un héroe que recorre las calles en busca de un villano principal, a convertirlo en un detective que ronda las calles entre la obscuridad, recibe casi la misma cantidad de golpes que da y tiene una serie de conflictos personales que le impactan más de lo que parece, no es un conflicto sobre ser un héroe o no, es sobre los traumas de su vida.


Los colores y tonalidades que usan le dan vida y credibilidad al filme, pues en comparación con otras versiones en las que son muy coloridas como en Batman eternamente y Batman y Robin, u otras versiones con colores “más naturales” como sucede con la trilogía de Nolan o con el director Zack Snyder, Matt Reeves se va por lo obscuro y sin miedo, hace un juego de luces y sombras que le dan al personaje una figura sigilosa y con presencia, nos da la ilusión de que podría estar en cualquier lado y que la obscuridad es su total aliada. La ambientación de la película tiene todo este esquema de colores: las calles, el metro de la ciudad, el interior de los edificios e incluso en los mismos personajes.


Ahora ¿Robert Pattinson fue un buen Batman? Claramente, lo fue. Más allá de interpretar a Batman, también logró interpretar a Bruce Wayne, que son dos personajes distintos, aunque uno sea el alter ego del otro. En cada caso, se puede observar ese matiz de cuando vemos al detective encapuchado y al millonario que nada le importa.


Todos estos detalles no la convierten en la mejor película de Batman, pero, sí crea una propuesta diferente, interesante y única. Sin duda puede causar incertidumbre que “esta no es la historia de Batman”, porque, aunque tiene los elementos básicos del personaje en el mundo del cómic, no se siente como la formula clásica en la que vemos al héroe nacer desde cero. El filme tiene que disfrutarse por lo que es, una nueva historia, un enfoque que no se ha visto antes y en ese tenor, tiene que disfrutarse por la historia que muy bien plantea.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba