Invitados

No más miedo

Salir con alguien del mismo sexo es muy parecido a salir con alguien del sexo opuesto: discutimos sobre dónde ir a cenar, cuándo conocer a la familia o dónde queremos pasar el tiempo juntos.

La diferencia es que en Querétaro, estas y otras discusiones triviales están ensombrecidas para las parejas del mismo sexo, por el miedo.

Miedo de que en ese restaurante tan bonito donde sirven esa comida tan rica, el mesero nos lleve la cuenta antes de terminar de comer cuando descubra que nos tomamos la mano sobre la mesa. Miedo de que algún comensal haga alguna escena. Miedo de que nuestros padres se enteren y, si lo saben, miedo de su rechazo, de sus propios miedos a que otros nos rechacen, nos insulten, nos hagan algo. Miedo a tomarnos de la mano de la calle, ya no digamos de besarnos. Miedo a que las miradas y los insultos pasen a más, que alguna vez no sólo sea “pinches lenchas”, sino algo más.

Como cualquiera que haya estado en una relación, tenemos miedo de que nos rompan el corazón. Pero, además, tenemos miedo de que por querernos y amarnos, alguien más decida discriminarnos, humillarnos, insultarnos, agredirnos…

Agradezco infinitamente a todos mis amigos, colegas, profesores y hasta a las meseras de Las águilas por siempre hacerme sentir libre y segura en su compañía. A mi madre, que siempre me ha hecho sentir a salvo en casa.

Precisamente porque jamás me ha condicionado su cariño y ha respetado todas mis decisiones, me parte inmensamente el alma verla angustiada cada que salgo de casa a una cita. “Ale, tengan cuidado. Ya sabes cómo es la gente”.

 

NO MÁS MIEDO. NO MÁS VIOLENCIA. NO MÁS HOMOFOBIA.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba