Información

Vecinos de Calesa, inconformes con estación del tren rápido

Los colonos se reunieron para informarse del proyecto; aseguran que no es factible

Por: Noé Girón

El proyecto del tren rápido que conectará al estado de Querétaro con el de México y con la capital del país -impulsado por el gobierno federal y del cual se hará la licitación el 15 de agosto- se ha convertido en una problema para miles de habitantes de la ciudad, debido a la incertidumbre suscitada por la escasa información que han proporcionado las autoridades.

“Al ver que no se nos informaba nada, decidimos reunirnos para organizarnos e informarnos. Lo que pedimos es diálogo, porque gobierno no ha tenido ningún contacto con nosotros”, expresó Irlanda Riverol, presidenta de la Asociación de Colonos de la colonia San Javier, quien desde el anuncio de la estación del tren en Calesa ha estado involucrada en el tema, debido a que le preocupa que se pierda la tranquilidad de su colonia.

Ante la inquietud de los colonos de Álamos, Calesa -primera y segunda sección- y Pedregal de Querétaro, más de 400 personas se dieron cita en la cancha de basquetbol en la colonia Calesa segunda sección -ubicada a unos 300 metros de Bernardo Quintana-, para llevar a cabo una junta informativa sobre las posibles afectaciones que sufriría la zona, en caso de que la estación del tren sea instalada allí.

Emilio Vasconcelos Dueñas, urbanista que fue presidente del Consejo Estatal de Concertación Ciudadana del Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable, advirtió que el proyecto estaba -en principio- mal planteado, debido a que los túneles que se tendría que construir para permitir el paso del tren deben ser “Robustos” para soportar el movimiento, y representarían un gran costo.

También cuestionó la justificación presentada por las autoridades -quienes usan a las estaciones europeas como ejemplo- para colocar la estación del tren en un área céntrica de la ciudad: “Esas estaciones del tren (las europeas), al momento de su construcción, se encontraban en las orillas de la ciudad; fue con el paso del tiempo y con el crecimiento de las ciudades que éstas fueron quedando rodeadas por población. Colocar la estación del tren rápido en Calesa es una imprudencia”, insistió.

«La colonia no está preparada para recibir 20 mil personas diarias»

Por su parte, Irlanda Riverol, abogada de profesión, también dio a conocer varias irregularidades del proyecto: una de ellas es que el Municipio de Querétano no emitió opinión técnica al respecto y que no se les tomó en cuenta para tomar la decisión.

También lamentó la desinformación del gobierno, que no puntualizó el número de cajones de estacionamiento necesarios para albergar a los automovilistas que hagan uso del tren.

Jorge, habitante de la colonia Calesa, y uno de los asistentes a la junta, también mostró su inconformidad ante la posible construcción de la estación del tren en la zona, pero se mostró optimista ante la organización de los colonos: “Sería un caos. La colonia no está preparada para recibir 20 mil personas diarias. La colonia es de tipo residencial, (los vecinos son) gente dueña de negocios y profesionistas; es gente que tiene cierta autoridad en sus lugares de trabajo o en sus títulos, creo que es gente que se organiza, que piensa y que puede actuar. Esperamos que llegue a buen resultado.”

Otra de las vecinas que brindó información a los colonos fue Ofelia de la Parra, quien también externó su desacuerdo con el proyecto y explicó cómo se fueron organizando para realizar la junta vecinal: “Estamos totalmente en desacuerdo, no lo vamos a aceptar, porque es una necedad poner aquí una estación; es un impacto social, ambiental y de movilidad increíble. Ya tenemos cifras, tenemos todo y no es posible.”

“Nos convocamos de boca en boca, porque las asociaciones de colonos de las diferentes colonias afectadas, de las cercanas, son más de 62, y tengo la lista. Y aquí, las asociaciones de colonos no han hecho nada; al ver que no hacían nada, nosotros decidimos unirnos y ha habido una respuesta muy buena”

Asimismo, Ofelia de la Parra solicitó al gobernador José Calzada y al presidente municipal Roberto Loyola que dialoguen con ellos.

“Hagan caso a los ciudadanos, vivimos en una democracia, señores, tiene que ser un gobierno participativo, tienen que tomar la opinión de todos los afectados, que es casi toda la ciudad de Querétaro. Es una necedad poner ahí la estación”.

Varios habitantes manifestaron que, en caso de no recibir respuesta de las autoridades, asumirán medidas más extremas, como la toma de vialidades.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba