Información

Tortura sexual en México, con 99.75% de impunidad

Solo hay 15 condenas federales en un transcurso de 10 años de más de 2000 caso presentados, acorde a la investigación del Centro Prodh

Con el objetivo de visibilizar los casos de tortura sexual en nuestro país, fue presentado el libro ‘Mujeres con la frente en alto: Informe sobre la tortura sexual en México‘, por parte del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), resultado de la investigación realizada por la campaña «Rompiendo el Silencio, todas juntas contra la Tortura Sexual», la cual surgió en el 2014, en el marco del aniversario del caso de mujeres asesinadas Atenco.

Gabriela Rodríguez, integrante del Centro, mencionó que de más de 2 mil casos de tortura sexual presentados en los últimos 10 años, solamente 15 casos han sido penalizados: “Es un número muy pequeño, un porcentaje mínimo; pero eso habla justo de los niveles de impunidad en relación a este delito”. Los 15 casos penalizados representan sólo el 0.25 por ciento respecto al total; lo que daría un 99.75 por ciento de casos impunes.

En el informe mencionan que World Justice Project concluyó que de cada 10 casos de mujeres ocurridos entre 2009 y 2016, ocho fueron víctimas de tortura antes de ser presentadas frente a un juez y más del 30 por ciento de las detenidas —en estados como Coahuila y Tabasco— refirieron haber sobrevivido tortura sexual.

Autoridades criminales

Entre los casos que destacan del anexo del libro en el que se incluyen las historias de sobrevivencia a la tortura sexual se encuentra el de Mónica Elizabeth Esperanza: En 2013 fue detenida en Torreón, Coahuila, junto a su hermano y su esposo por elementos de policía municipal y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena); con el argumento de una «revisión de rutina», subieron a Mónica a la patrulla; su hermano y su esposo decidieron acompañarlos por sospecha de alguna ilegalidad del proceso.

Los elementos trasladaron a los detenidos a las oficinas de la Dirección de Seguridad Pública de Torreón, pero no adentro de las instalaciones, sino a «una bodega» que decía por fuera «Campo Militar»; allí torturaron física y psicológicamente a Mónica, y fue violada sexualmente de manera «tumultuaria» por los elementos de la policía municipal. Actualmente se encuentra en prisión preventiva, pues el juez considera que su argumento es «defensivo e insuficiente», a pesar de que hay más de 10 certificados médicos que corroboran lesiones de tortura sexual.

Visibilizar este tipo de casos también nos permite que el gobierno asuma su responsabilidad de tomar medidas de no repetición, de decir, ya conozco que está pasando todo esto ahora cuales son las acciones que voy a tomar para que estas acciones no se sigan repitiendo”, declaró Alba Yutzli García Ramos, integrante del Centro Prodh.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba