Invitados

¿Qué los ha salvado? El caso europeo

Existe un ejemplo que realmente sorprende para el manejo de la pandemia: el caso de Japón y su cultura del respeto. No existe tanto contacto físico por la misma cultura. Así es como ha logrado mantener un contagio moderado.

Desde inicios de marzo se ha llevado a cabo (como medida extrema) el confinamiento de personas en sus domicilios, principalmente en Italia, España y varios países europeos (como Austria, Bélgica o Portugal) de manera forzosa, mientras en otros países, como Alemania, no existe esta restricción. La pregunta es: ¿Por qué esas diferencias? Una respuesta que recibí fue porque el gobierno no confía en su población (o la conoce tan bien, que sabe que no será tomado en serio).

Existe un ejemplo que realmente sorprende: el caso de Japón. Un país conocido por ser densamente poblado (335 habitantes por kilómetro cuadrado) y que no ha emitido ninguna restricción, sino solamente recomendaciones. ¿Qué diferencia a Japón del resto del mundo? La cultura del respeto. Japón educa a sus hijos en el respeto, tanto a las otras personas como a la ley, además de que no existe tanto contacto físico por la misma cultura. Así es como ha logrado mantener un contagio moderado (solamente 8,582 contagios, con 901 recuperados y 136 fallecimientos al 16 de abril, en un país que tiene 126.5 millones de habitantes y es vecino de China, el origen de la pandemia).

Ahora veamos el caso de Alemania (cuya población asciende a 83.02 millones de habitantes y es el país más densamente poblado de Europa al tener 232 habitantes por kilómetro cuadrado), si bien a los alemanes les gusta mucho las actividades sociales, y hay un contacto físico moderado, se caracteriza por el respeto a la gente, a la ley, y a las recomendaciones gubernamentales, además de que cuentan con registro de las violaciones que se lleven a cabo, con lo que las inhiben y les ayuda a tener un mayor control sobre los extranjeros que viven en su territorio.

Hay que recordar que los alemanes son conocidos por ser disciplinados y ordenados. Lo mismo pasa con los austriacos, quienes también son sumamente disciplinados y cabe destacar que comenzaron su cuarentena con medidas más extremas y antes que los alemanes, por lo que será el primer país europeo que comenzará (o intentará) regresar a la normalidad. Austria demostró ser un país precavido que sabe actuar rápidamente.

Ahora veamos dos casos contrarios: Italia y España. A estos dos países se les ha obligado a permanecer en sus casas sin siquiera permitirles salir a caminar (como se le permite a los alemanes), y es que ambos países tomaron a la ligera las recomendaciones. ¿Por qué lo hicieron? Independientemente de la necesidad latina de un contacto físico mayor, también hay algo más que les caracteriza: la gente ya no confía en sus gobiernos (desde luego, si ambos están dentro del ranking de los 13 más corruptos de Europa-séptimo y noveno respectivamente-es normal que hayan perdido el respeto a los mismos), además de que el contacto físico entre latinos es prácticamente inevitable a menos que sea una urgencia.

Hay que recordar que Italia y España son los países europeos que más muertes por Coronavirus han tenido (Italia 22,170 fallecimientos y España 19,130 al 16 de abril, comparados con Alemania que han fallecido 3,850 personas).

¿A qué conclusiones puedo llegar en estos momentos? A que hay cuatro factores que han hacen la diferencia y que deben ser implementados tanto por los gobiernos como por los residentes de cada país: implementar las precauciones rápido, el respeto a los llamados de las autoridades en materia de salud, el respeto a los demás, la disciplina de llevar a cabo las recomendaciones, e incluso la confianza en las mismas recomendaciones son las que han hecho que se salven vidas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba