Información

Y la lucha sigue, sindicato “Paz y Trabajo” cerca de la victoria

El miércoles 10 se cumplieron seis años del día en que 145 trabajadores de la empresa Lanas Merino decidieron irse a huelga

Por: Miguel Tierrafría

“La lucha que emprendimos durante seis años se ha visto recompensada con el embargo de los bienes de Lanas Merino y el triunfo que obtuvimos por la vía legal, decisión que obliga al patrón a pagar los salarios caídos de 145 trabajadores desde el 10 de abril de 2007”, manifestó José Luis Rojas Hernández, secretario general del sindicato “Paz y Trabajo”.

“Nos ha dejado la experiencia de que las cosas sí se pueden hacer. Nos queda muy claro que si nosotros tenemos lo que queremos, si queremos conseguir lo podemos lograr como organización, como trabajadores. Nos deja una satisfacción a todos como personal: el decir peleé por mis derechos y estoy viendo ya los resultados”, consideró Rojas Hernández.

El miércoles 10 se cumplieron seis años del día en que 145 trabajadores de la empresa Lanas Merino decidieron irse a huelga para exigir sus derechos laborales. Situaron su campamento junto a la fábrica, una de las primeras industrias que se instalaron en el Barrio de San Francisquito.

De acuerdo con el secretario general del sindicato “Paz y Trabajo”, seguir con la huelga durante este periodo ha representado una prueba de que pueden luchar por sus derechos a pesar de las adversidades.

“A lo mejor no los resultados que yo esperaba por todo el tiempo y los problemas que hemos pasado, porque no nada más fue la demanda de la huelga (…) hubo demandas penales en contra de nosotros, demandas de terminación de trabajo. El patrón promovió también una quiebra de la empresa, cosa que ya no le funcionó, la cancelación del registro del sindicato, la CROC promovió en contra del sindicato una orden de titularidad, entonces como experiencia ha sido buena a pesar de todo lo que hemos pasado.”

Durante el transcurso de la huelga ocurrieron diversos sucesos que, según Rojas Hernández, en vez de bajar el ánimo, lo impulsaron aún más, como el deceso de una de las trabajadoras, Gloria Pérez, quien falleció por un derrame cerebral en plena guardia en el campamento instalado a lado de la fábrica.

 

Autosustentabilidad de la huelga

El reciclaje y la recolección de desperdicios industriales fueron actividades que les permitieron solventar el gasto para la familia a algunos de los trabajadores, muchos de ellos continuaron la lucha a la par de trabajos temporales y otros de forma permanente, puntualizó el secretario general del sindicato.

“Muchos compañeros ahorita ya no tienen otros empleos, tuvimos que buscar cada quien por nuestro lado, como llevar el sustento a casa, algunos ya están buscando trabajos permanentes, otros en trabajos temporales y las personas de mayor edad son las que más se las han visto difícil, porque ya a cierta edad ya no es muy fácil encontrar un empleo.

En lo legal, el sindicato tiene ganada la validez de la huelga en donde se le exige al patrón el pago de sueldos caídos, sin embargo a falta de poder cubrir el adeudo se procedió al embargo de los bienes de Lanas Merino, los cuales incluyen la maquinaria, que ya “es obsoleta” y su valor puede disminuir, así que buscarán fomentar un proyecto autogestivo entre algunos de quienes laboraban en la fábrica textil.

“Ya la maquinaria es obsoleta, perdería su valor real al momento en que la saquemos de la empresa, nosotros estamos pensando en hacer una cooperativa, formar alguna fuente de trabajo para los trabajadores que estamos ahí, nos queda muy claro que esa empresa valía funcionando. Entonces es una de las inquietudes que tenemos: el ver si podemos constituirnos como cooperativa o hacer una empresa de trabajadores”, señaló.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba