Invitados

Atlistas en Querétaro

Oficialmente, el 5 de marzo no hubo personas fallecidas en el estadio La Corregidora, durante la agresión que sufrieran los integrantes de la Barra 51 del equipo de futbol Atlas, en el encuentro entre el equipo Gallos Blancos y el Atlas. El gobernador Mauricio Kuri, reconoció 26 heridos, 3 de ellos graves, todos internados en el Hospital General de Querétaro.

Sin embargo, de acuerdo a una lista publicada en Google Drive, bajo el nombre “Atlistas en Querétaro”, hubo 2 personas que habrían fallecido en el Hospital General de Querétaro y 9 personas estarían desaparecidas, después de la cruenta agresión de los integrantes de la barra La Resistencia del club de futbol Gallos Blancos de Querétaro.

Ante el presunto ocultamiento de lo ocurrido en el estadio, por parte de las autoridades locales de Querétaro, un grupo de personas de la ciudad de Guadalajara, se dio a la tarea de recabar en la lista, lo que, a su consideración, les había ocurrido a quienes fueron agredidos en el estadio La Corregidora.

La lista tiene la finalidad de conocer el destino de las personas de Guadalajara que estuvieron en el estadio y ha sido alimentada por los reportes de amigos y familiares de heridos y presuntos desaparecidos, a un número de WhatsApp proporcionado por quienes tomaron la iniciativa de conformar el listado.

El registro contiene un total de 93 nombres, entre los cuales figuran heridos, localizados y hospitalizados durante la violencia desatada en el encuentro de Querétaro contra el Atlas.

En la lista, la mayoría de las personas, 60, aparecen como localizadas; 10 figuran dadas de alta del Hospital General de Querétaro; 10 internadas en el Hospital General de Querétaro; 2 internadas en el Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, de Guadalajara, Jalisco; 2 fallecidas en el Hospital General de Querétaro y 9 aparentemente desaparecidas.

Difuntos

De acuerdo a la lista, uno de los fallecidos es Alejandro Contreras N, quien, al parecer, murió en el Hospital General de Querétaro, aunque no se detalla la fecha del deceso y no figura su nombre en ninguna de las redes sociales de Internet.

La otra persona que habría perdido la vida es Jorge Quiñones N, quien fue reportado como herido de gravedad en el estadio y, al parecer, falleció en el mismo lugar de la agresión. Por su parte, el portal de Internet debate.mx, de Guadalajara, Jalisco, el 6 de marzo reportó a Jorge Quiñones N como herido grave. (https://www.debate.com.mx/guadalajara/48-heridos-en-total-por-violencia-en-el-estadio-de-Queretaro-22-en-Jalisco-y-26-en-Queretaro-20220306-0089.html).

Desaparecidos

En relación a la lista de las 9 personas, que presuntamente están desaparecidas, reportada por la página “Atlistas en Querétaro”, los resultados muestran que sólo una de ellas ha sido localizada, en tanto que de las restantes 8, no se conoce su paradero.

Arturo Buenrostro N, quien está desaparecido, y quien, al parecer, falleció en el estadio, de acuerdo al testimonio de una persona, publicado en el portal del periódico Noroeste.net el 7 de marzo. (https://www.noroeste.com.mx/deportes/futbol/fans-del-atlas-se-reunen-en-el-jalisco-para-pedir-por-los-aficionados-agredidos-en-queretaro-MN1942097).

José Alonso Guzmán Hernández quien también está en la lista de desaparecidos, pero, al parecer ya fue localizado, tal y como lo reportó el portal del periódico deportivo Marca.com, el 7 de marzo. (https://www.marca.com/claro-mx/futbol/liga-mx/2022/03/08/6226ba79e2704ea3268b45d6.html).

De Juan Carlos Hernández, quien supuestamente está desaparecido, aparece su nombre en el portal Informador.mx, publicado el 7 de marzo, que lo incluye en una lista de personas desaparecidas. (https://www.informador.mx/deportes/Queretaro-vs-Atlas-Aseguran-miembros-de-la-Barra-51-que-hay-seis-desaparecidos-20220307-0181.html).

El nombre de Gustavo Mendoza N, fue publicado el 7 de marzo en el portal bluradio.com como periodista deportivo que estuvo en el estadio La Corregidora y, pudiera ser homónimo de la persona desaparecida. (https://www.bluradio.com/deportes/futbol/era-un-partido-de-alto-riesgo-y-requeria-alta-seguridad-gustavo-mendoza-periodista-mexicano).

En el caso de Jesús Emanuel Ortega de la Rosa, aparece un perfil registrado bajo ese nombre en la plataforma de Linkedin, cuya ciudad de residencia es Guadalajara, por lo que tal vez se trate de la misma persona que está reportada como desaparecida.

En torno a Víctor Quiroz Hernández, el portal jalisciense Informador.mx, publicó el 7 de marzo que no se conocía su paradero, al igual que el de otras personas que estuvieron en el estadio La Corregidora. (https://www.informador.mx/deportes/Queretaro-vs-Atlas-Aseguran-miembros-de-la-Barra-51-que-hay-seis-desaparecidos-20220307-0181.html)

El nombre de Christian Ramírez Ornelas, al parecer desparecido, no figura en ninguna plataforma de Internet.

En el caso de Efraín Torres, el portal jalisciense Informador.mx, publicó el 7 de marzo que no se conocía su paradero, al igual que el de otras personas que estuvieron en el estadio La Corregidora. (https://www.informador.mx/deportes/Queretaro-vs-Atlas-Aseguran-miembros-de-la-Barra-51-que-hay-seis-desaparecidos-20220307-0181.html)

En Twitter figura el nombre de Ernesto Valdez, con un tuit publicado el 15 de enero de 2011 en el que muestra apoyo para su equipo “Hoy mis rojinegros del atlas (sic) tienen que ganar VAMOS ATLAS!!!!!!!”.

Brutalidad policiaca

Es un video de once segundos que circula profusamente en las redes sociodigitales, tomado en el estadio La Corregidora el sábado 5 de marzo, justamente después que una salvaje turba golpeara con saña a quienes identificaba con los colores del equipo Atlas.

En un primer plano se aprecia a un grupo de personas en el estadio, una de ellas con un vaso de cerveza en la mano derecha.

Abajo, entre el graderío vacío del estadio, vemos a cuatro uniformados, objetivo central de quien realizó la toma, seguramente con un teléfono celular.

La actividad de los uniformados es la de arrastrar, sí, la de arrastrar literalmente un cuerpo, al parecer masculino, que pudiera estar desmayado o sin vida, no lo sabemos, pero es evidente su completa desnudez. La escena muestra a los policías en el momento en el que cruzan una puerta de la malla ciclónica del estadio, para lo cual, primero, dos de ellos, suben el cuerpo como si fuera un costal a la orilla de la fila de butacas, tomándolo de los brazos y de las piernas para, prácticamente aventarlo al pasillo en el que está el acceso.

Después, ante la puerta de la malla, dos de los uniformados toman nuevamente el cuerpo de las extremidades para trasponer la puerta, mientras los otros montan guardia, oteando a un lado y otro, con macanas en mano, preparados ante algún imprevisto. La escena final es que uno de los policías cierra la puerta por la que cruzaron con el cuerpo.

Esas son las brutales escenas que el revelador video nos muestra durante once segundos. No hace falta más, es evidente la brutalidad policíaca en la escena que, al parecer, sólo está al alcance de los internautas y no de las autoridades municipales, estales y federales.

Por supuesto que los uniformados no son paramédicos, no son agentes del Servicio Médico Forense, Semefo. Por las características de sus uniformes negros y sus chalecos antibalas, pudieran pertenecer a la policía municipal o a la policía estatal, tal vez sean de los llamados Poes y, es evidente, que no están capacitados para trasladar a una persona herida e inconsciente, porque pudiera estar fracturada y, en caso de estar fallecida, tampoco son los indicados para realizar esa actividad, porque ellos únicamente deben de resguardar la escena del crimen, en espera del Semefo.

El video nos deja con dudas e interrogantes de lo que sucedió después que los cuatro uniformados arrastraran al cuerpo. ¿A dónde lo llevaron? ¿A una ambulancia? ¿A un hospital? ¿Al Semefo? ¿Quién ordenó a los uniformados arrastrar el cuerpo de la forma en la que lo hicieron? ¿Con cuántos cuerpos más hicieron la misma operación?

Al igual que este video, en las redes sociodigitales circulan varios más y una gran cantidad de imágenes fotográficas en las que advertimos cuerpos completamente desnudos, despojados de sus pertenecías y su dignidad, sangrantes e inertes, víctimas de los golpes de una salvaje turba que golpeara con saña a quienes identificaba con los colores del equipo Atlas y de la brutalidad policiaca del Estado.

Otra realidad

La tarde de aquel sábado, durante el duelo Querétaro-Atlas y antes de la salvaje golpiza, la cuenta de Twitter de la Policía Estatal de Querétaro, @poesqro, reportó que no había novedad: “En un clima de tranquilidad y con buen ambiente en las tribunas, familias y visitantes continúan disfrutando del partido Gallos Blancos vs Atlas, en el estadio Corregidora. Mantenemos presencia permanente en la zona visitante e inmediaciones del recinto deportivo”.

En tanto que el portal FCBN publicó el 6 de marzo, que Mauricio Pedroza, de la cadena ESPN, reveló en un tuit lo que un directivo de los Gallos Blancos le confió de manera confidencial “Si se reportan muertos adentro o alrededor del estadio, hay una responsabilidad penal-civil para el equipo y la Liga. Si se reportan muertos, dirán que murieron en el hospital”. (https://www.fcbarcelonanoticias.com/futbol-internacional/tragedia-mexico-trifulca-queretaro-atlas-deja-multiples-fallecidos_278350_102.html). Por su parte, el gobernador Mauricio Kuri González, señaló ante los medios el 12 de marzo que renunciaría si se comprobaba que hubo muertos en el estadio Corregidora.

(https://www.sdpnoticias.com/estados/mauricio-kuri-promete-renunciar-si-se-comprueba-que-hubo-muertos-en-trifulca-de-estadio-corregidora/).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba