Invitados

Vínculos sociales

Todos los días nos relacionamos con las personas, tenemos pequeñas interacciones con desconocidos; un “buenos días” cambia todo el ambiente de un lugar, una sonrisa aún con cubrebocas te hace sentir un poco más de confianza con otra persona o algo tan sutil como prestar atención cuando alguien habla es una forma de relacionarnos con el otro; sin embargo, en la vida social nos relacionamos por tendencias, algunas veces se inclinan a lo antes descrito, pero la mayor parte del tiempo ignoramos a los demás, ni siquiera volteamos a vernos, solo hasta que sentimos peligro nos preocupamos por nuestro entorno. Estas situaciones no es culpa de unos o de otros, es un síntoma social, una emergencia cultural que está normalizada, una forma de la expresión de la posmodernidad que remite directamente en los vínculos sociales.

Este último concepto es importante retomarlo, pues estos expresan la relación compleja de una persona con otras que tiene como fin la supervivencia de todo el conjunto social, como base para la comunicación y el aprendizaje, es claro que en estos tiempos ya no nos relacionamos por motivos de supervivencia de la misma forma que en la época prehispánica, sino que tendemos a la vida en comodidades; es decir, dependemos de los otros para agilizar tiempo y esfuerzo en nuestro día a día, es mucho más ágil y económico ir a la tienda por pan que cultivar el trigo, cuidarlo, cosecharlo, molerlo y cocinarlo, solo para desayunar algo rápido porque ya se nos hizo tarde.

Dentro de estos vínculos se crean relaciones interpersonales las cuales promueven el diálogo, haciéndonos sentir pertenecientes a un grupo social, pues es una necesidad humana formar y mantener cierta cantidad de vínculos sociales duraderos, positivos y significativos; la cantidad es particular del individuo y no es posible darla en este escrito dado que remite a un ámbito psicológico. Siguiendo con nuestra idea, los vínculos son de suma importancia ya que ayudan a llevar una vida cotidiana plena, con el círculo social de cada individuo, estos no solo aportan a la sociedad si no que tienen gran influencia en la salud mental de las personas; incluso, en algún momento de nuestra vida, ¿hemos pensado en vivir alejado de la sociedad? tal cual Grenouille protagonista de El perfume, pero este personaje regresa después de algunos años al vivir en sociedad, ¿qué pasaría si nos alejamos la mayor parte de nuestra vida de un grupo social? Tal vez en un análisis profundo, ¿viviríamos lo suficiente para contar nuestra experiencia?, y en todo caso, ¿a quién se la contaremos?

Contraponiendo nuestras ideas, incluso hoy en día, no somos capaces de sobrevivir sin convivir con el otro, de crear vínculos con alguien más; pero hemos normalizado tanto nuestra forma de vida en sociedad que lo hemos dejado a un lado para trascender al progreso y bienestar social. Los vínculos sociales van más allá de ideas de abnegación, buenos actos y apoyarnos unos a otros, también engloban intereses particulares: mayor calidad de vida, agilizar mi tiempo y dinero, moverme en distintos campos para alcanzar una meta. Con esto no queremos emitir juicios morales sobre lo bueno y lo malo, sino mostrar aquello que implican los vínculos sociales tanto en lo social como en el individuo particular, además de concientizar sobre la forma en que nos movemos entre nuestros grupos sociales, probablemente se entienda vínculo como amigos y familia; pero también los lazos no tan personales, como los compañeros de trabajo o de la escuela, los comerciantes a quienes compramos regularmente o nuestros vecinos, también son potencialmente personas con las que entablamos un vínculo social.


Referencia: Morales, J.F. (coord.) (1994) Psicología Social. España: Mc Graw Hill. *Estudiantes de sexto semestre. Facultad de Psicología. Licenciatura en Innovación y Gestión Educativa. Área Educación Sociocultural. Contacto: ligesociocultural@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba