Información

Una odisea, aprobación de presupuesto 2013

Con percances en las sesiones de pleno, los diputados locales generaron zozobra en cuanto al paquete presupuestal 2013

 

Por: Víctor Pernalete

En la última sesión de pleno del 2012, la LVII Legislatura mostró las grietas dentro del afán de acuerdo y consenso que Braulio Guerra Urbiola, presidente de la Mesa Directiva, ha instaurado desde el comienzo de dicha representación del Poder Legislativo.

Desde el miércoles 12 y hasta el viernes 14 de diciembre, los miembros de la Comisión de Planeación y Presupuesto, junto con la participación en algunos momentos del coordinador de la bancada panista, Guillermo Vega Guerrero, discutieron el paquete presupuestal presentado por el gobernador José Calzada Rovirosa.

Con una convocatoria a la una de la tarde del miércoles, la Comisión de Planeación y Presupuesto pretendía dar trámite legislativo al dictamen presentado por Ejecutivo, sin embargo, la falta de acuerdos quedó en manifiesto cuando al terminar el día, la comisión no pudo sesionar por la falta de acuerdo.

La reunión que se llevó prácticamente toda la tarde no tuvo apertura al público en general y tampoco a los medios de comunicación.

El jueves 13 de diciembre se reanudaron los trabajos, y de acuerdo al priista Braulio Guerra Urbiola, una propuesta del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) para destinar una partida presupuestal al tema ambiental había retrasado el acuerdo ante la necesidad de constituir un nuevo dictamen que incluyera dicho asunto.

El despiste

La cita se hizo nuevamente a la una de la tarde; no obstante tampoco se retomó la sesión a esa hora. Fue hasta las siete de la tarde que Braulio Guerra Urbiola y compañía salieron de la oficina de la presidencia de la Mesa Directiva, minutos después de que Guillermo Vega se retiró del recinto, cuando la Comisión de Planeación y Presupuesto por fin se dispuso a sesionar, casi 30 minutos después de lo que en primera instancia se había determinado.

La sorpresa fue que Juan Alvarado Navarrete, coordinador de Nueva Alianza y presidente de la Junta de Concertación Política, decidió romper el molde y abstenerse del voto tanto en la Ley de Ingresos como en la Ley de Egresos.

Ningún voto tanto de comisión como de pleno había sido en otro sentido que no fuera a favor de los dictámenes presentados durante los tres meses de LVII Legislatura.

Alvarado Navarrete fue cuestionado sobre el porqué de su negativa a votar. Señaló que no se le había dado la oportunidad de revisar el dictamen y, por tanto, no podía votar lo que desconocía.

Al respecto, Guerra Urbiola indicó que se le envió el pasado 3 de diciembre, por lo que su imposibilidad de ver el mismo tenía que ver con un error de comunicación de su equipo.

La simulación

Ante la posibilidad de contar con tres diputados neoalancistas en contra, junto con 10 hipotéticos panistas que se añadieran a la oposición, el presupuesto 2013 estaba en peligro.

La LVII Legislatura llevó a cabo a las 11 de la mañana una sesión solemne, esto para la entrega de la presea “Fray Junípero Serra” (otorgada al lingüista Ewald Hekking) y aunque se debía sesionar inmediatamente después en sesión ordinaria, lo cierto fue que de nuevo los diputados se encerraron en privado, en la oscuridad de lo privado, para seguir discutiendo de espalda a la ciudadanía los detalles a aclarar del presupuesto 2013.

Fue hasta las tres de la tarde con 10 minutos cuando los diputados salieron de la sala privada para dar pie a la sesión de pleno en la que en menos de 40 minutos se votó por unanimidad a favor de las leyes de Ingresos y Egresos para el próximo año.

En el caso de la Ley de Ingresos ni siquiera hubo discusión en tribuna, mientras que con la de Egresos, diputados como Juan Alvarado o Guillermo Vega Guerrero subieron a tribuna para enunciar su gusto por el proyecto y el reconocimiento para el gobernador del estado.

Esto a pesar de que Vega Guerrero declaró minutos antes que a Braulio Guerra Urbiola le había faltado “sensibilidad política” para hacerles llegar a los panistas el proyecto para que éstos pudieran revisarlo.

“Espero no haya existido algún tipo de presión económica a diputados del PAN”

Al terminar la sesión, Marco Antonio León Hernández, diputado de Movimiento Ciudadano, tomó la palabra en asuntos generales, esto para solicitar la remoción de Juan Alvarado como presidente de la Junta de Concertación Política por su ‘torpeza’ a la hora de llegar a acuerdos.

“Su notoria incapacidad para concertar nos llevan a ello, dice la Ley Orgánica que es función de la junta propugnar a la toma de decisiones políticas, corresponde al presidente convocarlas a sesionar, coordinar las actividades, todo esto queda sentenciado en esta sesión que acordaron sólo tres fracciones, deberían explicarlo, por qué no se citó, no puede quedar en sospecha.

“Como se manifestó en la tribuna, todos estaban de acuerdo y se desgarraron las vestiduras por las bondades del presupuesto, ¿por qué anoche no se intentó una reunión entre coordinadores?, ¿por qué se pasó esta sesión del martes a ahora?

“Espero que se aclare y que no queden sospechas”, se cuestionó León Hernández sobre la consecución de los acuerdos en lo oscuro y el cambio abrupto de opinión de algunos diputados.

“Espero que del Panal y del PAN no haya existido algún tipo de presión que pretenda algún bono o apoyos económicos al margen de la ley que no estén presupuestados, desde ahora anuncio que de darse haré la denuncia”, sentenció el diputado de Movimiento Ciudadano.

Al respecto, Juan Alvarado recordó la edad del diputado naranja y la posibilidad de que esto afecte, dijo, su buen juicio, y se preguntó quién es él para poder definirlo, esto sobre la supuesta incapacidad del neoalancista para llevar a buen puerto político las discusiones de la Legislatura.

Por último, el diputado Alvarado Navarrete se dijo responsable en su actuar como presidente de la Junta de Concertación Política.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba