Opinión

1º de mayo: Érase una vez en Durango

Amplia gama de grises

Por: José Luis Álvarez Hidalgo

Me despierto el 2 de mayo en la ciudad de Durango con la información fresquecita sobre los sucesos de la conmemoración del Día Internacional del Trabajo en nuestro país. La cobertura informativa a nivel nacional es la misma de todos los años: el sesgo informativo en el que sólo se le da voz a los lineamientos oficiales y al desfile cetemista que suele ser muy agradecido con el Gobierno Federal por las bondades recibidas con la reforma laboral y en donde las principales demandas de los sindicatos y gremios opositores se ocultan sistemáticamente.

Tuve la oportunidad de monitorear la nefasta cobertura informativa de Tv Azteca y sus baterías se centraron en criminalizar las marchas de protesta de los compañeros disidentes de la CNTE, especialmente en el estado de Guerrero. Ciertamente las acciones violentas pueden ser cuestionadas en su lucha en contra de la reforma educativa, pero aún más cuestionable es que sólo se informa de eso y el modo cómo se informa de semejante situación. No se informa a profundidad del sentido social de las protestas y mucho menos se aborda a profundidad, exponen o analizan las demandas de los maestros que bien vistas son totalmente justas y defensoras de la educación pública, la cual peligra ante la ola privatizadora en todo el orbe.

Las imágenes de las televisoras siempre son las mismas, se enfocan, de modo amarillista, a los actos violentos de quienes se dicen fueron infiltrados del Gobierno Estatal para desprestigiar al movimiento magisterial; las entrevistas son selectivas y no he visto que se entreviste a fondo a los líderes de la CNTE, en horario estelar, vamos, ni siquiera se hacen tomas de las pancartas que portan los maestros y todo el discurso visual televisivo, así como el discurso gestual y verbal de los conductores de los grandes noticiarios, se emplean para golpear al movimiento opositor y se aplauden las manifestaciones “pacíficas y respetuosas” de los contingentes cercanos a la postura oficial, pero ciegos ante la realidad que muy pronto se les vendrá encima.

En Durango, mi tierra querida, tuve la oportunidad de presenciar un poco de ese folclor político que suele brotar en tierras alejadas del centro del país. A guisa de ejemplo, recuerdo las declaraciones de la lideresa de la sección 44 del SNTE, quien dijo que no salieron a marchar “porque el comité nos recomendó no hacerlo si el clima estaba difícil”. Así, de ese tamaño es la falta de conciencia social del gremio de los profesores que siguen la línea oficial: el calor es más agobiante que las reformas laboral y educativa, que muy pronto les hará insostenible su situación, si no son derogadas y puestas al servicio del trabajador y no del patrón.

La anécdota que me causó más hilaridad y estupefacción, fue la del ex gobernador de Durango y sempiterno líder de la CTM estatal, José Ramírez Gamero, quien a pregunta expresa de un reportero local sobre qué opinaba del hecho de que los empresarios estaban de luto por la reforma a la ley del IMSS, el dirigente cetemista espetó: “Ojalá que se mueran todos”. Sentencia que provocó un gran escándalo en esta tierra de los alacranes, pues los empresarios lamentaron dicha expresión y de forma sardónica le respondieron que ellos le deseaban una larga y feliz existencia. Por otro lado, la televisora duranguense entrevistó a trabajadores que lo único que atinaban a decir es que ojalá mejorasen los salarios, sin atisbar los efectos perniciosos que ya se dejan sentir de la reforma laboral: es más, creen que les va a beneficiar.

Así las cosas, éste es el panorama mediático informativo en el norte del país, en la tierra que vio nacer al Centauro del Norte, Francisco Villa, a los hermanos Silvestre y José Revueltas, a la bellísima Dolores del Río, del cineasta Juan Antonio de la Riva y conocida como la tierra del cine. Es Durango, mi tierra querida, es el México de mis amores.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba