Opinión

A recoger tepalcates

Por Salvador Rangel

El país, este sufrido, engaño y traicionado país, en este año elige Presidente de la República, Cámara de Senadores, de Diputados, presidentes municipales, Congresos locales, gobernadores, en una palabra, la madre de todas las elecciones.

Y ya hay precandidatos de unidad que sienten que sólo es cuestión de tiempo para sentarse en la silla presidencial, con campañas mediáticas, con poses presidenciales y con viejas mañas, los acarreados, las promesas de siempre, los que anhelan la presidencia imperial, pero falta lo decisivo, el voto… razonado, de quien no olvida un pasado no muy lejano, no el voto comprado con una playerita o una cubeta o el voto que garantizan los sempiternos líderes sindicales, a cambio de impunidad en el manejo de las organizaciones gremiales.

Así que es tiempo de hacer un recuento de lo que han dejado los dueños de la Revolución y la alternancia, las primeras devaluaciones, el señor presidencialismo hasta la ignominia, los abusos de poder por décadas, al fin en el Congreso de la Unión mayoriteaban y los líderes de las Cámaras de diputados y senadores estaban atentos a la llamada de Los Pinos o de la Secretaría de Gobernación.

Y la alternancia, que no supo manejar al país, son saldos negativos en la “guerra” contra el crimen organizado, que según cifras del propio gobierno son 49 mil 600 muertos a mediados de enero, entre presuntos delincuentes, delincuentes, inocentes y miembros de las fuerzas del orden. En esta cifra únicamente se cuentan muertos, no heridos, a quienes la vida les ha cambiado por completo, pérdida de salud, de dinero, de empleo, cambio de residencia e inseguridad personal y familiar. Tampoco se menciona a los ausentes, entre levantones y desapariciones forzadas, ni de los que han salido del país, unos legalmente para establecerse con negocios o trabajo fuera del país, otros ilegales, ya que las empresas cerraron ante la inseguridad de operar en ciertas zonas.

También faltan los muertos del incendio de la guardería ABC en Sonora, asunto que aún se encuentra en estudio legal, de los muertos en el Casino Royale en Monterrey.

De la falta de seguridad de los emigrantes nacionales y extranjeros que exponen su vida en su intento por llegar al país del norte, de la falta de sensibilidad de trato humano a los indocumentados que atraviesan el territorio nacional; las autoridades no les dan el trato que se exige a los mexicanos en Estados Unidos.

A eso hay que sumar la cantidad de jóvenes con deseos de estudiar que no logran ingresar a las escuelas de educación pública, de los egresados que no encuentran trabajo de acuerdo a su preparación y tienen que trabajar por debajo de su nivel de estudios, de la cantidad de personas en edad productiva que tienen el delito de ser mayores de 35 años y difícilmente encuentran ocupación.

De los más de 40 mil trabajadores de Compañía de Luz y Fuerza del Centro que fueron “borrados” laboralmente, de los empleados de Mexicana de Aviación que viven en el limbo laboral y que de la noche a la mañana se quedaron sin empleo por la mala administración de los empresarios y que no hay poder humano que les asegure su empleo y que el gobierno nada ve cómo hay ofertas para operar la empresa y los únicos que vuelan… son los empleados.

Así que hay que pensar a la hora de votar para Presidente, diputados, senadores y presidentes municipales, de cualquier partido, que únicamente ven su beneficio personal y del grupo que los apoya, que solamente piensan “con el hueso hasta la ignominia”. Y ya desde ahora solicitan licencia a sus cargos para moverse y aparecer en las columnas políticas como suspirantes a puestos de elección popular y hacer declaraciones de la defensa de los que menos tienen y acabar con el rezago educativo, de vivienda, de poder adquisitivo y así hasta el infinito, los rezagos de este país son muchos, entre ellos de políticos comprometidos, honestos, pero no hay cambio, seguiremos reciclando a líderes sindicales, presidentes municipales, regidores, etc.

Lo que este gobierno deja son tepalcates que deberá tratar de unir la nueva administración.

Y los nostálgicos, se conforman con que tendremos un Presidente de la República de 20 días de ejercicio, ya que según las profecías mayas el mundo se acaba el 21 de diciembre de 2012, la hora es lo de menos. Pero por las dudas, mejor votemos razonadamente.

rangel_salvador@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba