Opinión

Adolfo Suárez

Por: Salvador Rangel

El 23 de marzo falleció Adolfo Suárez, personaje determinante en la vida de España y de la democracia en el mundo, todo un personaje que se enfrentó a la transición entre la muerte del dictador Francisco Franco Bahomonde “Caudillo por la gracia de Dios” y una nueva era política para miles de españoles, entre los que prevalecía la idea de que con la muerte del caudillo todo se acababa; para otros todo empezaba.

Francisco Franco encarnaba, como todas las dictaduras el oscurantismo, la represión y el hostigamiento al libre pensamiento. Su férreo mandato inició con el triunfo en la Guerra Civil y terminó con su muerte.

La carrera militar de Franco inicia con la dictadura del general Miguel Primo de Rivera, como director de general de la Academia General Militar de Zaragoza.

En febrero de 1936 gana las elecciones Manuel Azaña, nombra a Franco en la comandancia general de las Islas Canarias. Y desde ese puesto intervino en levantamiento en contra del gobierno republicano iniciado el 17 de julio en Marruecos. El 29 de septiembre de 1936 fue nombrado por la Junta de Defensa Nacional generalísimo de las fuerzas militares sublevadas y jefe del gobierno. El 1 de octubre se autonombra jefe del Estado. Con esta medida, Franco dispondría en adelante de plenos poderes, que ejerció hasta su muerte, el 20 de noviembre de 1975.

Al fallecer el dictador, el Rey Juan Carlos nombra a Adolfo Suárez presidente del gobierno en sustitución del último designado por Franco, Carlos Arias Navarro.

Suárez se enfrentaba a toda la maquinaria administrativa y política dejada por Franco, logró que las Cortes aprobaran la Ley de Reforma Política que abría el camino para las primeras elecciones democráticas después de la legalización de todos los grupos políticos, incluido el Partido Comunista.

Obtuvo el triunfo el 15 de junio de 1977 como presidente. Decretó la amnistía para todos los presos políticos. En octubre de 1977 convocó a todos los partidos políticos a firmar los Pactos de la Moncloa con el objetivo de llevar a cabo la transición a la democracia y sacar al país de la crisis económica que atravesaba. Se elaboró una nueva constitución.

En 1979 ganó nuevamente las elecciones, la etapa más difícil como primer presidente constitucional: se enfrentó al terrorismo, la inflación y, por consiguiente, el desempleo. Descentralizó el poder y señaló “No quiero que la democracia sea un paréntesis”. Tras una moción de censura a su gobierno presentada por el Partido Socialista Obrero Español, dimitió el 28 de enero de 1981.

El 27 de febrero de 1982, en la sede del Congreso, durante la sesión de investidura de su sucesor Leopoldo Calvo Sotelo, el teniente coronel Antonio Tejero, vestido de uniforme, con los correajes, el tricornio y blandiendo en su mano derecha una pistola, disparando y al grito de “Todos al suelo”, irrumpe en la ceremonia. Sólo tres personas permanecieron de pie: el líder del Partido Comunista, Santiago Carrillo; Manuel Gutiérrez Mellado, secretario de Defensa, y Adolfo Suárez. La intentona de asalto militar al Congreso fue dominada al día siguiente.

A Adolfo Suárez lo han llamado el “Presidente de la concordia”, rompió las ataduras del franquismo y abrió las puertas a la democracia.

Poseedor de empatía, don de gentes, características innatas que le permitieron el cambio político de una dictadura a una joven democracia.

A lo largo y ancho del mundo, recibió el reconocimiento de gobiernos; en la embajada de México en Madrid, el 26 de enero de 1996, el presidente Ernesto Zedillo le entregó el Águila Azteca; en febrero de 1996, le fue concedida la Gran Cruz de la Orden de la Libertad, de Portugal; en abril de 1997, la Medalla de la Orden Nacional al Mérito, de Paraguay.

Pero las enfermedades no saben de jerarquías y personajes: Adolfo Suárez fue víctima del Alzheimer y el hombre que cambió la fisonomía política, económica y social de España olvidó todo.

Y los nostálgicos recuerdan una frase de Adolfo Suárez: “Puedo prometer y prometo”… y no lo firmó ante notario público.

rangel_salvador@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba