Información

Triunfo de Trump impactará en economía queretana coinciden académicos

Por: Alondra Montes / Cristo Alejandro Recéndiz

PARA DESTACAR: En caso de que Donald Trump cumpla con su amenaza y se expulse a miles de migrantes de los Estados Unidos, el gobierno mexicano no contará con la capacidad de asumir las consecuencias y se enfrentaría a un grave conflicto social, consideró la doctora en Ciencia Política, Marcela Ávila Eggleton.

México se encuentra en un mundo globalizado, en el que existe gran interdependencia con todo el mundo de Occidente, de forma que lo sucedido en otras partes del planeta afecta a la economía nacional, destacó el maestro en Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales y profesor de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Rodrigo Chávez Fierro, al realizar un análisis sobre el triunfo del republicano, Donald Trump, en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos.

Por su parte, la doctora en Ciencias Políticas, Marcela Ávila Eggleton, también señaló que todos los eventos internacionales influyen en la economía mexicana y después del triunfo de Donald Trump el peso tendrá que pasar por un periodo de incertidumbre, aunque terminará estabilizándose.

Ávila Eggleton, secretaria Académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), recordó que ya se esperaba que el peso mexicano se devaluara, independientemente de quién consiguiera el triunfo en la elección presidencial. Por otra parte, recordó que el Tratado de Libre Comercio (TLC) involucra a tres países, por lo que Canadá también juega un papel importante, no solamente México y los Estados Unidos.

En tanto, el sociólogo y politólogo Augusto Peón Solís señaló que las consecuencias económicas del triunfo de Donald Trump impactarán en Querétaro, tanto como en todos los estados de la República, de forma que gran parte del sector empresarial mexicano está preocupado por el escenario que pueda presentarse.

Sin embargo, Peón Solís, también exdirector de la FCPyS, explicó que por el momento no existe claridad sobre lo que sucederá con el Tratado de Libre Comercio, ya que Donald Trump amenazó en campaña con abandonarlo en caso de ganar la presidencia, aunque al parecer tendrá que corregir su postura.

De la misma forma, la doctora en Ciencias Políticas, Marcela Ávila Eggleton, apuntó que tampoco a los Estados Unidos le conviene que la economía mexicana sea afectada, ya que es un gran consumidor de productos estadounidenses. Además, es claro que el discurso utilizado por Trump fue populista y tendrá que ser suavizado.

«Hay mucha diferencia entre lo que se dice en campaña y lo que se hace en la realidad. El sistema norteamericano está creado para evitar que el poder se concentre en un solo órgano, entonces es complicado que un hombre lleve a cabo cambios grandes», consideró Ávila Eggleton.

La doctora en Ciencia Política apuntó que en el sistema político de los Estados Unidos, el Congreso y el Poder Judicial sí son un contrapeso real: «En EU.UU. eligieron a un misógino, racista, corrupto y hasta payaso, yo creo que se va a moderar cuando llegue al poder, y el hecho de que la mayoría en el Senado sea Republicano lo va a controlar, porque no está de acuerdo con él y no necesariamente tiene el apoyo del Partido Republicano».

Al respecto, el politólogo Augusto Peón Solís, señaló que Donald Trump habló de muchas cosas que nunca aterrizó, utilizó un discurso ambiguo y precisamente ese era el plan para no comprometerse con nada. Aunque en caso de que mantenga su actitud belicosa contra los inmigrantes, México tendrá que asumir otra actitud hacia los Estados Unidos.

«México tendría que dignificar la posición mexicana y lo que he percibido es que hay una actitud de sometimiento, parecida a la que se dio cuando Trump visitó México y donde Peña Nieto perdió una oportunidad histórica de reivindicar al país frente a Estados Unidos. En ese instante la imagen de Peña Nieto quedó como la de un presidente achicado y sin personalidad. Hizo la invitación más inoportuna dado las condiciones del momento”, consideró Peón Solís.

El politólogo y académico de la Universidad Autónoma de Querétaro consideró que pensar que Donald Trump será limitado por otras instituciones es una postura equivocada, y aunque siendo presidente tendrá que tomar una postura diferente, si lo decide, puede causar un gran daño a los inmigrantes y deportarlos, destacó.

Atentado contra los intereses de México

Por lo pronto, no se debe especular sobre las medidas que tomará Donald Trump una vez que asuma la presidencia de los Estados Unidos y se tendrá que esperar para ver si mantiene su discurso de campaña, en el que amenazaba con una deportación masiva de migrantes, coincidieron los tres académicos consultados.

En ese sentido, Marcela Ávila Eggleton, consideró que en caso de que se cumpla el discurso y se expulse a miles de mexicanos de los Estados Unidos, el gobierno mexicano no contará con la capacidad de asumir las consecuencias y se enfrentaría a un grave conflicto social.

La única solución, señaló Ávila Eggleton, sería que el gobierno mexicano generara alternativas de empleo temporal para los deportados, lo que sería sumamente complicado, ya que no se ha podido enfrentar siquiera al desempleo ya existente en el país.

Por su parte, Augusto Peón Solís, destacó que hasta el momento, Estados Unidos ha sido un socio más o menos confiable para México y ahora, con el triunfo de Donald Trump, se convierte en un socio excluyente, con una postura belicosa, autoritaria, que se cree superior y que intenta humillar a los mexicanos.

«Esto coloca las relaciones diplomáticas en perspectiva diferente, Trump no es un conciliador, es un hombre que se escucha nada más a sí mismo. Pero ya veremos cómo cambian las relaciones con el tiempo”.

“Lo que sí veremos venir es un incremento en la tensión de las relaciones entre ambos países y Querétaro no queda exento. Ahorita no se puede llegar a una conclusión, pero sí hay un clima de tensión después de todo lo que se dijo en el discurso de Trump y que atenta a los intereses de México, consideró Peón Solís.

Al respecto, Marcela Ávila Eggleton agregó: «No necesariamente dependemos de las elecciones de otros países, pero de las de Estados Unidos sí. La relación que existe entre México y su vecino del norte es una relación económica muy fuerte, también hay una gran cantidad de mexicanos que viven allá. Además EE.UU. es una de las economías más poderosas del mundo.

«Nos ha ido mejor con los republicanos que con los demócratas. Cuando los republicanos están en el poder las relaciones con México son más estables y hay un mayor beneficio», concluyó la investigadora de la Universidad Autónoma de Querétaro.

Donald Trump entrará a la Casa Blanca el próximo 20 de enero como el presidente número 45 de los Estados Unidos de América. Si bien, el voto popular fue ganado por su contrincante, la demócrata Hillary Clinton, los votos del Colegio Electoral favorecieron al republicano: 306 contra 232 de la exprimera dama.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba