DestacadasInformación

Trans*(Formando) o cómo sobrevivimos a la época universitaria

La Ciencia Política y la Administración Pública son disciplinas heterosexuales y cisnormadas, además de ser blancas/blanqueadas, neoliberales y, en pocas palabras, hegemónicas. A pesar del reconocimiento de los estudios sobre disidencias sexo-genero por parte de algunxs autorxs, sigue existiendo la concepción de que el abordaje de lo cuir desde la Ciencia Política es irrelevante por ser considerado como algo personal, por tratarse de una cuestión de la identidad individual y no como algo que penetra a la colectividad ni a nuestra faceta de zoon politikon.

Por esta razón, nuestra trayectoria para formarnos como politólogxs y administradorxs públicos tuvo que ser, en muchas ocasiones, a contracorriente, luchando no sólo con las consistentes presiones sociales a las que todxs debemos enfrentarnos, sino también contra un plan de estudios que infravalora esos temas “irrelevantes” o que los toca muy por encima a comparación de otros que parecieran estar encaminados a mantener el statu quo.

FormaNuestra manera de hacer frente a esa realidad fue introducir en absolutamente todo lo que pudimos los problemas que no sólo nos interesan como profesionistas, sino que nos atraviesan como personas, como grupos y como sociedad, aunque muchos no quieran verlo de esa manera. Desde las materias de democracia hasta las de gestión pública, decidimos (auto)transversalizar lo cuir en nuestras experiencias como estudiantes de la licenciatura, y por consecuencia, también en las de nuestrxs compañerxs de clase, porque aprendimos que lo personal es político, y que es justamente ahí, en lo personal, el primer espacio desde el cual pueden o mantenerse o cambiarse las relaciones de poder, claro, siempre en acompañamiento y tejiendo redes de cuirdados, lugares y personas seguras. 

Aprendimos también que “hacer política” o “ser político” no sólo es una cuestión de “servicio público” como todxs la conocemos, es decir, no se trata únicamente de ocupar un cargo, ganar una elección, militar o hacer carrera en un partido. En realidad, verlo así conlleva la negación de nuestra propia naturaleza y la desvalorización de los efectos de nuestros actos tanto individuales como colectivos. Todxs somos políticxs, no sólo quienes nos dicen serlo y se gastan nuestro dinero. El simple hecho de ser unx mismx es un acto político. 

Y justamente sobre esta base es que también decidimos construir otro acto de resistencia y de ternura radical que fuera más allá del salón de clases: fue así como nació Trans*(Formando), una iniciativa destinada a crecer de la mano de nosotrxs y de todxs aquellxs que han creído en ella. 

Nos sentimos afortunadxs de que, con esfuerzo y con la colaboración de personas que se han vuelto clave de nuestra formación y de nuestra vida, un proyecto escolar rompiera las paredes del aula y se posicionara en distintos espacios que antes no habríamos creído que nos harían crecer personal y profesionalmente, como la Legislatura del Estado de Querétaro u otras Facultades más allá de la nuestra. 

Con él, pretendemos no sólo ser una plataforma de reeducación desde la sensibilidad, la empatía y el afecto, sino también un espacio en el que nosotrxs o cualquier otra persona podamos expresar o encontrar eco de nuestras opiniones, reflexiones, acciones, alegrías y, por qué no, también enojos, rabias y protestas frente a la realidad construida desde la cisheteronorma que nos rodea y qué mejor que hacerlo sabiendo que podemos alcanzar a tocar aunque sea un poco la mente de personas que están en busca de acompañamiento, que no conocen de los temas o que simplemente necesitan sentir que hay alguien más allá afuera que les comprende, porque justo eso fue lo que nos pasó a nosotrxs. 

Gracias a Trans*(Formando) nos hemos conectado con personas que comparten trayectorias y experiencias de vida similares a las nuestras y que, desde la comprensión y el cariño han confiado en el proyecto y han ayudado a que se convierta en un lugar  en el que se pueden no sólo compartir, sino acuerpar y edificar narrativas y acciones positivas para la comunidad cuir. Tal es el caso de la campaña “Rostros de la Libertad Universitaria”, hasta el momento activa en nuestras redes sociales, que es la extensión digital de otras intervenciones realizadas con anterioridad en nuestra Facultad y en el Plantel Sur de la Escuela de Bachilleres, con testimonios acerca de cómo es la realidad y las vivencias de personas sexodisidentes de nuestra alma mater. 

A Trans*(Formando) le debemos más de lo que creen; como co-creadorxs es un gusto hacer comunidad con cada unx de nuestrxs gentiles seguidorxs, porque sabemos también que nos construimos a través de los cuirdados y las buenas prácticas que pensamos, instrumentamos y extendemos. 

Nuestro hije, como solemos llamarle, representa un ejercicio de formación continua, porque nadie sabe todo y nadie es una persona completamente deconstruida. Y también resultó ser nuestra manera perfecta de soltarnos de los brazos de una disciplina que nos habría oprimido de no haber planeado nuestro propio escape, lo que nos hizo pensar que no es en sí la disciplina, sino lo que las personas hacemos con ella; no son los espacios, sino las personas y el lugar que habitan; no son las instituciones, sino el cómo las personas las construimos y las perpetuamos. A la gente a veces les cuesta trabajo creer que venimos de la Facultad y de la Licenciatura en Ciencias Políticas, pero nos hemos (auto)comprobado que es posible pensarnos desde concepciones diferentes. 

Cada testimonio compartido no solo enriquece nuestra compresión de las experiencias individuales, sino que también fortalece el sentido de comunidad y pertenencia. Así, encontramos en el discurso de valentía y autenticidad, la inspiración para materializarlo y continuar trabajando para que Trans*(Formando) se configure como un conjunto de personas/espacios segurxs en el que todxs puedan sentirse valoradxs y apoyadxs. 

Así, es posible decir que Trans*(Formando) es más que un proyecto: es una comunidad vibrante y en constante evolución, por lo que nuestro compromiso es seguir creciendo y aprendiendo, siempre de la mano de quienes están ahí. Estamos emocionadxs por lo que el futuro nos depara y por las innumerables oportunidades de seguir impactando positivamente en la vida de cada vez más personas.  *Lxs autorxs son recién egresadxs de la Licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública de la FCPS, UAQ. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba