Información

Trata de personas: cara moderna de la esclavitud, afirma académica de la UNAM

Para Carmen Gabriela Ruiz Serrano, doctora en Trabajo Social, la trata de personas rebasa los límites de la esclavitud del siglo XXI, pues es un problema mucho más grande vinculado al sistema económico. En el marco del Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, que se conmemora el 2 de diciembre, la especialista indicó que hay otras manifestaciones de este mal social asociados a la trata, como la adopción ilegal o la gestación subrogada, etc.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la esclavitud moderna es considerada como cualquier situación de explotación en la que una persona no puede rechazar o abandonar dicha situación debido a amenazas, violencia, coerción, engaño o abuso de poder. Algunos ejemplos de ello es el trabajo forzoso (trabajo doméstico, construcción, agricultura), matrimonio forzado, trabajo infantil y trata de personas. De acuerdo con la ONU, las principales formas de esclavitud moderna se hacen presente por medio del trabajo forzado, trabajo infantil y la trata de personas.

En entrevista con Tribuna de Querétaro, la académica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) -cuya línea de investigación es la trata de personas en su vinculación con niños, niñas y adolescentes- señaló que la trata de personas ha trascendido continentes y formas de expresarse.

“Mario Luis Fuentes, que preside la cátedra extraordinaria sobre la trata de personas en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, ha señalado que la trata de personas es la esclavitud del siglo XXI, pero personalmente considero que la trata de personas incluso trasciende estos límites, se ha recrudecido en un contexto de carácter neoliberal y en un capitalismo global que es voraz”, enfatizó.

Aunado a esto, citó a José Manuel Grima, quien habla de que la trata de personas es la mercantilización del cuerpo que se coloca en el capitalismo global, otra forma de cosificar a las personas y reducirlas a mercancía.

La doctora señaló que no se trata solo de hablar de esclavitud en términos de trabajo forzoso o fines sexuales, sino que también existen otras expresiones de esclavitud moderna en relación con la trata de personas, como lo es la adopción ilegal o la gestación subrogada, donde los niños y niñas son vendidos antes del nacimiento.

De igual forma, lamentó que los diagnósticos con respecto al tema son insuficientes y no dan cuenta de manera completa de la grandeza de esta problemática multidimensional, pues se estima que de cada 10 personas que han sido vinculadas con la trata de personas, sólo se tiene conocimiento de una sola: “en México de acuerdo con el ultimo diagnóstico realizado por la CNDH en 2019 se identificaron 5 mil 245 víctimas de trata de personas; el 85 por ciento corresponde a mujeres y niñas”, puntualizó, pues dijo que un enfoque de género permite observar que hay factores específicos que permiten la trata de personas.

La exjefa del departamento de trabajo social en DIF nacional comenta que la perspectiva de género también ayuda a reconocer que los niños y niñas están siendo utilizados para su inserción en el crimen organizado y derivado de la pandemia se estima que hay 250 mil niños y niñas en riesgo de ser captados por redes criminales como mulas para la venta de drogas, mientras que las niñas son utilizadas como esclavas sexuales para la prostitución.

Reconoce que otros de los aspectos que hacen proliferar la trata de personas como una de las expresiones de la esclavitud moderna son los factores de riesgo y vulnerabilidad como lo es el caso de la edad, clase social, etnia, maltrato en el núcleo familiar y la baja autoestima.

“Es muy difícil documentar la trata de personas, por la falta de equipo profesional en ministerios, abogados, entre otros […] hay opacidad en las cifras, las carpetas de investigación no logran materializar la dimensión de fenómeno, no es tan visible; la falta del reconocimiento de la trata con relación a sus diversos fines, la falta de diagnósticos y desafortunadamente en el Plan Nacional de Desarrollo ya no figura el eje de trata de personas. Definitivamente la política pública debe trabajar en fortalecer el tejido familiar y comunitario, además de asumir nuestra responsabilidad como sociedad, y, sobre todo, se debe trabajar desde la sensibilidad con las familias que son afectadas por estos sucesos”.

Cifras en Querétaro.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) en lo que va del 2020 y 2021 Querétaro no ha tenido ningún reporte por tráfico de menores y rapto, sin embargo, se registraron un total de 105 carpetas de investigación por otros delitos que atentan contra la libertad personal en 2020, mientras que al corte a octubre del año en curso van 110 carpetas. En cuanto a delitos contra la sociedad existen tres carpetas de investigación por tráfico de personas en lo que va del año, las mismas que se registraron en 2020. En diciembre de 2020, la ONU señaló que alrededor de 40 millones de personas en todo el mundo son víctimas de la esclavitud moderna, incluidas unas 24.9 millones de personas en trabajo forzoso y 15.4 millones en matrimonio forzado, además de que 150 millones de niños están sujetos al trabajo infantil, lo que representa casi uno de cada 10 niños en todo el mundo. Por otra parte, las mujeres y las niñas se ven afectadas de manera desproporcionada por el trabajo forzoso, representando el 99% de las víctimas en la industria del sexo comercial y el 58 por ciento en otros sectores.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba