Opinión

Alcázar 10-20 Padrino y padrote

Por: Omar Arcega E

twitter.com/Luz_Azul

Sorpresa, asombro, desconcierto, disgusto y asco fueron las reacciones por las que pase al recibir ese sobre en mi domicilio particular. El Papel no era del barato, inmaculadamente blanco, grueso y elegante. Como tenía mi nombre lo abrí, mientras lo hacía rememoraba quien de mis conocidos estaba por casarse o por celebrar algún acontecimiento importante dentro de su vida, pues la elegancia de la carta solo podía, según yo, deberse a un evento de tal magnitud.

Dentro del sobre estaba una hoja tipo opalina doblada en tres partes, lo primero que vi fue una extraña firma que no reconocí, después tres párrafos escritos y finalmente un escudo impreso en relieve y una leyenda: «H. Gobierno de Puebla».  ¿Alguien me conocía en ese estado? ¿Qué pendientes tenía con la tierra del mole? El texto de la carta era una felicitación de Rafael Moreno Valle por esa fecha que siempre refuerzas mis crisis  existenciales: mi cumpleaños.

Inmediatamente pensé, ¿Cómo sabe mi fecha de nacimiento y mi dirección? ¿Por qué está usando papel membretado del gobierno de Puebla? ¿Cuánto cuesta enviar una carta desde ese estado hasta Querétaro? ¿Quién pagaba esos gastos? Las respuestas eran nauseabundamente obvias: la calidad de papel, los costos de envió… todo era pagado con dinero que debería ser para mejorar la vida de los hombres y mujeres que viven en Puebla, ¿y el motivo? Pues es del conocimiento público que ese hijo producto del cacicazgo aspira a ser presidente de México.  En otras palabras, gastar dinero público para proyectos y ambiciones personales. En pleno siglo XXI, teniendo a las puertas la implementación del sistema anticorrupción tenía entre mis manos la prueba de que aun se hace política con los vicios del desvío de recursos, la opacidad y la impunidad. No podía dejar de pensar en cuantas becas para estudiar se habrían negado, cuantos hospitales públicos estarían desabastecidos, cuántos niños sin mobiliario digno en sus aulas, cuanta gente perdió la oportunidad de tener una vida más digna en el sexto estado con más pobreza extrema del país.

Pero mis preocupaciones aumentaban. Este aspirante a  Los Pinos, está cobijado por el partido político que en el pasado proceso electoral señaló con especial insistencia los problemas de la corrupción, de cuyo seno nació la idea del sistema que, en teoría, debería acabar con ese problema.  Ricardo Anaya, el ahora dirigente nacional del PAN,  obtuvo su cargo por la operación política de Rafael Moreno, se documentó que en Puebla se pagaba a $200 el voto a favor de Anaya, hay suficientes fotos que muestran el acarreo de votantes, el cierre de campaña anayista fue precisamente en Puebla y notas periodísticas recogen el boato y dispendio que hubo. A tal grado llegan sus tentáculos que el encargado de comunicación a nivel nacional de ese partido es uno de los más cercanos colaboradores de Moreno Valle. En el estado de Querétaro, dos de los grupos del PAN han mostrado su adhesión a este gobernador, nos referimos a los “armandistas” y obviamente los “anayistas”, ellos están con él, porque ahora y allí está el dinero, ellos tienen el olfato para detectar ganancias y por eso gravitan a su alrededor. Y solo lo dejarán de hacer cuando ya no les reporte ningún beneficio. Los hermanan sus prácticas de corrupción.

Este infausto gobernador es uno de los padrinos y padrotes  de la política, padrino pues es uno de los jefes de esa mafia y padrote porque con sus prácticas esta prostituyendo esta acción humana y social. Tiene representantes y corifeos en las más altas esferas panistas, es la traición a los ideales de Gómez Morín más descarada de ese partido. Los panistas que aun tienen visión ciudadana deben recuperar al PAN, si ese partido acaba rendido a los pies de Moreno Valle y sus prácticas, entonces  podemos decir que estamos frente a la total descomposición del sistema de partidos y ese es el principio del fin de cualquier democracia moderna.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba