Información

Una ciudad de editores

“Hay muchos artistas de literatura, de investigación, de historia, que producen continuamente”, destacó el editor Miguel Ferro

Por: Miguel Tierrafría

A nivel nacional, Querétaro se presenta como una de las ciudades con potencial en cuestión de publicación de libros, aseguró Miguel Ferro, editor de Librarius (de la administración del municipio de la capital), quien además ha trabajado tanto en editoriales públicas como privadas.

Ferro consideró que la búsqueda de una identidad, a través de la historia de Querétaro, determina la tendencia actual en los títulos de libros que se publican en el estado.

–A Querétaro se le considera una potencia editorial en cuanto a producción de libros. ¿Qué tan cierta o falsa puede ser esta afirmación?

–Según los datos, efectivamente Querétaro es una de las ciudades potencialmente más importantes en la materia, por ejemplo, del número de librerías en proporción a la población total, como también donde más se producen libros, no sólo por las grandes editoriales o las editoriales públicas, sino también hay ejercicios muy interesantes de editoriales pequeñas, sobre todo en el área de literatura y otros temas.

–¿A qué le atribuiría la aparición de estos factores?

–Bueno, desde luego, como todo producto –vamos a llamarle así a un producto muy especial, como es el libro–… Primero, porque existe esa demanda. Significa que estamos quizá en un nivel un poquito arriba de la media nacional respecto a la lectura.

“Ése es un factor. Por otro lado también se encuentra tener tanta gente creativa que da esa producción a veces con éxito, a veces no tanto. Pero sin embargo hay muchos artistas de literatura, de investigación, de historia, que producen continuamente.”

–¿Sería sinónimo el hecho de tener un nivel alto de producción editorial con respecto al nivel de lectura de los queretanos?

–Es algo sintomático de que tengamos un poco de mayor interés por la lectura. Así lo consideraría.

–¿Para usted qué significa editar libros?

–Lo he hecho desde instituciones públicas y también de manera independiente. Siempre es un gusto producir un libro. En mi haber como editor he perdido un poco la cuenta, pero te hablo de unos 150 títulos o un poquito más, entre instituciones públicas y privadas, entonces eso me ha permitido conocer gustos por la lectura.

“La mayoría de los libros han sido publicados aquí en Querétaro.

“Te das cuenta, por ejemplo, que es una ciudad que valora mucho su historia, sus tradiciones, cuestiones que tienen que ver con su identidad. Son de los productos más solicitados dentro de los lectores queretanos y los ‘nuevos’ queretanos. Creo que también para esto contribuye esa búsqueda de identificarse con ese espacio donde han decidido vivir.”

“(Producir libros) modestos en su forma, pero valiosos en su contenido”

De acuerdo con quien también en su momento trabajó en la editorial de Gobierno del Estado hasta el sexenio de Ignacio Loyola, al momento de producir libros se debe pensar en libros “modestos en su forma, pero valiosos en su contenido”.

–¿Cuáles han sido las diferencias de trabajar para editoriales públicas y editoriales privadas?

–Por ejemplo, en mi experiencia en la cuestión pública en estas dos instituciones (…) todavía no podemos cantar victoria, en el sentido de que somos muchos lectores, aún hacen falta aquí, pero para eso tenemos que acercar, hacer accesible el que tengan un libro en las manos.

“Siempre he insistido que debe verse como una empresa social: ni el despilfarro de dilapidar recursos públicos en ediciones lujosas, ni tampoco a precios inaccesibles, sino por el contrario, deben ser quizá libros modestos en su forma, pero valiosos en su contenido y accesibles.

“Creo que ése es el punto, donde debemos encauzar las ediciones del lado público y aun lo privado, que sí es lamentable a veces que por el sello de una marca, pues un libro te cuesta cinco o seis veces más de lo que cuesta producirlo, es una realidad.”

“El libro de papel no se extinguirá”

–En el tema sobre las nuevas tecnologías, intelectuales hablan de la desaparición del libro como tal con respecto al libro electrónico, ¿usted qué opina respecto a esta cuestión?

–Soy muy optimista. Creo que el libro como objeto, como libro de papel, no se extinguirá, son etapas pero hay esa alternativa, pero no veo lo digital como el fin del libro como objeto, quiero ser optimista en ese aspecto, o también un poco romántico.

–El hecho de trabajar en editoriales privadas implica intereses económicos, políticos y sociales, ¿le ha tocado alguna experiencia en la que se diga ‘este libro no se publica porque se toca los intereses de tal o gobierno o tal empresa’?

–Pues mira, afortunadamente por la temática a la que yo me he dedicado no ha sido el caso. Se puede dar ese tipo de censura pero hasta ahorita no me ha tocado.

“Claro que tengo muy definido cuando un material es bueno en todo sentido, aporta a la ciencia, a la cultura, pero si coyunturalmente puede pisar un callo, pues yo creo que se debe privilegiar lo sustancial, que es sacar esa obra, lo demás es coyuntural, además pasa y lo sustancial, lo valioso, lo real, a largo debe privilegiarse. Como editor así lo veo.”

–Desde su perspectiva, ¿qué estrategias aplicaría para fomentar un poco más el hábito de la lectura?

–Considero que hay que rehabilitar o fomentar más los círculos de lectura, por ejemplo, despiertan muchos talentos no sólo por el gusto a la lectura sino también se va uno autodescubriendo ciertos aspectos que sin la lectura no nos daríamos cuenta.

“Entonces desde la educación básica debe plantearse eso: los círculos de lectura como una opción y como editor de un libro hacerlo accesible, yo he estado muy convencido en ese aspecto, el libro hay que hacerlo accesible sin que tampoco se menosprecie, debe tener un costo claro pero puede ser accesible este costo, ni regalarse totalmente porque a veces no se valora lo suficiente, pero tampoco hacerlo inalcanzable.”

–¿Qué le espera a Querétaro en cuestión editorial?, ¿qué futuro le ve?

–Me parece que va seguir creciendo y va continuar siendo punta de lanza porque hay mucha gente que ha impulsado por muchos años la lectura, los libros; se crean editoriales, autores, tanto de instituciones públicas como privadas como de manera personal.

“Existe gente que ha hecho una gran labor, que le auguro ‘esto va seguir afortunadamente bien para beneficio de los queretanos’ y desde nuestra trinchera, ahora desde Municipio de Querétaro, es hacerla una política constante de acercar los libros fundamentales a la población.”

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba